jueves, 24 de marzo de 2011

¿Una beca? ¿A mí?



Así que quieres estudiar en Estados Unidos. Vienes de una familia normal y corriente donde nadie ha hecho estas cosas y sabes que nunca podrás permitírtelo si no consigues una beca. ¡Ah, pero eso es imposible! ¡Todo el mundo sabe que se adjudican a dedo o a un pequeño número de selectos superdotados que nunca han salido de la biblioteca! Bueno, excepcionalmente puede que tengas alguna oportunidad si tu padre estudió un MBA en Harvard y sabe cómo orientarte para hacer tu solicitud. Si no, ni lo intentes.

No eres el único que ha pensado este tipo de cosas. ¿Para qué molestarse, si no hay nada que hacer? No te equivoques, no tiene por qué ser así. ¿Tienes claro lo que quieres estudiar y por qué? Sinceramente, ¿estás preparado para ello? Si la respuesta es que sí, empieza a prepararte para demostrárselo al comité que deberá decidir si te lo mereces.

Cada beca es distinta y yo solo conozco en profundidad la de
"la Caixa", aunque también pedí en su momento la Fulbright. Como ya comenté, en mi opinión es la mejor opción a todos los niveles: una buena dotación económica, un programa consolidado y prestigioso y mucha orientación. ¿El problema? Que se presenta muchísima gente. En mi convocatoria hubo 1.413 candidatos para 116 plazas en distintos países. Unos 500 eran para Estados Unidos. ¿Parece imposible? Insisto: no lo es. Ni siquiera aunque tu expediente no sea brillante, no tengas demasiada experiencia ni nada a primera vista extraordinario.

Lo bueno de "la Caixa" es que las bases no son excesivamente exigentes. Valoran a los candidatos de manera integral y no establecen requisitos que estén solo al alcance de una pequeña minoría. Salvo en el caso de los másters en administración de empresas, que tienen algunos puntos un poco más duros, la convocatoria general pide cosas sencillas: que seas español, que hayas terminado o vayas a terminar la carrera y que acredites una puntuación de Toefl de 95 o el CAE con nota A o B (y, honestamente, no tendría mucho sentido que te planteases estudiar en Estados Unidos si no tuvieses ese nivel de inglés). Ni edades máximas, ni que te hayas sacado la licenciatura después de una fecha determinada, ni unas notas mínimas.

Por supuesto, verás que entre los que finalmente resultan seleccionados hay personas con trayectorias excepcionales. Muchos son primeros o segundos de su promoción, hablan cinco idiomas o han creado empresas u organizaciones. Nada de eso es definitivo. Si tus calificaciones son normalitas, piensa si tienes otras cosas que ofrecer. ¿Experiencia relevante? ¿Proyectos interesantes? ¿Muchísima seriedad en tus propósitos? Puedes compensar una cosa con la otra. Al final, lo que buscan es gente que vaya a hacer su máster y lo vaya a hacer bien. Que lo vaya a aprovechar al máximo y que en el futuro pueda decir: "he llegado hasta aquí y ha sido gracias a "la Caixa"". Y eso va mucho más allá de las notas.

¿Te he convencido? Otro día repasaré con más detalle todo lo que hay que presentar.

5 comentarios:

illeR dijo...

Jooo, estas consiguiendo que me lo plantee seriamente como opción de presente/futuro...

marmota dijo...

Claro que sí!

coleto dijo...

últimamente no tengo tiempo de nada, pero enhorabuena, que envidida. Yo también he sido de los que nunca me he enterado de las becas.

Txaro dijo...

Hola! Increíble tu blog. Exactamente lo que estaba buscando :) Estoy en Vancouver, Canadá, e hice el TOEFL para aspirar a esta beca para estudiar por aquí. Me puse nerviosita y saqué un 94 -ya es mala suerte...-. No sé si pedir una corrección o hacer otra vez el test (que es un rollo..!) Pero veo que dices que sería interesante sacar la mayor nota posible, verdad?

Muchas gracias por tu tiempo! Un saludo!!

marmota dijo...

¡Hola Txaro!

Puedes pedir una corrección, pero osiblemente tardarán tanto en responder que no te servirá de mucho...

No sé cuándo se cierra la convocatoria de Canadá. Lo de hacer el test otra vez es un rollo, sí, sobre todo porque es carísimo. Sí que es interesante tener la mejor nota posible, pero bueno, no es imprescindible tener más de lo que piden. Si te llega para la convocatoria puedes presentarte y luego, si te cogen y te hace falta, repetir el examen.

No sé qué quieres estudiar ni dónde. El problema es que en algunas carreras y universidades te piden un 100 o más para entrar, sobre todo si son cosas de periodismo o lengua. Yo tenía un 108 y pensaba que era una buena nota, y luego vi que en algunas universidades me pedían hasta 114 o 115. Al final lo repetí, pero después de tener la beca.

¡Mucha suerte!