sábado, 31 de julio de 2010

Parecidos razonables: Doisneau vs. Mainar


Robert Doisneau es uno de los fotógrafos franceses más famosos, responsable de algunas de las imágenes más reproducidas del mundo y autor de la célebre instantánea del beso en una calle parisina, pero cada vez que veo su retrato no puedo dejar de pensar en lo mucho que se parece a Santiago Mainar, condenado por el crimen de Fago. Nadie comparte mi opinión, pero yo creo que son igualitos. Ya lo siento.

miércoles, 28 de julio de 2010

Máscaras


Oí los disparos de la cámara e intenté sonreír. Sólo tenía que disimular un poco más bajo esa máscara que me cegaba y me impedía respirar, sosteniendo mi copa de sucedáneo de cóctel en la mano. Clac clac. Clac clac. Clac clac. Cuando volví a abrir los ojos, Iñaky me sujetaba en alto los tobillos, Toño me abanicaba con un sombrero y una chica, creo que Lorena, sugería tirarme agua a la cara. Un gran momento.

Mi pequeña y patética intervención queda como una anécdota divertida del desarrollo del precioso audiovisual con el que nuestra ceramista favorita y su chico ilustraron el proyecto final que ella presentó en la escuela. Máscaras, se llama. Os dejo el trailer. Y el making of.

sábado, 24 de julio de 2010

Rubik



Ya tengo un sitio donde guardar esos trocitos que leo y me llaman la atención. Dani me ha propuesto participar en Libro de Rubik y no he podido negarme. Allí colgaremos esos fragmentos que, por una razón u otra, salen de las páginas y se nos agarran. ¿Quién sabe? A lo mejor conseguimos que alguno os llegue como nos llegó a nosotros.

Yo no podía empezar de otra manera que con mi libro favorito. Os he hablado un millón de veces de Middlesex, así que una más tampoco hará daño. ¿Lo próximo? Ya veremos.

miércoles, 21 de julio de 2010

Je t'aime moi non plus



Iba a aprovechar un arrebato de nostalgia francófila para actualizar mi pequeña serie de bailes de cine -que al final dejé abandonada tras las intervenciones de Mariposa y Nancy- con un fragmento de Gainsbourg. Pensaba en esos saltitos al ritmo de de Baby Pop, de France Gall, o en Brigitte "Laetitia" Bardot poniendo morritos en Comic Strip, pero me he quedado con las ganas. Está claro que Youtube es un lugar extraño en el que puedes encontrar vídeos de orangutanes aprendiendo a tocar el arpa en Albacete pero no de una escena concreta de una película de éxito.

En fin, para que mi búsqueda no quede en nada, os dejo la presentación de Je t'aime moi non plus. No bailan, pero sale un perro gracioso y la pobre Lucy Gordon, que se suicidó antes de que la película se estrenara y que dejó un bonito y triste epitafio en forma de interpretación de Jane Birkin.

En cierto modo, Gainsbourg (vida de un héroe) es a Francia lo que Vicky Cristina Barcelona a España, pero este biopic caricaturero y superficial no deja de resultar entretenido. Salen chicas guapas, marujeos de famosos, un tío feo-pero-sexy y canciones bonitas. Y una marioneta que habla. ¿Qué más queréis?

domingo, 18 de julio de 2010

La final



Y España ganó el Mundial.

No me gusta el fútbol y reconozco que cuando terminó el partido volví corriendo a mi casa y me encerré, por si acaso. Esa muchedumbre enloquecida me recordaba demasiado a las películas de zombis británicas. Pero no me entendáis mal. Vi la semifinal contra Alemania y me lo pasé muy bien, igual que en la última parte de la final. No fui tan farsante como para dar saltos de emoción, pero puedo entender que la gente se sintiera contenta y unida, ilusionada por formar parte de algo grande.

A mí me pasó lo mismo.

Leí la propuesta de Kurioso para retratar la España fantasma y me encantó. En cuanto los jugadores empezaron a pasarse el balón cogí mi cámara, salí a la calle y no volví hasta que me empezó a llover encima. En el camino me crucé con varias personas a la búsqueda de un detalle que reflejara el abandono de una ciudad en el momento en el que (casi) todo el mundo estaba delante de la pantalla. Nos miramos y no dijimos nada, pero sé que pensaron lo mismo que yo.

Mis fotos son bastante pobres, pero me da igual. Me alegro de haber aportado mi pequeño granito de arena a la iniciativa. Fuimos muchos y fue bonito.

Podéis ver el resultado aquí.

sábado, 3 de julio de 2010

Ciencia ficción


Sin embargo, la caída del imperio, caballeros, es algo monumental y no puede combatirse fácilmente. Está dictada por una burocracia en aumento, una recesión de la iniciativa, una congelación de las castas, un estancamiento de la curiosidad… y muchos factores más. Como ya he dicho, hace siglos que se prepara y es algo demasiado grandioso para detenerlo.

Tengo la costumbre de doblar las páginas de los libros en los que encuentro algo que me llama la atención, que me inspira o que me apetece compartir. Lo normal es que a los cinco minutos lo haya olvidado y no lo rescate hasta mucho tiempo después, cuando lo releo. Este fragmento del primer volumen de la serie de las Fundaciones de Asimov no se me ha quitado de la cabeza. Cada día que pasa me resulta más cercano.

La foto es de Locustone.