viernes, 28 de mayo de 2010

Rules for Complete Idiots


Me he aficionado bastante a leer blogs de fotografía en los ratos muertos. Seguro que cualquier interesado por estos temas conoce ya xatakafoto, así que tampoco voy a detenerme a comentarlo. Sólo quería mostraros este manual tan divertido que descubrí gracias a ellos.

El fotógrafo letón Ivars Gravlejs ha colgado en su web una guía con consejos como "no olvidar quitar la tapa del objetivo". Se ve que inicialmente se llamaba 78 Photography Rules for Complete Idiots, pero ahora se ha quedado en un neutro y poco comprometedor Useful advice for photographers. Ya me imagino a la gente indignadísima y ofendidísima que forzó al pobre hombre a cambiar su web. Ya se sabe cómo es esto... ¡Si hasta Ana logró que toda la comunidad de amantes de los perrillos de las praderas acabara en su contra!

Además de la norma del objetivo o la de no retratar a la gente al revés, hay otras algo más útiles, como la que recomienda luz lateral para fotografiar cebollas. Muy útil si estás fotografiando cebollas, claro. Lo digo en serio.

El caso es que lo que más gracia me ha hecho es que algunas de las fotos "incorrectas" me parecen maravillosas. Como decían en el blog, muchas de ellas podrían ir firmadas por algún fotógrafo de renombre y serían admiradas en exposiciones internacionales. Genial. Viva Ivars.

lunes, 24 de mayo de 2010

Las pequeñas revoluciones


Mires donde mires, hay sesudos -o no tan sesudos- debates sobre el poder de las redes sociales y su potencial. Que si han transformado la comunicación, que si van a ser cruciales para el periodismo, que si los paradigmas han cambiado... Bla, bla, bla.

Lo mejor son las pequeñas revoluciones (dicho, por favor, con el mismo tono que John Travolta hablando del McDonald's en Pulp Fiction). Si no existiera Facebook, ¿cómo podría haber titulado El País así?


¿Y así?


Están por todas partes y sólo quieren devorar nuestros cerebros.

De todas formas, nadie podrá superar esa vez en la que El Periódico de Cataluña tituló su reportaje sobre ese crítico gastronómico que desapareció con un No estaba muerto, estaba de parranda. Eso sí que fue bonito.

domingo, 16 de mayo de 2010

El robot periodista


¿Queda alguien que no conozca ya al robot periodista de la Universidad de Tokio, que encuentra exclusivas y redacta informaciones? Con lo poco valorada que está la profesión, ya tardaba en aparecer un aparatito capaz de reemplazar a las actuales redacciones.

Según contaba hace una semanas El País, aquí el amigo "explora el entorno de manera completamente autónoma, hace fotos para informar de lo que encuentra y, si le quedan dudas, está capacitado para realizar preguntas a los testigos y contrastar su información con búsquedas en internet". Después, "una vez considera que la historia está lista", la publica en la red.

Estoy segura de que todas las empresas de comunicación están haciendo ya sus pedidos y despidiendo a sus trabajadores, porque es evidente que no se puede encontrar nada mejor que esto. Ah, pero espera. En realidad, sigue siendo más barato buscar a otro becario. Oooooh.

Las fotos que circulan por ahí del reportero dicharachero son tan feas que prefiero poner un vídeo de un gatito montando un Roomba. Ambas cosas están muy relacionadas, no creáis. Teniendo en cuenta que ya hay más de un diario intentando atraer lectores con promociones de aspiradores automáticos, ¿quién se atreve a negar que el futuro del periodismo pasa por los robots?

miércoles, 12 de mayo de 2010

El progreso


Supongo que soy igual que esa gente que vio cine con sonido y pensó que era una aberración que no iba a hacer más que acabar con el bello arte de la gran pantalla. O aquellos a quienes las fotografías les parecieron una imitación tosca de la pintura. O los que dijeron que jamás probarían el Cola Cao Turbo porque la verdadera esencia está en los grumitos. A mí, esto de las películas en 3D no me gusta ni un pelo.

Pagar un dineral para que me coloquen un aparato de tortura que me atenaza la nariz durante dos horas no se corresponde exactamente con mi idea de progreso y, si os soy sincera, no le acabo de ver la gracia a lo de que los personajes saquen la mano de la pantalla y me pasen por delante. Reconozco que mi concepción del cine es un poco casposa y disfruto con las salas prácticamente vacías y las proyecciones en las que la pantalla está medio torcida y se ven los fallos de la imagen, pero estas novedades me recuerdan demasiado al Cariño, he agrandado al niño que vi en Disneyland hace un millón de años, lo que es mucho peor.

Está claro que esto aún tiene que progresar. Intuyo que en algún momento veremos estas películas con la misma sensación que cuando revisamos Dentro del laberinto. Qué entrañables eran sus efectos especiales y qué cutres se ven ahora. No sé, tal vez entonces cambie de idea pero, de momento, a mí no me vuelven a engañar.

La imagen no tiene nada que ver con la entrada. Es de la edición de Alicia en el País de las Maravillas ilustrada por Tove Jansson, la de los Mumin. La peli de Tim Burton me pareció tal basura que me niego a usar un fotograma.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Los raros


Me encanta que de vez en cuando haya una pausa en clase de foto y en vez de pelearnos con las luces, las composiciones y el color, nos detengamos a observar qué es lo que hacen los que saben. Ver cómo lo incorrecto funciona cuando entiendes cómo utilizarlo o que la sencillez más básica puede ser la más eficaz.

Ayer le dimos un repasillo al trabajo de Diane Arbus, la neoyorkina hija de buena familia fascinada por los freaks.

En realidad, creo que esa típica descripción se queda muy corta. Puede que a Arbus le gustara fotografiar a fenómenos de circo, enfermos o travestis, pero lo cierto es que conseguía que todo el mundo pareciera marginal aunque en realidad no lo fuera más que cualquier otro. Los nudistas y el bebé dormido. Las hermanas y los papanoeles. Las señoras en el café o el gigante que no cabe en una casa. Los miraba, la miraban, y encontraba ese punto exacto de tensión con el que, sin decir nada, entiendes que todos y cada uno de ellos son fascinantes a su manera.

Me gusta especialmente esta imagen. No es más que una pareja de adolescentes y parecen viejos y trágicos. Qué raros. ¿No?

domingo, 2 de mayo de 2010

En el periódico


Estoy desaparecida. Demasiadas ocupaciones, supongo. Pero si hasta Manu me reprocha la cantidad de días que llevo con la Semana Santa como protagonista del blog, debe de querer decir que ya toca actualizar.

El periódico donde paso mis días me lo ha puesto fácil. Esta semana mis amigos se han colado entre sus páginas. No os las perdáis, que cuentan cosas interesantes.

El viernes fue Javi. Ya sabéis que aunque en su web parezca seriote es un cielo y, aunque por desgracia en la foto publicada no se le vea ni a él ni a su estudio en todo su esplendor, merece la pena conocer su trabajo si no lo habéis hecho ya. Dani se ha esforzado por resumir una larga conversación en este reportaje, en el que el señor Joven reflexiona sobre el arte, su propia evolución personal y el papel de los creadores en la actualidad. A mitad de junio estará en la galería Pepe Rebollo.

Un día antes fue el turno de Mamen, que junto a otros tres compañeros ha desarrollado DNDzgz, una aplicación para iPhone que te permite conocer rápidamente dónde están, por ejemplo, las paradas de autobús o de bizi más cercanas. A medida que los organismos públicos se vayan dando cuenta de lo útil que resulta liberar este tipo de informaciones, estos servicios irán aumentando. Precisamente ayer teníamos previsto realizar un vídeo explicativo sobre el funcionamiento de esta propuesta. La lluvia nos lo impidió, así que en su lugar grabamos -aunque mi aportación, como podéis imaginar, se centró más en el apoyo moral que en otra cosa- un videoclip para Eric, lo que me lleva al siguiente punto.

La agenda de hoy -sólo en la edición impresa- recoge el concierto de El Brindador, que toca en el Desafinado esta tarde junto a Thomas House. Si os apetece, allí estaremos.

La foto de los chicos de DNDzgz es de Toño.