domingo, 21 de febrero de 2010

Heaven


Ya no recuerdo si fue antes o después de cenar cuando se lo confesé. "Toño, Iñaky, todo el mundo está encantado con vuestro vídeo, está muy bien y tal, pero... yo no he conseguido verlo entero todavía. Me pongo malísima cada vez que lo intento".

Sé que hay muchos admiradores de Dexter por ahí sueltos y que la mayoría de vosotros no tenéis estómagos tan sensibles, así que os voy a recomendar Heaven, el primer videoclip del disco Long gone Gary de Gary Geld & The Dead Monegros, con Yann Leto frente a la cámara e Iñaky Bernal y Toño García repartiendo sangre. Un plano fijo, una sola secuencia y un montón de zumo de remolacha con ketchup. Ah, y un poquito de country-folk oscuro para rematar.

Como dice Mamen, cuidado, que salpica...

Y, como bonus, el teaser de Espasmus en London. Hoy es un buen día para promocionar a los amigos.

viernes, 19 de febrero de 2010

Rodin


Ya las vimos en Valencia. Blanca y Juanvi nos guiaban por el centro de la ciudad cuando nos encontramos con las obras de Rodin, allí en medio. Majestuosas e impresionantes.

Se ve que todo el mundo sabía perfectamente que estas esculturas iban paseando de ciudad en ciudad, pero yo no. Mi monsieur tampoco. Nos quedamos un rato contemplándolas -no demasiado, porque llovía- y discutiendo si eran originales o reproducciones.

Ahora llegan a Zaragoza y vuelvo a tener la misma sensación. Esto es increíble, están ahí de verdad. Y yo no me entero de nada hasta que lo tengo delante de las narices.

La foto es del magnífico fotógrafo Jaime Galindo para El Periódico de Aragón. Tenéis una fotogalería aquí. Me encanta la señora de la imagen, está igual de alucinada que yo.

martes, 16 de febrero de 2010

Otros ven oportunidades


¿Sabéis por qué sé que jamás llegaré a ser nada en la vida? Porque la frase "donde unos ven crisis, otros ven oportunidades" me da ganas de vomitar.

Está claro que la razón por la que Up in the air ha tenido tanto éxito no es por su historia de comedia romántica, sino por la disección de los despidos en un momento en el que muchas personas se ven allí, sentadas ante una mesa y escuchando a un capullo decir gilipolleces. Y esos profesionales existen. Las empresas lo llaman outsourcing y aseguran que el asunto incluye apoyo más allá de la patada en el culo. La mayoría de trabajadores, sin embargo, verá que la misma compañía que no tiene dinero para pagarles lo tiene para contratar a alguien que les despida.

Con entradas como estas, nunca seré contratada por una gran multinacional de expertos en negocios y comunicación empresarial, de esas que saben que la verdad de los candidatos se esconde en su facebook. Ah, qué fracaso. Ya os digo que nunca seré nada en la vida.

La imagen es de Locustone.

martes, 9 de febrero de 2010

Bendita y alabada



















Todas las mañana, cuando empiezo a notar los rayos de sol que llevan un rato entrando por la ventana, lo escucho. "¿Pero qué es esto? -me dijo mi monsieur- ¡Cada día se oye una especie de cántico religioso desde tu casa!"

Estaba convencida de que tenía que venir de la iglesia de San Pablo. No me podía creer que la música de la basílica del Pilar pudiera llegar hasta mi habitación. Pero sí, lo hace. Y ya le he cogido cariño. Es casi como un despertador, el que me avisa de que el tiempo de remolonear en la cama se me está acabando.

Simpatizo con los del Movimiento hacia un estado laico (Mhuel), comparto casi todas sus reivindicaciones y creo que Antonio Aramayona es una persona bastante sensata. De hecho, entiendo su queja y el argumento de que las melodías religiosas de un templo se deberían escuchar únicamente en su interior y no llegar hasta viviendas que están bastante alejadas de él.

¡Pero es que el Bendita y alabada me gusta! Es como los críos que juegan en medio de la calle, las señoras con carritos de la compra o la ropa tendida en las ventanas. Me hace sentir en casa.

La imagen es de Locustone. Su aportación al enterarse de la noticia: "Si lo quitan, ¿cómo nos levantaremos por la mañana?"

sábado, 6 de febrero de 2010

Callejeros


Es una lástima que no me encontrara a los de Callejeros cuando vinieron por mi barrio. Me habría puesto toda digna a decirles que aquí vivimos muy bien y que se fueran a buscar freaks a su casa y cuando alguna de las ratas grandes como conejos que se reproducen en el solar de al lado me hubiera pasado corriendo por detrás me habría convertido automáticamente en un vídeo de youtube.

A pesar de todo el tonillo condescendiente que siempre tiene este programa y de la impresión que pueda dar sobre el lugar en el que vivo, me hizo gracia ver este repasillo a sus calles. Sale el mercado central -ése que tanto odio- y el encantador párroco de San Pablo que me bendijo en San Antón "para que diera buenas noticias". Y un par de señoras cantoras dignas de protagonizar un grupo de facebook.

Hablando en serio, me sigue encantando el Gancho. Yo no podría estar mejor.

jueves, 4 de febrero de 2010

10 cosas que odio de los aeropuertos


  1. El precio de los medios de transporte que llegan hasta ellos.
  2. Llevar dos chaquetas, un abrigo, un gorro, una bufanda y unos guantes a 25 grados porque no hay forma humana de meterlos en la mochilita que no quiero facturar.
  3. Mostrar mis calcetines agujereados y tener que irme sujetando los pantalones que sin cinturón se me caen con el pasaporte en la boca tras pasar por el arco de seguridad.
  4. Contemplar cómo un tío empieza a sacar todas mis bragas del equipaje para sacar unas cajitas metálicas del fondo que le parecen sospechosas.
  5. Volver a intentar meter, en dos minutos y siempre a la vista de todos, todas las cosas que en casa he tardado una hora en organizar.
  6. Que el aburrimiento me lleve a comprar comida sin cesar, repugnante y a precio de oro.
  7. El dolor de barriga posterior a la ingesta de bocadillos reblandecidos, chocolatinas y caramelos.
  8. Las filas ante la puerta de embarque, la eterna espera y la gente que se cuela sistemáticamente.
  9. La imposibilidad de encontrar un hueco para meter la maleta en el avión cuando decido que voy a subir la última.
  10. Las despedidas. :(
Nota 1: Sí, he volado lo suficiente como para haber asumido todo esto ya.

La imagen, claro, es de Plétora de Piñatas de Mauro Entrialgo. Por cierto, ahora que Interneteo y Aparatuquis ha cerrado, vuelvo a echar de menos mi efecto solomillo.

martes, 2 de febrero de 2010

De marmotas y robots


Ya estoy de vuelta, a tiempo para el día de la marmota. No tengo ninguna intención de hacer nada con motivo de esta fecha tan señalada salvo actualizar mi serie sobre robots con esta espectacular noticia*: "Rechazan cambiar la marmota de la fiesta en EEUU por un robot".

Según dicen los de PETA, "las marmotas son animales tímidos y dados a sentir temor y estrés cuando están fuera de sus madrigueras" -es verdad, así somos-, así que han pedido a los organizadores de la celebración que dejen a Phil en paz y que saquen una maquinita si quieren predecir el tiempo. Las declaraciones del hombre con el mejor cargo del mundo, el presidente del Club de Marmotas, son maravillosas e in-con-tes-ta-bles. Por un lado, asegura a los ecologistas que el animalillo es tratado "mejor que al niño medio en Pensilvania". Y, por el otro, recuerda que una marmota robot no podría comunicar su pronóstico al presidente del club, el único en el mundo que puede hablar "marmotés".

Ante semejante lógica, ¿qué más se puede añadir? Nada. Sólo señalar que el pie de foto que acompaña esta fotografía publicada por Público dice "una marmota reflexiona inquieta sobre un futuro dominado por los robots". Ahí queda eso.

*Qué haríamos sin las informaciones chorras de agencias.