lunes, 6 de septiembre de 2010

Zurück


Ya perdonaréis mi desaparición repentina. Me fui de viaje y decidí que iba a pasar completamente de medios e internet. A veces viene bien desconectar de verdad y, sin ánimo de ofender, tenía cosas más interesantes que hacer que actualizar el blog.

La depresión postvacacional es muy dura, así que nada mejor que una lista simplona para no agotarme demasiado. Entre los predicadores de la red se llevan mucho y yo no voy a ser menos. Aquí os dejo, sin ningún orden especial, cinco cosas que echo de menos y cinco cosas que no de mis tres semanas en Berlín.

- Desayunos durante todo el día. Con queso, con fruta, con huevo duro. En una terracita agradable de Prenzlauer Berg, por ejemplo, y a cualquier hora. // Abejas. ¿Que están desapareciendo? No de mi plato.

- Cócteles baratos en Kreuzberg. Y por todas partes en bares bonitos y originales. // Camareros lentos. Muy lentos.

- El mercadillo del Mauerpark. El karaoke. Y el bonito colgante que no me compré. // Bancarrota.

- Alojamiento barato en Friedrichshain. Y los vinitos de última hora con mi compi de piso. // Transporte público caro y revisores de paisano apareciendo de la nada mientras tú buscas el billete desesperadamente.

- Mi taller de fotografía. Los paseos por lugares que no habría conocido sin él. // Madrugar.


Estoy de vuelta.

4 comentarios:

celebes2 dijo...

Con listados nos fuimos y con listados volvemos.

Muy interesante este último.

De vuelta estamos. Feliz regreso.

Bellota dijo...

Los desayunos y los mercadillos, dos cosas que se podrían importar tal cual.

guitarboy dijo...

... la próxima vez llévame a mi!

marmota dijo...

:)
Ya me gustaría volver... Aunque ahora ya empezará a hacer frío.