domingo, 16 de mayo de 2010

El robot periodista


¿Queda alguien que no conozca ya al robot periodista de la Universidad de Tokio, que encuentra exclusivas y redacta informaciones? Con lo poco valorada que está la profesión, ya tardaba en aparecer un aparatito capaz de reemplazar a las actuales redacciones.

Según contaba hace una semanas El País, aquí el amigo "explora el entorno de manera completamente autónoma, hace fotos para informar de lo que encuentra y, si le quedan dudas, está capacitado para realizar preguntas a los testigos y contrastar su información con búsquedas en internet". Después, "una vez considera que la historia está lista", la publica en la red.

Estoy segura de que todas las empresas de comunicación están haciendo ya sus pedidos y despidiendo a sus trabajadores, porque es evidente que no se puede encontrar nada mejor que esto. Ah, pero espera. En realidad, sigue siendo más barato buscar a otro becario. Oooooh.

Las fotos que circulan por ahí del reportero dicharachero son tan feas que prefiero poner un vídeo de un gatito montando un Roomba. Ambas cosas están muy relacionadas, no creáis. Teniendo en cuenta que ya hay más de un diario intentando atraer lectores con promociones de aspiradores automáticos, ¿quién se atreve a negar que el futuro del periodismo pasa por los robots?

4 comentarios:

Jelle dijo...

Now there's one thing I can never imagine robots/computers taking out of the hands of humans... A fading fad, I suppose.

El soldadito de plomo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El soldadito de plomo dijo...

¡Gusifluky montando en moto! Ah, sí, y la entrada fenomenal, como siempre.

También estoy de acuerdo con Jelle.

sraly dijo...

Tras una década en la profesión, pensaba que hace tiempo que los robots estaban instaurados en la redacción (yo tenía uno cerca que solo tenía dos apéndices para apretar los teclados), bueno por toda la sociedad: ayer vi una marabunta de ellos celebrando no se qué futbolada para la que están programados. Es el último reducto del chip de manifestación en masa que está cercano a la extinción para temas trascendentales.