viernes, 19 de febrero de 2010

Rodin


Ya las vimos en Valencia. Blanca y Juanvi nos guiaban por el centro de la ciudad cuando nos encontramos con las obras de Rodin, allí en medio. Majestuosas e impresionantes.

Se ve que todo el mundo sabía perfectamente que estas esculturas iban paseando de ciudad en ciudad, pero yo no. Mi monsieur tampoco. Nos quedamos un rato contemplándolas -no demasiado, porque llovía- y discutiendo si eran originales o reproducciones.

Ahora llegan a Zaragoza y vuelvo a tener la misma sensación. Esto es increíble, están ahí de verdad. Y yo no me entero de nada hasta que lo tengo delante de las narices.

La foto es del magnífico fotógrafo Jaime Galindo para El Periódico de Aragón. Tenéis una fotogalería aquí. Me encanta la señora de la imagen, está igual de alucinada que yo.

7 comentarios:

satrian dijo...

Me encanta que hayan llegado a Zaragoza, son impresionantes.

begusa dijo...

me encantaría tener una de esas estatuas abajo de casa... para poder mirarlo hasta desgastarle las comisuras de los labios y abrazarlo sin prisas...

Cloe dijo...

Son una pasada, que pena no poder verlas en persona.

Saludos!

carmncitta dijo...

Uo, en mi próxima visita a Zaragoza las iré a ver :D

marmota dijo...

Sí, a mí también me gusta verlas allí, en medio de la calle. Y todas las personas que las contemplan encantadas.

coleto dijo...

A ver cuando paso a verlas.

Por cierto, hablando de estatuas, te has enterado del flashmob de la cincomarzada?

marmota dijo...

Sí, sí, pero no estaré aquí...
Qué curioso es esto de las flashmobs, nos movilizamos por unas cosas más raras... Pero no me importaría participar.