martes, 5 de enero de 2010

El folclore del periodismo


La primera palabra que eliminaría del folclore del periodismo es la palabra objetivo. Esto sería un gran paso hacia la verdad en la prensa "libre". Y quizás el término "libre" debería ser la segunda palabra en desaparecer. Liberados de estas dos tergiversaciones, el periodista y el fotógrafo pueden asumir sus responsabilidades reales.

Una de las cosas más divertidas del periodismo es que todo el que no se dedica a ello está convencido de que la objetividad tiene que ser la primera obligación del profesional de la información. Y, que, al mismo tiempo, cualquiera que sí que lo hace asume de inmediato que es imposible.

El texto que encabeza esta entrada es de W. Eugene Smith. Estaba en la exposición de la que os hablé hace unos días acompañando las imágenes de Minamata, donde entre 1953 y 1965 cientos de personas se vieron gravemente afectadas por casos de intoxicación de mercurio provocados por los vertidos de la empresa petroquímica Chisso. Su reportaje fue uno de los primeros en denunciar los peligros de la contaminación.

La fotografía, obviamente, no es de allí. Es de Deleitosa, en Cáceres, donde Smith quiso retratar la dureza del régimen franquista. Lo curioso de esta imagen, que posiblemente os suene, es que está manipulada. Estos señores del tricornio no tenían esa cara de mala leche, pero para lo que él quería contar no servían las risitas ni el cachondeo, así que los puso al sol, a que la luz les deslumbrase y les hiciera fruncir el ceño.

¿Vale? ¿No vale? Lo cierto es que, tras sólo mes y medio de estancia y después de muchas presiones, el fotógrafo tuvo que abandonar el país con los carretes escondidos. El reportaje fue censurado en España. Así que muchas risitas y cachondeo no debía de haber, por mucho que salieran realmente en la imagen.

11 comentarios:

Yandrak dijo...

Para mí es totalmente válido porque en realidad lo que él hace es reflejar la realidad cómo él la vive. Lo falso hubiera sido retratarlos de cachondeo, por ejemplo porque eso no pasaba en el día a día...

Por cierto, siempre me gusta quedarme con los detalles y recuerdo que la comisaria nos contó que estuvo mucho tiempo W.Eugene Smith llevando los carretes pegados al suelo de su coche para llevarlos de la Deleitosa a Madrid, donde los revelaba en el baño de su habitación del hotel...hasta que la situación se hizo insostenible y tuvo que huir...

closada dijo...

Soy claro defensor de la subjetividad de los medios de comunicación. Lo que me joroba es que éstos (y quizás porque la gente lo pide), se vendan como lo contrario: como los que nos cuentan "la verdad".

Hablar de objetividad en fotografía es como hablar de champiñones azules voladores...

Besicos,de las buenas noches

Don Nadie dijo...

Yandrak, dices: "Para mí es totalmente válido porque en realidad lo que él hace es reflejar la realidad cómo él la vive".

Eso de reflejar la realidad como uno la vive está muy bien para las fotos de tus vacaciones, pero si haces fotoperiodismo tienes una responsabilidad como informador, y debes dejar a un lado tus gustos o vivencias personales para buscar la mayor objetividad posible, de lo contrario más que informar estarías manipulando.

Closada, dices: "Soy claro defensor de la subjetividad de los medios de comunicación".

Pues yo no. Sí defiendo la subjetividad de los columnistas de opinión, que para eso están, para dar su opinión, por subjetiva que sea. En el resto de la prensa exijo rigor y neutralidad.

Marmota:

Interesante entrada que se agradece. Mucho mejor que cuando hablas de tus vacaciones, conciertos, cines y cosas así. Aunque, por supuesto, este es tu blog y te lo follas cuando quieres, faltaría más.

valerian dijo...

¿Fotoperiodismo objetivo? No recuerdo ningún ejemplo. Hay alguno que intenta ser más neutral frente a lo que observa pero tampoco es objetivo. Al observar la realidad se interfiere en ella, se cambia en alguna medida (entre otras cosas porque con tu cámara seleccionas solo una parte y eso es interpretarla). A veces dice más de la realidad la ficción que mil manuales de historia: Tasio, la Colmena, los Santos Inocentes...
El problema de esta foto es que se le ve el truco (ojo, también se le ve a Tierras sin pan de Buñuel) y que es una aproximación simplista a la realidad de una época en que la guardia civil era el lobo pero al lado había una sociedad apática y conformista. Conozco Deleitosa, en la comarca de los Ibores y curiosamente es un sitio donde salieron muchos curas y guardias civiles, como en tantos otros de extrema pobreza.
Adoro el periodismo subjetivo de quien toma partido contra la miseria, contra la violencia. Este sábado recordaba Muñoz Molina a Koestler, ese sí que era un periodista valiente y terriblemente subjetivo aunque casi le fue la vida en ello. Porque Don Nadie, si tengo que elegir entre el bufón y el profeta airado me quedo con el bufón porque además de más inteligente es menos pelmazo. Un saludo.

Yandrak dijo...

@Don Nadie: ¿Te parece más responsable sacar esos guardias civiles riéndose y de bromas porque un señor les está haciendo una foto o que queden reflejados como era su día a día con caras rudas y gestos serios? No hablamos de objetividad sino de honestidad.

marmota dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios! Y bienvenido/a por aquí, valerian! Me ha parecido muy interesante lo que has dicho, sobre todo lo de que a veces dice más de la realidad la ficción que mil manuales de historia.

Como decía, la gente piensa que el periodista debe ser objetivo, pero es imposible. No puedes impedir que la forma en la que tú ves las cosas se refleje en tu manera de contar la historia. Y, de hecho, una "interpretación" dará mucha más información al receptor de cara a entender qué es lo que está pasando que un dato frío o una fotografía aséptica. Rigor sí, claro. Intenta conocer a fondo aquello de lo que estás hablando (me gustaría poder aplicármelo mucho más). ¿Neutralidad? Tienes muchas posibilidades de dejarte fuera lo más importante.

¿Cómo encaja eso en la honestidad? ¿Qué es válido y que no? Yo creo que es un tema muy delicado. Hace unos días, cuando hablaba de esta exposición, ya decía que la manipulación de Smith era arriesgada (aunque ahora nos parezca que le salió bien) porque esta interpretación le podría haber llevado a la superficialidad fácilmente, a montarse sus estereotipos y no ver más allá de ellos.

Por otra parte, tendemos a considerar que las cosas están bien cuando coinciden con nuestra forma de pensar, y no lo vemos tan claro cuando es al revés.

Un par de ejemplos que me parecen interesantes de imágenes "verdaderas" con mucha intencionalidad:

Los medios de derechas arremetieron contra los sindicatos con la famosa foto del limpiabotas. La imagen era real. Y tendenciosa, también. A mí me pareció una crítica muy lamentable y simplona, pero seguro que para los medios que la utilizaron era muy representativa de lo que es el sindicalismo.

Otra, esta vez generalizada y aceptada:

Zapatero sentado solo mientras el resto de líderes mundiales charlan en la cumbre de la OTAN de Bucarest. Se hablaba mucho del aislamiento de Zapatareo y de las malas relaciones con Bush y tal. Buena para ilustrar esa situación. Pero es que, de tanto verla, al final hay quien se debe de pensar que el hombre no intercambió ni media palabra con nadie en todo el encuentro o que nadie más se sentó en una silla en las pausas.

sraly dijo...

Antes de nada. Valerian, muuuuu grande!!!

Creo que la cuestión es qué es periodismo. Ahora y siempre creo más en su definición como empresa periodística más que como periodismo romántico. Quiero decir, pocos son los profesionales que tienen la libertad de contar las cosas de forma subjetiva, como ellos creen que son las cosas, y no de manera empresarial, como les dicta su jefe, sea cualquier eslabón de la cadena, el redactor de la silla de al lado, tu jefe de sección, el redactor jefe, un director de periódico, el directivo de la editorial, un miembro del partido afín, del banco que soporta al medio, de la empresa que se publicita... En esta situación, mejor que te coloques en un medio que 'manipule' la realidad a tu gusto, ser un cínico o simplemente un mercenario, algo lícito.

Dentro de esta pirámide, salvo extraños casos de locura, la honestidad es un grito en el desierto o un motivo de despido. Fuera de él, los profesionales libres (en vías de extinción) deben ejercer su derecho a informar con la única cadena de su conciencia y con el ánimo de denuncia por delante. Internet democratiza este uso, lo malo es que la mediocridad es quien gobierna nuestras mentes y se nos olvida que el periodismo no es solo una carrera o una profesión, es una posición ante la vida ante la que hay que estar muy bien preparado.

La naturaleza de la realidad es tan amplia como, actualmente, la cobertura de los acontecimientos, así que cualquier medio puede hallar en sus ordenadores una información afín a su causa para construir su verdad. Seguro cinco minutos después, podías encontrar una foto de Zapatero en la que parecía que se iba a ir de putas con algún miembro de la OTAN. No seamos inocentes, solo intentemos informarnos como nos convenga e intentar ver las cosas con nuestros ojos.

rubén dijo...

Creo que cada cosa tiene una función.
El estado gobernar como un padre.
La Iglesia representar a Dios.
La policia imponer un orden. Los jueces imponer justicia...
Así, los periódicos intentan ser la conciencia de la sociedad.
Sólo que a veces suenan como el bullicio en el mercado, como una plegaria en misa, como un partido de fútbol en la radio, o una reunión de vecinos en el rellano...

?

hesisair dijo...

El problema no es de objetividad. Un periodista no es objetivo, porque ve las cosas de una manera personal como todo el mundo. El problema es que se les llene la boca hablando de independencia y objetividad, que nos vendan la moto. Porque muchos la compran.
Si sabes de que va cada uno, luego lo lees todo y te formas tu propia opinión. Para éso (en mi opinión) sirven los medios de comunicación.

rubén dijo...

Por cierto, supongo que el que busque objetividad se tiene que ir a las ciencias (que no de la comunicación). Las matemáticas creo que se explican mucho mejor en ese campo.

saludicos intrépidos reporteros
os echo de menos

marmota dijo...

@rubén Y te echamos de menos. :)

Gracias a todos por vuestras opiniones.