viernes, 24 de diciembre de 2010

Hay que ser creativos


"No soy optimista respecto al futuro de todos los periódicos, pero sí lo soy respecto al futuro del periodismo".

Interesantísima esta
entrevista a Paul Steiger, director y presidente de ProPublica. No sólo explica algunos aspectos sobre el funcionamiento interno del que en mi opinión es uno de los proyectos periodísticos más llamativos de los últimos años, sino que incluye unas cuantas reflexiones sobre el futuro de los medios que merece la pena leer.

Me quedo con tres cosas.

- El periodismo de investigación es importante, interesa y, sobre todo, puede ser rentable. Que sí, que es caro. Pero no serán las informaciones de agencia reproducidas una y otra vez sin análisis, ni profundidad, ni diferenciación, ni nada, las que acaben con la crisis del sector.

- Donaciones filantrópicas. Y esto, que es importante: "A todos nuestros donantes se les advierte de que su dinero no influirá en la elección de los temas, sobre los que no se les informa previamente. No tienen acceso a ninguno de nuestros periodistas". Igual funciona a la larga o igual no. Igual se puede trasladar a otro tipo de informaciones o igual no. Pero merece la pena considerar que la publicidad no tiene por qué ser la única alternativa.

- Gran parte de las historias de ProPublica se publican en colaboración con periódicos tradicionales. "Nuestro objetivo es que las historias alcancen el mayor impacto y la mayor audiencia posible -dice Steiger-. Y de momento la prensa tradicional sigue alcanzando a mucha gente". Creo firmemente en el periodismo online y en sus posibilidades, pero quizá no haya que pensar tanto en matar a los periódicos y sí en qué hace diferentes a los medios digitales de los escritos hoy en día, y qué papel está desempeñando cada uno.

martes, 7 de diciembre de 2010

Retratos



Me volví a topar hace poco con esta fotografía de Marilyn Monroe y pensé que tenía que dedicarle una entrada. Y, en una de esas casualidades que aparecen como quien no quiere la cosa, como cuando en el restaurante al que vas ponen tu plato favorito en el menú del día, dos días después el profe de foto nos mostró la imagen en una clase de retrato.

Nos contó que Richard Avedon se acercaba mucho a sus modelos, que hasta los intimidaba, hasta lograr sacar de ellos esa expresión que muestra lo que llevan dentro. La foto de la preciosa y perfecta Marilyn, cansada y perdida, es el mejor ejemplo. Me encantaría ser capaz de tomar, algún día, una imagen como ésta.

¿Sabéis que a finales de noviembre
otra de sus obras se vendió por 841.000 euros? No me parece, ni muchísimo menos, la más interesante, pero ya se sabe. Así es el arte.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Perdidamente enamorados


"La mayoría de los empleados del periódico hace años que trabajan allí. Se han casado contando con os ingresos que éste les proporciona, han tomado hipotecas gracias a este lugar, han creado familias sabiendo que el dinero financiaría la vida de sus hijos. Si este lugar se hunde, están arruinados. Durante todos estos años han vilipendiado al diario, pero ahora que amenaza con despedirlos, vuelven a estar perdidamente enamorados de él.

-¿Estamos todos? -pregunta Oliver.

Durante un minuto, habla de forma improvisada, después se pone nervioso y coge una copia del informe confidencial sobre el periódico del consejo de administración de Ott. Mientras examina las páginas, va lanzando miradas suplicantes en dirección a Kathleen. Ésta aparta la vista. Él se aclara la garganta y encuentra por fin un pasaje relevante. Lo lee en voz alta, y añade:

-Esto es lo que ha decidido el consejo. -Se aclara nuevamente la garganta-. Lo siento mucho."

Una compañera me prestó Los imperfeccionistas, de Tom Rachman. Me dijo que me gustaría porque retrataba la fauna que se puede encontrar en el periodismo y cómo todos los que dicen estar hartos de su trabajo se hunden cuando este termina definitivamente. No es que sea el mejor libro del mundo y se echa de menos conocer con más profundidad a sus protagonistas, pero es divertidísimo identificar las conductas o personajes con los que te topas en la profesión y, si no estás en esto, desmitificar esto de los periódicos.

Rachman, su autor, ha trabajado como periodista mucho tiempo. Si algo de su novela os parece extraño, creedme: sí, es así.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Recomendando blogs: Mis viajes por ahí


De nuevo, siento la desaparición. Por una serie de razones que ya os contaré en otro momento, me ha sido posible tener esto actualizado. Pero vuelvo para recomendaros un blog del que hacía tiempo que quería hablar: Mis viajes por ahí.

A Inés, su autora, la conozco desde hace tiempo y es una tía muy maja, aunque estoy convencida de que piensa que soy medio idiota porque cada vez que me la encuentro por ahí tardo algo así como cinco minutos en darme cuenta de que es ella. El motivo es sencillo. Simplemente, doy por hecho que siempre está viajando, así que no espero verla en Zaragoza.

Si os pasáis por su blog, veréis por qué. Inés ha recorrido medio mundo, o más, y lo cuenta de una manera que es, a la vez, amena y práctica. Es una de las guías, relatos, diarios o como lo queráis llamar de viajes más completos y entretenidos que conozco. Vamos, que lo mismo te explica por qué el centro histórico de Sighisoara está en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco o cuánto cuesta el hostal TIU Bolshaya Sevastopol que te relata sus problemas para hacer pis en un trayecto Moldavia-Rumanía.


Si os gusta viajar, no dejéis de echarle un vistazo. Merece la pena. Me da mucha envidia, y de la mala y venenosa, pero os lo recomiendo igual. No os quejareis...

miércoles, 13 de octubre de 2010

Pyongyang


Siento una enorme curiosidad por Corea del Norte. Así, como suena. Estos días veo la consagración de Kim Jong-un como heredero del líder norcoreano, Kim Jong-il, en esos enormes desfiles de Pyongyang y me pregunto cómo puede no desmoronarse un pais en semejante situación.

¿Cómo viviría ahí? ¿Cómo sería despertar cada mañana con el sonido de una sirena preparada para que todos nos pongamos en marcha al mismo tiempo?* ¿Y el trabajo "voluntario"? ¿Y la adoración a ese hombrecillo inquietante?

Hace poco leí Pyongyang, el cómic de Guy Delisle. Básicamente cuenta la historia de un tipo que fue a Corea del Norte y se aburrió mucho. ¿Cómo no iba a hacerlo, con sus movimientos totalmente restringidos y la imposibilidad de hacer prácticamente nada que no estuviera dentro de los parámetros férreamente establecidos por el sistema?

Mira las insignias del partido. Observa las imágenes del padre y el hijo, extrañamente preparadas para que parezcan poco menos que la misma persona. El hambre. La durísima represión.

No os perdáis el reportaje de Rosa María Calaf. Es viejo, pero no tiene desperdicio. Me gustaría escuchar la voz sincera de un norcoreano sobre la situación del país, pero es imposible. Y alguien tiene que contarlo.

*Lo del Bendita y alabada es otra cosa.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Alice Springs


Marco nos dijo que no entendía qué podíamos ver en las fotografías de Helmut Newton, que qué es lo que nos atraía de sus enormes mujeres desnudas. Y, sin embargo, a nosotras nos encantó su fundación. La colección de uno de los grandes del erotismo, acompañada de esos pequeños retazos que sugerían que el perfeccionismo y el sentido del humor estaban entre sus principales cualidades, es una de las cosas que más me gustaron de Berlín. Pero no quiero hablar de él, que bastante conocido es ya. Hoy me quedo con su mujer, con June Newton, que bajo el seudónimo de Alice Springs dejó, como quien no quiere la cosa, un buen número de preciosas imágenes de moda y de retratos que este verano se exponían, en forma de gran retrospectiva, en la Helmut Newton Foundation.

"La fotografía es mi primer amor, pero tú eres el segundo", se ve que le dijo Helmut a su señora, tal y como ella cuenta en el genial documental que se mostraba en el museo. Y, sin embargo, siempre estuvo a su lado (y ella al suyo). El gran artista del erotismo, el que se pasaba el día rodeado de mujeres bellísimas, conoció a esa modelo jovencita y la convirtió en su musa, su ayudante, su asistente y, sobre todo, su amiga. Qué envidia da esa pareja de sesentones inseparables, muertos de risa, que no pueden pedirle nada más a la vida.

La carrera de June Newton empezó casi por casualidad. Por lo visto, él cogió la gripe y ella tuvo que encargarse de hacer las fotos de un anuncio. Y se enganchó. Como sólo podía haber un Newton, escogió un nombre artístico, Alice Springs, en honor a sus orígenes australianos, y se lanzó a retratar a modelos, a famosos, a su marido o a lo que hiciera falta.

El trabajo de June, o de Alice, no ha sido nunca tan reconocido como el de su señor esposo, y seguramente con razón. Pero sus imágenes tienen algo divertido, algo ingenuo, algo sexy, algo elegante y algo provocativo que las hacen especiales. No le necesita a él para ser única, y al mismo tiempo ninguno de los dos sería lo que es sin el otro.

Nada más salir de la exposición, me llevé una de sus obras a casa: el poster de la señorita que veis aquí. Ahora luce, orgullosa, en mi salón.

domingo, 12 de septiembre de 2010

El periodismo como profesión


Ahora que todo el mundo es gurú y se multiplican las reflexiones pretendidamente profundas sobre el futuro del periodismo, el fin de los medios y el desacalabro de la profesión, que no hacen más que caer en los mismos y cuestionables lugares comunes una y otra vez, es un placer escuchar a gente como David Simon. Simon, que es el creador de The Wire -serie que yo no he visto en mi vida-, trabajó mucho tiempo en el diario The Baltimore Sun y sabe muy bien de qué habla.

Esta
entrevista de Pedro de Alzaga en La palabra escrita tiene ya unas semanas, pero creo que tardará mucho en dejar de ser actual. Os dejo un fragmento que me pareció especialmente interesante.

"Creo en el periodismo como profesión. Los amateurs pueden opinar sobre el trabajo de los profesionales, y de vez en cuando aprender algo y levantar una historia, lo cual está muy bien. Cuanto más, mejor. Pero no puedes depender de aficionados para cubrir la actualidad todos los días. Ni para cubrir lo que es un rollo. Porque la mayor parte de las cosas importantes de nuestra sociedad suelen ser aburridas y necesitamos que alguien las cubra. Como la junta de urbanismo de una ciudad americana. Allí se dice dónde irá el dinero, cómo se gastará y cómo será la ciudad dentro de unos años, pero no ves a blogueros cubriéndolo de forma sistemática, y deberían estar allí los periódicos. Y nadie los echará en falta hasta que un día nos levantemos y veamos un bar de estriptís al lado de una escuela. [Risas]. Entonces sabremos que alguien no estaba cubriendo la junta de urbanismo".

lunes, 6 de septiembre de 2010

Zurück


Ya perdonaréis mi desaparición repentina. Me fui de viaje y decidí que iba a pasar completamente de medios e internet. A veces viene bien desconectar de verdad y, sin ánimo de ofender, tenía cosas más interesantes que hacer que actualizar el blog.

La depresión postvacacional es muy dura, así que nada mejor que una lista simplona para no agotarme demasiado. Entre los predicadores de la red se llevan mucho y yo no voy a ser menos. Aquí os dejo, sin ningún orden especial, cinco cosas que echo de menos y cinco cosas que no de mis tres semanas en Berlín.

- Desayunos durante todo el día. Con queso, con fruta, con huevo duro. En una terracita agradable de Prenzlauer Berg, por ejemplo, y a cualquier hora. // Abejas. ¿Que están desapareciendo? No de mi plato.

- Cócteles baratos en Kreuzberg. Y por todas partes en bares bonitos y originales. // Camareros lentos. Muy lentos.

- El mercadillo del Mauerpark. El karaoke. Y el bonito colgante que no me compré. // Bancarrota.

- Alojamiento barato en Friedrichshain. Y los vinitos de última hora con mi compi de piso. // Transporte público caro y revisores de paisano apareciendo de la nada mientras tú buscas el billete desesperadamente.

- Mi taller de fotografía. Los paseos por lugares que no habría conocido sin él. // Madrugar.


Estoy de vuelta.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Cien películas


Cómo nos gustan las listas de los 100-mejores-lo-que-sea, ¿verdad? Nos dedicamos a hacer competiciones sobre quién conoce más elementos y a debatir sobre lo que falta y lo que sobra. La última la publica El País y recoge la opinión de cien artistas del cine hispanoamericano que eligen las cien películas que cambiaron su vida.

"Que cambiaron su vida". Puede que sea una ignorante, pero siempre me ha costado creer que Ciudadano Kane, por poner un ejemplo que siempre está arriba en estas clasificaciones, le haya cambiado la vida a nadie que no fuera Orson Welles. Tengo la sensación de que la verdadera razón por la que algunos de estos clásicos básicos se repiten una y otra vez es simplemente porque siempre lo han hecho y hay un cierto número de personas que quiere asegurarse de que su opinión es la correcta. O no. Quizá es que tengo la sensibilidad de una acelga, que también puede ser.

Según esta lista, tengo muchos deberes pendientes en materia de cine, aunque me ha gustado ver reconocidas La naranja mecánica, El día de la bestia o incluso Alien. ¿Alguna me ha cambiado la vida? Quizá Annie Hall. Desde que la vi creo que el verdadero amor radica en encontrar a alguien que se ría contigo cuando se te escapan las langostas.

La foto es de Allan Grant para la revista LIFE.

sábado, 31 de julio de 2010

Parecidos razonables: Doisneau vs. Mainar


Robert Doisneau es uno de los fotógrafos franceses más famosos, responsable de algunas de las imágenes más reproducidas del mundo y autor de la célebre instantánea del beso en una calle parisina, pero cada vez que veo su retrato no puedo dejar de pensar en lo mucho que se parece a Santiago Mainar, condenado por el crimen de Fago. Nadie comparte mi opinión, pero yo creo que son igualitos. Ya lo siento.

miércoles, 28 de julio de 2010

Máscaras


Oí los disparos de la cámara e intenté sonreír. Sólo tenía que disimular un poco más bajo esa máscara que me cegaba y me impedía respirar, sosteniendo mi copa de sucedáneo de cóctel en la mano. Clac clac. Clac clac. Clac clac. Cuando volví a abrir los ojos, Iñaky me sujetaba en alto los tobillos, Toño me abanicaba con un sombrero y una chica, creo que Lorena, sugería tirarme agua a la cara. Un gran momento.

Mi pequeña y patética intervención queda como una anécdota divertida del desarrollo del precioso audiovisual con el que nuestra ceramista favorita y su chico ilustraron el proyecto final que ella presentó en la escuela. Máscaras, se llama. Os dejo el trailer. Y el making of.

sábado, 24 de julio de 2010

Rubik



Ya tengo un sitio donde guardar esos trocitos que leo y me llaman la atención. Dani me ha propuesto participar en Libro de Rubik y no he podido negarme. Allí colgaremos esos fragmentos que, por una razón u otra, salen de las páginas y se nos agarran. ¿Quién sabe? A lo mejor conseguimos que alguno os llegue como nos llegó a nosotros.

Yo no podía empezar de otra manera que con mi libro favorito. Os he hablado un millón de veces de Middlesex, así que una más tampoco hará daño. ¿Lo próximo? Ya veremos.

miércoles, 21 de julio de 2010

Je t'aime moi non plus



Iba a aprovechar un arrebato de nostalgia francófila para actualizar mi pequeña serie de bailes de cine -que al final dejé abandonada tras las intervenciones de Mariposa y Nancy- con un fragmento de Gainsbourg. Pensaba en esos saltitos al ritmo de de Baby Pop, de France Gall, o en Brigitte "Laetitia" Bardot poniendo morritos en Comic Strip, pero me he quedado con las ganas. Está claro que Youtube es un lugar extraño en el que puedes encontrar vídeos de orangutanes aprendiendo a tocar el arpa en Albacete pero no de una escena concreta de una película de éxito.

En fin, para que mi búsqueda no quede en nada, os dejo la presentación de Je t'aime moi non plus. No bailan, pero sale un perro gracioso y la pobre Lucy Gordon, que se suicidó antes de que la película se estrenara y que dejó un bonito y triste epitafio en forma de interpretación de Jane Birkin.

En cierto modo, Gainsbourg (vida de un héroe) es a Francia lo que Vicky Cristina Barcelona a España, pero este biopic caricaturero y superficial no deja de resultar entretenido. Salen chicas guapas, marujeos de famosos, un tío feo-pero-sexy y canciones bonitas. Y una marioneta que habla. ¿Qué más queréis?

domingo, 18 de julio de 2010

La final



Y España ganó el Mundial.

No me gusta el fútbol y reconozco que cuando terminó el partido volví corriendo a mi casa y me encerré, por si acaso. Esa muchedumbre enloquecida me recordaba demasiado a las películas de zombis británicas. Pero no me entendáis mal. Vi la semifinal contra Alemania y me lo pasé muy bien, igual que en la última parte de la final. No fui tan farsante como para dar saltos de emoción, pero puedo entender que la gente se sintiera contenta y unida, ilusionada por formar parte de algo grande.

A mí me pasó lo mismo.

Leí la propuesta de Kurioso para retratar la España fantasma y me encantó. En cuanto los jugadores empezaron a pasarse el balón cogí mi cámara, salí a la calle y no volví hasta que me empezó a llover encima. En el camino me crucé con varias personas a la búsqueda de un detalle que reflejara el abandono de una ciudad en el momento en el que (casi) todo el mundo estaba delante de la pantalla. Nos miramos y no dijimos nada, pero sé que pensaron lo mismo que yo.

Mis fotos son bastante pobres, pero me da igual. Me alegro de haber aportado mi pequeño granito de arena a la iniciativa. Fuimos muchos y fue bonito.

Podéis ver el resultado aquí.

sábado, 3 de julio de 2010

Ciencia ficción


Sin embargo, la caída del imperio, caballeros, es algo monumental y no puede combatirse fácilmente. Está dictada por una burocracia en aumento, una recesión de la iniciativa, una congelación de las castas, un estancamiento de la curiosidad… y muchos factores más. Como ya he dicho, hace siglos que se prepara y es algo demasiado grandioso para detenerlo.

Tengo la costumbre de doblar las páginas de los libros en los que encuentro algo que me llama la atención, que me inspira o que me apetece compartir. Lo normal es que a los cinco minutos lo haya olvidado y no lo rescate hasta mucho tiempo después, cuando lo releo. Este fragmento del primer volumen de la serie de las Fundaciones de Asimov no se me ha quitado de la cabeza. Cada día que pasa me resulta más cercano.

La foto es de Locustone.

domingo, 27 de junio de 2010

Paris mon amour


Llegas a París y piensas que harás fotos chulas. Hay materia prima, ya sabéis: las terracitas, la torre Eiffel, las callejuelas y las parisinas, que comen queso y croasanes y aún así siguen delgadas. En la práctica te chocas, básicamente, con clichés rodeados de cincuenta personas con cámaras más grandes que la tuya que pretenden retratar la misma imagen que tú, pero mejor, y nativos hartos de todos los turistas que sueñan con convertirse en el próximo Cartier-Bresson. Te vas a la exposición de Willy Ronis y te entran ganas de llorar. Bueno, primero de intentar emularle y luego de llorar. Y a la vuelta te encuentras con una muestra de Robert Doisneau en Caja Madrid y con ese precioso regalo del gran gato que se titula Paris mon amour, que te gritan que lo llevas claro si pretendes que lo que salga de tu tarjeta de memoria aporte algo.

Esto es un pequeño prólogo para contaros que mi curso de fotografía termina esta semana y que, a pesar de todo, parece que no tengo nada mejor para presentar que el resultado de mis vacaciones francesas. ¿Me ayudáis a elegir tres entre lo que he colgado en flickr? Acepto y agradezco críticas y sugerencias, pero no seáis muy duros, por favor. Estoy en el nivel básico y me queda aún todo por aprender.

viernes, 28 de mayo de 2010

Rules for Complete Idiots


Me he aficionado bastante a leer blogs de fotografía en los ratos muertos. Seguro que cualquier interesado por estos temas conoce ya xatakafoto, así que tampoco voy a detenerme a comentarlo. Sólo quería mostraros este manual tan divertido que descubrí gracias a ellos.

El fotógrafo letón Ivars Gravlejs ha colgado en su web una guía con consejos como "no olvidar quitar la tapa del objetivo". Se ve que inicialmente se llamaba 78 Photography Rules for Complete Idiots, pero ahora se ha quedado en un neutro y poco comprometedor Useful advice for photographers. Ya me imagino a la gente indignadísima y ofendidísima que forzó al pobre hombre a cambiar su web. Ya se sabe cómo es esto... ¡Si hasta Ana logró que toda la comunidad de amantes de los perrillos de las praderas acabara en su contra!

Además de la norma del objetivo o la de no retratar a la gente al revés, hay otras algo más útiles, como la que recomienda luz lateral para fotografiar cebollas. Muy útil si estás fotografiando cebollas, claro. Lo digo en serio.

El caso es que lo que más gracia me ha hecho es que algunas de las fotos "incorrectas" me parecen maravillosas. Como decían en el blog, muchas de ellas podrían ir firmadas por algún fotógrafo de renombre y serían admiradas en exposiciones internacionales. Genial. Viva Ivars.

lunes, 24 de mayo de 2010

Las pequeñas revoluciones


Mires donde mires, hay sesudos -o no tan sesudos- debates sobre el poder de las redes sociales y su potencial. Que si han transformado la comunicación, que si van a ser cruciales para el periodismo, que si los paradigmas han cambiado... Bla, bla, bla.

Lo mejor son las pequeñas revoluciones (dicho, por favor, con el mismo tono que John Travolta hablando del McDonald's en Pulp Fiction). Si no existiera Facebook, ¿cómo podría haber titulado El País así?


¿Y así?


Están por todas partes y sólo quieren devorar nuestros cerebros.

De todas formas, nadie podrá superar esa vez en la que El Periódico de Cataluña tituló su reportaje sobre ese crítico gastronómico que desapareció con un No estaba muerto, estaba de parranda. Eso sí que fue bonito.

domingo, 16 de mayo de 2010

El robot periodista


¿Queda alguien que no conozca ya al robot periodista de la Universidad de Tokio, que encuentra exclusivas y redacta informaciones? Con lo poco valorada que está la profesión, ya tardaba en aparecer un aparatito capaz de reemplazar a las actuales redacciones.

Según contaba hace una semanas El País, aquí el amigo "explora el entorno de manera completamente autónoma, hace fotos para informar de lo que encuentra y, si le quedan dudas, está capacitado para realizar preguntas a los testigos y contrastar su información con búsquedas en internet". Después, "una vez considera que la historia está lista", la publica en la red.

Estoy segura de que todas las empresas de comunicación están haciendo ya sus pedidos y despidiendo a sus trabajadores, porque es evidente que no se puede encontrar nada mejor que esto. Ah, pero espera. En realidad, sigue siendo más barato buscar a otro becario. Oooooh.

Las fotos que circulan por ahí del reportero dicharachero son tan feas que prefiero poner un vídeo de un gatito montando un Roomba. Ambas cosas están muy relacionadas, no creáis. Teniendo en cuenta que ya hay más de un diario intentando atraer lectores con promociones de aspiradores automáticos, ¿quién se atreve a negar que el futuro del periodismo pasa por los robots?

miércoles, 12 de mayo de 2010

El progreso


Supongo que soy igual que esa gente que vio cine con sonido y pensó que era una aberración que no iba a hacer más que acabar con el bello arte de la gran pantalla. O aquellos a quienes las fotografías les parecieron una imitación tosca de la pintura. O los que dijeron que jamás probarían el Cola Cao Turbo porque la verdadera esencia está en los grumitos. A mí, esto de las películas en 3D no me gusta ni un pelo.

Pagar un dineral para que me coloquen un aparato de tortura que me atenaza la nariz durante dos horas no se corresponde exactamente con mi idea de progreso y, si os soy sincera, no le acabo de ver la gracia a lo de que los personajes saquen la mano de la pantalla y me pasen por delante. Reconozco que mi concepción del cine es un poco casposa y disfruto con las salas prácticamente vacías y las proyecciones en las que la pantalla está medio torcida y se ven los fallos de la imagen, pero estas novedades me recuerdan demasiado al Cariño, he agrandado al niño que vi en Disneyland hace un millón de años, lo que es mucho peor.

Está claro que esto aún tiene que progresar. Intuyo que en algún momento veremos estas películas con la misma sensación que cuando revisamos Dentro del laberinto. Qué entrañables eran sus efectos especiales y qué cutres se ven ahora. No sé, tal vez entonces cambie de idea pero, de momento, a mí no me vuelven a engañar.

La imagen no tiene nada que ver con la entrada. Es de la edición de Alicia en el País de las Maravillas ilustrada por Tove Jansson, la de los Mumin. La peli de Tim Burton me pareció tal basura que me niego a usar un fotograma.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Los raros


Me encanta que de vez en cuando haya una pausa en clase de foto y en vez de pelearnos con las luces, las composiciones y el color, nos detengamos a observar qué es lo que hacen los que saben. Ver cómo lo incorrecto funciona cuando entiendes cómo utilizarlo o que la sencillez más básica puede ser la más eficaz.

Ayer le dimos un repasillo al trabajo de Diane Arbus, la neoyorkina hija de buena familia fascinada por los freaks.

En realidad, creo que esa típica descripción se queda muy corta. Puede que a Arbus le gustara fotografiar a fenómenos de circo, enfermos o travestis, pero lo cierto es que conseguía que todo el mundo pareciera marginal aunque en realidad no lo fuera más que cualquier otro. Los nudistas y el bebé dormido. Las hermanas y los papanoeles. Las señoras en el café o el gigante que no cabe en una casa. Los miraba, la miraban, y encontraba ese punto exacto de tensión con el que, sin decir nada, entiendes que todos y cada uno de ellos son fascinantes a su manera.

Me gusta especialmente esta imagen. No es más que una pareja de adolescentes y parecen viejos y trágicos. Qué raros. ¿No?

domingo, 2 de mayo de 2010

En el periódico


Estoy desaparecida. Demasiadas ocupaciones, supongo. Pero si hasta Manu me reprocha la cantidad de días que llevo con la Semana Santa como protagonista del blog, debe de querer decir que ya toca actualizar.

El periódico donde paso mis días me lo ha puesto fácil. Esta semana mis amigos se han colado entre sus páginas. No os las perdáis, que cuentan cosas interesantes.

El viernes fue Javi. Ya sabéis que aunque en su web parezca seriote es un cielo y, aunque por desgracia en la foto publicada no se le vea ni a él ni a su estudio en todo su esplendor, merece la pena conocer su trabajo si no lo habéis hecho ya. Dani se ha esforzado por resumir una larga conversación en este reportaje, en el que el señor Joven reflexiona sobre el arte, su propia evolución personal y el papel de los creadores en la actualidad. A mitad de junio estará en la galería Pepe Rebollo.

Un día antes fue el turno de Mamen, que junto a otros tres compañeros ha desarrollado DNDzgz, una aplicación para iPhone que te permite conocer rápidamente dónde están, por ejemplo, las paradas de autobús o de bizi más cercanas. A medida que los organismos públicos se vayan dando cuenta de lo útil que resulta liberar este tipo de informaciones, estos servicios irán aumentando. Precisamente ayer teníamos previsto realizar un vídeo explicativo sobre el funcionamiento de esta propuesta. La lluvia nos lo impidió, así que en su lugar grabamos -aunque mi aportación, como podéis imaginar, se centró más en el apoyo moral que en otra cosa- un videoclip para Eric, lo que me lleva al siguiente punto.

La agenda de hoy -sólo en la edición impresa- recoge el concierto de El Brindador, que toca en el Desafinado esta tarde junto a Thomas House. Si os apetece, allí estaremos.

La foto de los chicos de DNDzgz es de Toño.

sábado, 3 de abril de 2010

Manolas y capirotes


Nunca he sido de Semanas Santas. Ya no recuerdo un año en el que no haya aprovechado estos días para escapar, bien fuera, como en los últimos viajes a París y Praga, bien al rincón más escondido de mi propio hogar.

Este año ha sido diferente. Mi monsieur está aquí y me ha tocado ir a descubrir las manolas y los capirotes con los ojos de una turista. ¿Y sabéis qué? Me está encantando.

Esas viudas negras me matan, con su elegancia y su solemnidad. Me divierten los niños que tocan el bombo pisándose las faldas con mirada perdida. Los tambores me dan ganas de comprarme un pito y ponerme a bailar, e incluso me gusta escuchar el estruendo que viene de lejos como una tormenta. Las señoras que sacan las sillas del salón, de la terraza o del camping para reservar el mejor sitio me tienen fascinada y me da muy buen rollo ver a los señores que se van de vinos con el hábito remangado. Y qué queréis que os diga, me parto de risa cada vez que mi francés favorito llega corriendo con el programa en la mano diciendo que hay que salir a la una de la mañana porque es la hora a la que desfilan los de los "disfraces blancos".

Qué cosas. Me han hecho falta 28 añazos para ver lo que tenía delante de las narices.

La foto es de Locustone. Las mías son muy flojitas y me da vergüenza enseñarlas.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Feliz


Hoy es mi cumpleaños. Y creo que nunca, en toda mi vida, había sido tan feliz.

domingo, 21 de marzo de 2010

Patadas


No sé si leeríais esa información hilarante que contaba que, según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, agredir a un jefe no es motivo para que te echen. Según publicó El Periódico de Aragón, al trabajador, director general de negocio de la inmobiliaria, le fue entregada la carta de despido. El hombre, al intuir su contenido, amenazó e insultó al jefe, al que llamó "cobarde" y "sinvergüenza", chocó su rostro con el de su superior, empujó a este hasta que perdió el equilibrio y cayó al suelo y lanzó patadas de kárate al aire.

Por favor, deteneos un momento para imaginar la escena. Te van a despedir y reaccionas como Chuck Norris, pegándole un cabezazo a tu jefe y lanzando patadas de kárate al aire.

Patadas de kárate. Al aire.

Deduzco que, por lo menos, irían acompañadas de algún grito agudo también. Es lo menos que se puede esperar. Y supongo que, a continuación, el jefe comentó algo tipo "señor González, la empresa considera que no canaliza correctamente sus emociones ante situaciones de tensión".

En fin, por si esto no fuera motivo suficiente para comprarse el periódico, unas páginas más adelante, en la sección de Escenarios, se anunciaba el espectáculo de clown y performance en el Teatro Arbolé. En el programa, el montaje Dar patadas para no desaparecer.

Maravilloso. Ma-ra-vi-llo-so.

¿Os acordáis de esa pequeña historia que colgué hace algún tiempo en la que todos se ponían de acuerdo para escribir la misma palabra en todas las noticias del periódico? Esto no es lo mismo, pero a mí ya me vale.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Lección 12, ejercicio 3


Hace un año que retomé el francés con más ganas que nunca. Durante este tiempo he aprendido a decir muchas cosas.

C'est une super idee. Bonne journée. C'est le printemps. Ta famille est vraiment sympa. C'est pour toi. Appareil photo. Cauchemar. Tout va bien. La plus belle. Fleur carnivore. Tes amis. Il fait chaud. La prochaine fois. Sur cette photo. Calmar. Chaussures. Leçon d'Espagnol. Vite. Assistant. Celui que tu aimes. De beaux rêves. Mignon. Petite rainette. Déjà une année. A tout à l'heure. Tu me manques. Mouah.

sábado, 13 de marzo de 2010

Muertos inútiles


Guardó la pistola y se quitó los guantes. Ante él yacían, inertes sobre un charco de sangre, los dos elegidos. No sabía qué habían hecho ni le importaba. Sólo hacía su trabajo.

No era lo que había esperado. Ni el chándal de ella ni la camiseta ajada de él se correspondían con el ático de lujo cuya puerta acababa de forzar. Tampoco el desorden, con los cajones abiertos, la ropa esparcida por el suelo y la televisión que descansaba en el suelo, apartada del mueble en el que una leve marca de polvo revelaba el que hasta entonces había sido su lugar.

Oyó la puerta y el grito de la mujer le sacó de su abstracción. Volvió a sacar la pistola. No había terminado.

Esto es una tontería que envié, a propuesta de un compañero, al curso de escritura que estoy haciendo. Era sólo para entretenernos entre ejercicio y ejercicio de verdad. Es uno de los (muchos) motivos por los que últimamente he estado desaparecida.

Lo siento muchísimo, pero he tenido que habilitar la verificación de palabras para los comentarios. El spam empezaba a ser insoportable. La imagen es de Locustone, otro de los culpables de mi pobre ritmo de actualización.

domingo, 21 de febrero de 2010

Heaven


Ya no recuerdo si fue antes o después de cenar cuando se lo confesé. "Toño, Iñaky, todo el mundo está encantado con vuestro vídeo, está muy bien y tal, pero... yo no he conseguido verlo entero todavía. Me pongo malísima cada vez que lo intento".

Sé que hay muchos admiradores de Dexter por ahí sueltos y que la mayoría de vosotros no tenéis estómagos tan sensibles, así que os voy a recomendar Heaven, el primer videoclip del disco Long gone Gary de Gary Geld & The Dead Monegros, con Yann Leto frente a la cámara e Iñaky Bernal y Toño García repartiendo sangre. Un plano fijo, una sola secuencia y un montón de zumo de remolacha con ketchup. Ah, y un poquito de country-folk oscuro para rematar.

Como dice Mamen, cuidado, que salpica...

Y, como bonus, el teaser de Espasmus en London. Hoy es un buen día para promocionar a los amigos.

viernes, 19 de febrero de 2010

Rodin


Ya las vimos en Valencia. Blanca y Juanvi nos guiaban por el centro de la ciudad cuando nos encontramos con las obras de Rodin, allí en medio. Majestuosas e impresionantes.

Se ve que todo el mundo sabía perfectamente que estas esculturas iban paseando de ciudad en ciudad, pero yo no. Mi monsieur tampoco. Nos quedamos un rato contemplándolas -no demasiado, porque llovía- y discutiendo si eran originales o reproducciones.

Ahora llegan a Zaragoza y vuelvo a tener la misma sensación. Esto es increíble, están ahí de verdad. Y yo no me entero de nada hasta que lo tengo delante de las narices.

La foto es del magnífico fotógrafo Jaime Galindo para El Periódico de Aragón. Tenéis una fotogalería aquí. Me encanta la señora de la imagen, está igual de alucinada que yo.

martes, 16 de febrero de 2010

Otros ven oportunidades


¿Sabéis por qué sé que jamás llegaré a ser nada en la vida? Porque la frase "donde unos ven crisis, otros ven oportunidades" me da ganas de vomitar.

Está claro que la razón por la que Up in the air ha tenido tanto éxito no es por su historia de comedia romántica, sino por la disección de los despidos en un momento en el que muchas personas se ven allí, sentadas ante una mesa y escuchando a un capullo decir gilipolleces. Y esos profesionales existen. Las empresas lo llaman outsourcing y aseguran que el asunto incluye apoyo más allá de la patada en el culo. La mayoría de trabajadores, sin embargo, verá que la misma compañía que no tiene dinero para pagarles lo tiene para contratar a alguien que les despida.

Con entradas como estas, nunca seré contratada por una gran multinacional de expertos en negocios y comunicación empresarial, de esas que saben que la verdad de los candidatos se esconde en su facebook. Ah, qué fracaso. Ya os digo que nunca seré nada en la vida.

La imagen es de Locustone.

martes, 9 de febrero de 2010

Bendita y alabada



















Todas las mañana, cuando empiezo a notar los rayos de sol que llevan un rato entrando por la ventana, lo escucho. "¿Pero qué es esto? -me dijo mi monsieur- ¡Cada día se oye una especie de cántico religioso desde tu casa!"

Estaba convencida de que tenía que venir de la iglesia de San Pablo. No me podía creer que la música de la basílica del Pilar pudiera llegar hasta mi habitación. Pero sí, lo hace. Y ya le he cogido cariño. Es casi como un despertador, el que me avisa de que el tiempo de remolonear en la cama se me está acabando.

Simpatizo con los del Movimiento hacia un estado laico (Mhuel), comparto casi todas sus reivindicaciones y creo que Antonio Aramayona es una persona bastante sensata. De hecho, entiendo su queja y el argumento de que las melodías religiosas de un templo se deberían escuchar únicamente en su interior y no llegar hasta viviendas que están bastante alejadas de él.

¡Pero es que el Bendita y alabada me gusta! Es como los críos que juegan en medio de la calle, las señoras con carritos de la compra o la ropa tendida en las ventanas. Me hace sentir en casa.

La imagen es de Locustone. Su aportación al enterarse de la noticia: "Si lo quitan, ¿cómo nos levantaremos por la mañana?"

sábado, 6 de febrero de 2010

Callejeros


Es una lástima que no me encontrara a los de Callejeros cuando vinieron por mi barrio. Me habría puesto toda digna a decirles que aquí vivimos muy bien y que se fueran a buscar freaks a su casa y cuando alguna de las ratas grandes como conejos que se reproducen en el solar de al lado me hubiera pasado corriendo por detrás me habría convertido automáticamente en un vídeo de youtube.

A pesar de todo el tonillo condescendiente que siempre tiene este programa y de la impresión que pueda dar sobre el lugar en el que vivo, me hizo gracia ver este repasillo a sus calles. Sale el mercado central -ése que tanto odio- y el encantador párroco de San Pablo que me bendijo en San Antón "para que diera buenas noticias". Y un par de señoras cantoras dignas de protagonizar un grupo de facebook.

Hablando en serio, me sigue encantando el Gancho. Yo no podría estar mejor.

jueves, 4 de febrero de 2010

10 cosas que odio de los aeropuertos


  1. El precio de los medios de transporte que llegan hasta ellos.
  2. Llevar dos chaquetas, un abrigo, un gorro, una bufanda y unos guantes a 25 grados porque no hay forma humana de meterlos en la mochilita que no quiero facturar.
  3. Mostrar mis calcetines agujereados y tener que irme sujetando los pantalones que sin cinturón se me caen con el pasaporte en la boca tras pasar por el arco de seguridad.
  4. Contemplar cómo un tío empieza a sacar todas mis bragas del equipaje para sacar unas cajitas metálicas del fondo que le parecen sospechosas.
  5. Volver a intentar meter, en dos minutos y siempre a la vista de todos, todas las cosas que en casa he tardado una hora en organizar.
  6. Que el aburrimiento me lleve a comprar comida sin cesar, repugnante y a precio de oro.
  7. El dolor de barriga posterior a la ingesta de bocadillos reblandecidos, chocolatinas y caramelos.
  8. Las filas ante la puerta de embarque, la eterna espera y la gente que se cuela sistemáticamente.
  9. La imposibilidad de encontrar un hueco para meter la maleta en el avión cuando decido que voy a subir la última.
  10. Las despedidas. :(
Nota 1: Sí, he volado lo suficiente como para haber asumido todo esto ya.

La imagen, claro, es de Plétora de Piñatas de Mauro Entrialgo. Por cierto, ahora que Interneteo y Aparatuquis ha cerrado, vuelvo a echar de menos mi efecto solomillo.

martes, 2 de febrero de 2010

De marmotas y robots


Ya estoy de vuelta, a tiempo para el día de la marmota. No tengo ninguna intención de hacer nada con motivo de esta fecha tan señalada salvo actualizar mi serie sobre robots con esta espectacular noticia*: "Rechazan cambiar la marmota de la fiesta en EEUU por un robot".

Según dicen los de PETA, "las marmotas son animales tímidos y dados a sentir temor y estrés cuando están fuera de sus madrigueras" -es verdad, así somos-, así que han pedido a los organizadores de la celebración que dejen a Phil en paz y que saquen una maquinita si quieren predecir el tiempo. Las declaraciones del hombre con el mejor cargo del mundo, el presidente del Club de Marmotas, son maravillosas e in-con-tes-ta-bles. Por un lado, asegura a los ecologistas que el animalillo es tratado "mejor que al niño medio en Pensilvania". Y, por el otro, recuerda que una marmota robot no podría comunicar su pronóstico al presidente del club, el único en el mundo que puede hablar "marmotés".

Ante semejante lógica, ¿qué más se puede añadir? Nada. Sólo señalar que el pie de foto que acompaña esta fotografía publicada por Público dice "una marmota reflexiona inquieta sobre un futuro dominado por los robots". Ahí queda eso.

*Qué haríamos sin las informaciones chorras de agencias.

viernes, 22 de enero de 2010

Cuatro años


Cómo pasa el tiempo... Hace sólo unos días que empezó mi quinto año bloguero, y yo con estos pelos. ¿En qué se ha convertido esto? ¿Es lo que yo esperaba? ¿Es lo que quería? En realidad no me planteaba nada cuando colgué esa primera entrada simplona y vacía, pero aquí estamos. Mi marmotilla se hace mayor.

Hace ya bastante tiempo me entrevistaron para un reportaje de televisión. La periodista estaba empeñada en hacerme decir que un blog era como un diario personal en internet, algo que por supuesto me negué a pronunciar (por suerte había confianza). Ni creo que sea una buena definición ni quiero que esto, en concreto, se convierta en algo así. Pero está claro que en todo lo que escribes dejas algo de ti.

Repaso las entradas viejas y algunas me dan vergüenza. O por lo que expongo, o por las gilipolleces que suelto, o por lo mal construidas que están. Y todas dicen algo sobre lo que yo era en ese momento. Por alguna razón seguís viniendo, y a veces son las cosas que a mí me parecen más bobas las que más éxito tienen.

El sábado me voy de vacaciones y desapareceré durante unos días. No muchos. Gracias por estar ahí.

La imagen, otra vez, es de Locustone.

viernes, 15 de enero de 2010

A propósito de Haití



Prometo no volver a mencionar La carretera por muy sobrecogedoras que sean las informaciones que no parar de llegar desde Haití. En lugar de eso, citaré a Naomi Klein en La doctrina del shock, donde habla de la "recuperación" de Sri Lanka tras el tsunami que en 2004 arrasó la zona. Quizá sea un buen momento para recordarlo.

Parecía también que el país iba a poder contar con el apoyo internacional para su esfuerzo de recuperación. En un principio, la ayuda no provino de los gobiernos, que fueron muy lentos en su respuesta, sino de individuos que habían visto el desastre por televisión (...). En seis meses se recaudaron 13.000 millones de dólares, un récord mundial.

En los primeros meses, gran parte del dinero para la reconstrucción llegó a los receptores previstos: ONG y organismos de ayuda llevaron comida y agua de emergencia, tiendas de campaña y refugios temporales; los países ricos enviaron equipos médicos y suministros. (...) Pero cuando seis meses más tarde estuve en Sri Lanka, el progreso se había detenido. Apenas había casas permanentes y los campamentos estaban empezando a parecerse cada vez menos a refugios de emergencia y más a tugurios de chabolas consolidados. (...)

El ambicioso plan para rehacer Sri Lanka era dos años anterior al tsunami. (...) El gobierno de Estados Unidos estaba tan entusiasmado con el potencial de Sri Lanka como destino turístico de alto standing (...), que USAID [Agencia de Estados Unidos para el Desarollo Internacional] lanzó un programa con el fin de organizar la industria turística de Sri Lanka, (...).

Pero antes de que Sri Lanka pudiera cumplir con su destino como centro lúdico del grupo de la "plutonomía", existían algunas áreas que necesitaban mejoras drásticas de manera urgente. Lo primero que tenía que hacer el gobierno para atraer complejos turísticos de primera categoría era disminuir los obstáculos de la propiedad privada de la tierra (...). Necesitaba una legislación laboral más "flexible" (...). Igualmente, necesitaba modernizar sus infraestructuras (...). Los habituales acuerdos estaban encima de la mesa: préstamos del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional a cambio de acuerdos para abrir la economía a la privatizaciones (...).

Todos estos planes y condiciones se dispusieron cuidadosamente en el programa Regaining Sri Lanka (...).

Como todos los planes de terapia de shock, Regaining Sri Lanka exigía muchos sacrificios en nombre de una rápida reactivación del crecimiento económico. (...)

El problema para los partidarios de este plan era que, simplemente, muchos habitantes no creían que esos sacrificios valiesen la pena. Era el año 2003, y la fe ciega en la globalización hacía tiempo que se había extinguido, especialmente después de los horrores de la crisis económica asiática. El legado de la guerra resultó ser también un obstáculo. (...) Ahora que finalmente había llegado la paz, a los más pobres de entre los pobres se les pedía entregar sus pequeños terrenos y pertenencias (...) para que un Marrit o un Hilton pudiera construir un campo de golf (...). Parecía un pésimo trato, y los srilankeses respondieron consecuentemente.

En abril de 2004, los srilankeses derrotaron a todos los expertos extranjeros y empresarios locales votando una coalición de centro-izquierda autodenominada marxista que prometía abandonar el plan (...).

Ocho meses después de esas fatídicas elecciones golpeó el tsunami. (...) El gobierno recién elegido necesitaría miles de millones de los acreedores extranjeros para reconstruir hogares, carreteras, escuelas y vías de ferrocarril destruidos durante la tormenta. Y esos acreedores sabían bien que, cuando se enfrentan a una crisis devastadora, incluso los más comprometidos nacionalistas económicos se vuelven de manera repentina más flexibles. En cuanto a los granjeros más militantes y los pescadores que habían bloqueado calzadas y organizado reuniones masivas para desbaratar sus intentos previos a fin de salvar la tierra de la explotación, bien, en este momento, los aldeanos de Sri Lanka estaban ocupados en otro asunto.

La foto de Haití es de mizjellybean.

jueves, 14 de enero de 2010

Aquí, allí y en ningún sitio

Ten presente que las cosas que te metes en la cabeza están ahí para siempre, dijo. Quizás deberías pensar en eso.
Algunas cosas las olvidas, ¿no?
Sí. Olvidas lo que quieres recordar y recuerdas lo que quieres olvidar.



Bajas las escaleras de esa especie de cueva y ves a Paco, sentado desnudo y pensativo. Se apoya descuidadamente en la silla, pero parece preocupado por algo a lo que sabe que se tiene que resignar. De lejos, distante, Asun le observa. Está dolida, pero él no se da cuenta. Manuel está muy solo. Como la criatura agonizante en la arena. Como todos esos personajes que de lejos parecen niños y de cerca no son más que un grupo de seres abandonados con sus problemas que se ignoran los unos a los otros.

No sé si me pilló blandita o qué, pero hubo un momento de la visita al Torreón Fortea en el que pensé que me iba a sentar en medio de todas esas esculturas y me iba a poner a llorar. Esas figuras de resina tan humanas me hicieron volver a pensar en lo solitarios que son todos los individuos anónimos con los que nos cruzamos cada día, que cargan con su saco sin saber a dónde ir, como el padre y el hijo de La carretera. Ni te importan ni les importas, pero sus ojos están allí, mirándote fríamente y recordándote que no eres distinto a ellos.

Quería recomendaros la exposición de Steve Gibson y se me pasó. Terminó hace sólo unos días. Tampoco sé si os habría provocado la misma sensación que a mí, que se me clavó hasta el tuétano. Sólo puedo deciros que, de alguna manera extraña, volvió a recordarme al libro del que hablaba en la entrada anterior, del que sale la cita que encabeza esto. Ya os digo que me impresionó. Nada importa.

domingo, 10 de enero de 2010

Se va a morir

Solo tenía hambre, papá. Se va a morir.
Se morirá igualmente.
Está muy asustado.
El hombre se puso en cuclillas y le miró. Yo también estoy asustado, dijo. ¿Entiendes? Muy asustado.
El chico no replicó. Se quedó sentado con la cabeza gacha, sollozando.
Tú no eres el que ha de preocuparse por todo.
El chico dijo algo pero no pudo entenderlo. ¿Qué?, dijo.
Levantó la cara húmeda y tiznada. Sí que lo soy, dijo.


Creo que no he vuelto a ser la misma desde que leí La carretera. Como en El señor de las moscas o el Ensayo sobre la ceguera, la historia del ser humano en situaciones extremas resulta siempre desasosegante. Si además el único objetivo es seguir un camino que no lleva a ninguna parte, la cosa se convierte en insoportable.

Supongo que yo moriría en cuanto la temperatura bajase de 17 grados. Ya me estoy muriendo ahora, aquí en mi casa... O en cuanto llevase día y medio sin comer o cuatro caminando medio descalza. Sería mejor así, sin llegar a tener que enfrentarme a mis propios límites morales sin ni siquiera alguien a mi lado que me recordase que éstos existen. Y sin plantearme el sentido de seguir buscando la última lata de lentejas sobre el planeta.

En una de esas conversaciones que empiezan con comentarios de cine y acaban con reflexiones delirantes, hablaba hace unos días con Iñaky y Eduardo sobre el fin del mundo. Sobre cuánto tardaríamos en reconstruir la civilización si ésta fuera completamente arrasada.

¡Cientos de años! No, hombre, tanto no. ¿No ves que ya tenemos los conocimientos? Sólo tendríamos que volver a utilizarlos. ¿Estás seguro? ¿Sabes cómo se hace el plástico, cómo funciona un ordenador o cómo se extrae el carbón? La sociedad sabe mucho, pero ninguno de nosotros, como individuos, tenemos ni idea de casi nada.

Genial, lo llevamos claro. ¿Y en la película, qué pasaba? Que escogían a unos pocos elegidos sabios y útiles y se los llevaban en naves. Ya... Pues uno de publicidad, otro de audiovisuales y una periodista no iban a tener ni media posibilidad.

Ya tengo dos propósitos de año nuevo. Uno es imprimirme la lista de premios Pulitzer de novela y utilizarla como guía, visto lo muchísimo que me han gustado los que he leído hasta ahora. El otro es aprender a hacer fuego. Sólo por si acaso.

La foto es de Locustone, al que le gustan los árboles que dan miedo.

miércoles, 6 de enero de 2010

De traiciones y tradiciones



Ya sé que no es su culpa y que seguramente yo era igual, pero cada 5 de diciembre, cuando veo por la tele a los niños enumerando con voz chillona todos los regalos que quieren mientras sus padres les miran con cara babosa, me dan ganas de acabar con todos esos pequeños tiranos.

¿Sabéis? Descubrir que mis padres me habían mentido con lo de los Reyes Magos fue seguramente la mayor decepción de mi infancia. Yo era uno de esos críos inocentones que cuando escuchaban a sus compañeros decir que todo era una farsa, respondían: "no tenéis ni idea, mi papá y mi mamá nunca harían algo así". Me recuerdo sentada junto a la mesa de la cocina preguntando: "y entonces, ¿el ratoncito Pérez tampoco existe?". Pues no, el ratoncito Pérez tampoco.

Me quedé hundida, no entendía nada. No podía comprender que esas dos personas a las que yo quería más que a nada me estuvieran diciendo que llevaban años mintiéndome y que no pasaba nada. ¡Mintiéndome! ¿No se suponía que eso era algo muy malo que no se debía hacer? ¿Por qué era diferente ahora?

Años después, cuando mi madre ya había muerto y mi hermanita ya estaba entre nosotros, le conté a mi padre lo mucho que me había dolido todo el tema. Que la marmotita de ocho años confiaba ciegamente en sus papás y que el desengaño había sido brutal. Por lo visto, no fui la única. Resulta que él había sido igual de cándido a esa edad y que había sentido más o menos lo mismo.

Así que mi pequeña ratilla siempre ha sabido que los Reyes Magos eran algo simbólico y que los esperábamos ilusionados para hacernos regalos unos a otros. No será lo mismo, pero al menos nunca nos ha mirado como a traidores.

La imagen es de Forges, claro, y la vi en la puerta abierta. Muy apropiada, no para la entrada, pero sí para estas fechas.

Y un par de bonus por ser un día especial:

martes, 5 de enero de 2010

El folclore del periodismo


La primera palabra que eliminaría del folclore del periodismo es la palabra objetivo. Esto sería un gran paso hacia la verdad en la prensa "libre". Y quizás el término "libre" debería ser la segunda palabra en desaparecer. Liberados de estas dos tergiversaciones, el periodista y el fotógrafo pueden asumir sus responsabilidades reales.

Una de las cosas más divertidas del periodismo es que todo el que no se dedica a ello está convencido de que la objetividad tiene que ser la primera obligación del profesional de la información. Y, que, al mismo tiempo, cualquiera que sí que lo hace asume de inmediato que es imposible.

El texto que encabeza esta entrada es de W. Eugene Smith. Estaba en la exposición de la que os hablé hace unos días acompañando las imágenes de Minamata, donde entre 1953 y 1965 cientos de personas se vieron gravemente afectadas por casos de intoxicación de mercurio provocados por los vertidos de la empresa petroquímica Chisso. Su reportaje fue uno de los primeros en denunciar los peligros de la contaminación.

La fotografía, obviamente, no es de allí. Es de Deleitosa, en Cáceres, donde Smith quiso retratar la dureza del régimen franquista. Lo curioso de esta imagen, que posiblemente os suene, es que está manipulada. Estos señores del tricornio no tenían esa cara de mala leche, pero para lo que él quería contar no servían las risitas ni el cachondeo, así que los puso al sol, a que la luz les deslumbrase y les hiciera fruncir el ceño.

¿Vale? ¿No vale? Lo cierto es que, tras sólo mes y medio de estancia y después de muchas presiones, el fotógrafo tuvo que abandonar el país con los carretes escondidos. El reportaje fue censurado en España. Así que muchas risitas y cachondeo no debía de haber, por mucho que salieran realmente en la imagen.

viernes, 1 de enero de 2010

Banda sonora '09


Hay músicas que recuerdan a momentos y temporadas muy determinados. Canciones que no se pueden dejar de asociar a lo que viviste mientras las escuchabas. Quería hacer un balance del 2009 pero parece demasiado difícil. Han pasado demasiadas cosas. Así que en su lugar le voy a dar un repasillo a los discos que más han sonado por aquí este año. En cierto modo, es lo mismo.
  • Depedro, de Depedro. "¿De qué me sirve la cama, llorona, si tú no duermes conmigo?". Fue un regalo triste y a principios de año todavía seguía escuchándolo mucho. El día del concierto recibí un mensaje inesperado del regalador, que decía que no se había sentido capaz de ir. Canté todas las canciones acompañada de Lucecita, que acabaría convirtiéndose en una buena amiga. Ahora lo pongo menos, pero no dejo de considerarlo un disco redondo.
  • Who killed Amanda Palmer, de Amanda Palmer. "I could save you baby but it isn't worth my time". Y cualquier cosa de los Dresden Dolls, en realidad. Me aficioné muchísimo a cualquier tipo de música con reminiscencias cabareteras y a cantar a gritos sus letras. El concierto de Madrid fue el Ecuador de un fin de semana representativo de lo que eran esos días: diversión sin complicaciones. Unas semanas después, intuí que mi monsieur podía ser algo más que un francés simpático y mono cuando descubrí que también la conocía.
  • El primero era mejor, de Manos de Topo. "Y sí, fui feliz cuando el mago te hizo desaparecer, aunque el truco fue en vano". Y Ortopedias bonitas. La primera vez que escuché la voz del cantante pensé que esto tenía que ser una broma, pero acabó convirtiéndose en uno de mis grupos favoritos. No sólo son apropiados para recrearse en las rupturas de corazón, como decía hace unos días, sino también para reirse de ellas. Perfectos para mi 2009.
  • Love Tattoo, de Imelda May. "We're looking at the same moon, though we're miles apart". La descubrí curioseando por myspace o por algún blog y me enganché a sus canciones cincuenteras. Mi monsieur me pasó el disco. Para entonces ya había pasado aquí el suficiente tiempo como para conocer mi afición a poner lo mismo una y otra vez.
  • Here she comes-a-tumblin', de Birdeatsbaby. "What’s that skeleton inside your cupboard? What’s the use in hiding how you live?". Otro ejemplo de música de piano y teatralidad que conocí gracias a Cloe, cuyo EP también ha sonado mucho por aquí. Representativo de un año en el que volví a comprar CDs, a ponerme y quitarme disfraces y a conocer cosas nuevas.
  • Super Taranta!, de Gogol Bordello, "If we are here not to do what you and I wanna do and go forever crazy with it, why the hell are we even here?". Me lo he pasado tan bien escuchando este disco... Siempre me recordará a las noches de fiesta y a los bailes en delantal del primer año en el que viví completamente sola.
  • And the gospel of progress, de Micah P. Hinson. "You better find me some time when you have more to say". Supuso una especie de regreso a las canciones melancólicas y guitarreras. Sonidos similares para sensaciones, esta vez, diferentes.
  • 1999, de Love of Lesbian. "A todos fuck you por igual, a todos gracias por igual". Me gustan, pero ha sido el gran gato el que ha hecho que los escuche tantísimo este año. En noches perezosas de Spotify compartido. En días en los que oye que es un moñas y sabe que es porque no sé expresarme mejor.
  • On time travel and romance, de Agent Ribbons. "The bees are buzzing all around me because they heard you call me honey". Las escuché por primera vez en una de esas noches que te recuerdan que las cosas especiales aparecen donde no las esperas. Que los descubrimientos son mejores si estás en buena compañía. Y que siempre hay tiempo y ganas para tomar, al menos, una.
  • Y, para terminar, Dead Man's Bones, de Dead Man's Bones. "I saw something sitting on you bed, I saw something touching your head". Una buenísima recomendación que escribió coleto en un comentario y que ha sonado decenas de veces por aquí. Un disco muy especial que tal vez me ayude a recordar que no debo volver a dejar de lado el blog.
Feliz 2010.