jueves, 28 de mayo de 2009

Alteración disociativa contemporánea (cosas de hoy en día)


Javi me regaló este payaso para mi cumpleaños. Sé que en la foto parece horrible. En la realidad es muchísimo peor. Se le encienden unos ojillos rojos y mueve la mandíbula arriba y abajo mientras suena porque, por si fuera poco, es una radio. La verdad es que duermo con el secreto terror de abrir los ojos un día y encontrármelo enfrente, mirándome. Pero, aun así, me hizo muchísima ilusión. Me hizo muchísima ilusión porque este monstruito aparece en su cuadro El tres de mayo de 2008 en Zaragoza: los fusilamientos de la margen izquierda, y para mí es un detalle especial.

Ayer refunfuñó un poco porque no fui a la inauguración de su exposición en Huesca, y otro poco más porque los diarios de aquí no habían sacado prácticamente nada de ella. Así que le dije que yo la recomendaría en el blog. Y vale, en realidad da lo mismo porque a mí me leen dos gatos y medio, de los cuales puede que ni uno esté en la ciudad, pero oye, que no se queje. Él me regaló un payaso que da miedo.

Pues eso: Oda a la alteración disociativa contemporánea, en la Escuela de Arte de Huesca, hasta el 20 de junio. Y allí lo veis. Ah, el Diario del Alto Aragón sí que sacó el tema.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Bailes de cine: Nancy

Retomo aquí esa serie de bailes de cine que inicié con Mariposa y que nunca continué.

Sin City. ¿La habéis visto? Es exactamente igual que el cómic. Al principio no me acabó de convencer, pero me seduce más y más cada vez que la veo.

Esta es la pequeña Nancy. Hace ocho años que Hartigan la vio por última vez. Cuando va a buscarla, preocupado por lo que pueda haberle pasado, se encuentra con que ha crecido.

Jessica Alba siempre me ha parecido la típica chica guapísima pero sosona. Pero vaya, no se puede negar que aquí está impresionante.


martes, 26 de mayo de 2009

Tres recuerdos (II)

Sí, lo reconozco. Soy una expoyonqui. Cada vez que paso por el recinto me muero de pena y me acuerdo de las mañanas al sol, que ahora no parecen tan calurosas, y de las noches de conciertos.

¿Os acordáis de cuando os hablé de los tres recuerdos que me habría gustado llevarme de la Expo? Bueno, finalmente tuve que olvidarme de esos, pero me quedé con otros. Os voy a enseñar mis reliquias de los pabellones.

1. Un led del pabellón de África Subsahariana. El último día, después de que cerraran definitivamente, unos cuantos nos quedamos por ahí. La fiesta de esa noche es de las que no se olvidan. Me enteré de que detrás de las letras de Camerún había una "puerta secreta". El de seguridad casi me mata de un infarto.

2. Una letra del pabellón de Corea. Es esponjosa y la tuve que limpiar y repintar de los sucia que estaba. Un regalo, solicitado, de una persona que luego estuvo "denunciando" cómo la gente se llevaba cosas de los restos de la Expo. Para que os fiéis...


3. Una botella de tequila del pabellón de México. Llegó a mi casa medio vacía, y me da pena beberme el último par de chupitos. Una de mis primeras noches en la Expo, creo que la primera en una terraza, probé el tequila bandera. Y, de paso, comprobé lo rápido que sube. Recuerdo a Mante diciendo, muerto de risa, "¡venga, que se note que es lunes!".

Las fotos de los recintos son de Gabande.net, Cuentametuviaje.es y de José Antonio Melendo.

domingo, 24 de mayo de 2009

Usted, señora


Esto de la crisis es un filón. La gente pierde su empleo, los bancos lloriquean, las empresas se hunden y, mientras tanto, los "expertos" en marketing aprovechan para apelar al pánico colectivo y asegurarnos que ellos tienen la solución para que la situación económica no nos afecte.

Y, si lo hacen los grandes, ¿por qué no los pequeños? Aquí, la peluquería Carmen lucha contra la crisis a golpe de peine y tijera. No la admiten. Lucha contra ella. Vamos, la permanente es sagrada. Faltaría más.

"Usted, señora, no me venga con historias y venga a la Carmen, que le vamos a arreglar la crisis en un momentico".