sábado, 21 de noviembre de 2009

Don't you forget about me


Cómo me gustan las segundas oportunidades. Lamenté profundamente perderme a Amanda Palmer la última vez que estuve en Berlín, pero tuvo el detalle de dar un conciertazo unos meses después en Madrid. También me he arrepentido muchas veces de no haber ido a ver a Micah P. Hinson este verano en Las Playas, pero no pasa nada, lo voy a solucionar.

Escuché por primera vez a este hombre con pinta de popero atormentado y voz de haber vivido mucho a sus menos de treinta años en casa del gran gato. Rubén lo llevaba encima y me puso un par de canciones, que no pude apreciar demasiado por el ruido de las conversaciones a mi alrededor. Lo olvidé completamente hasta que unos días después me dio por buscarlo en el Spotify. Y se me agarró, hasta hoy.

Cada vez que escucho ese lamento que es On my way, ese I'm running out of patience to be fucking with this se me pone la carne de gallina. ¿No os pasa a vosotros? A mí, pocos grupos me han emocionado tanto últimamente.

A estas alturas ya todo el mundo sabe que va a estar acompañado de Tachenko, así que puede que el concierto de Zaragoza sea particularmente especial. Viene de nuevo. Yo trabajo, pero esta vez, sea como sea, no lo dejaré escapar.

6 comentarios:

Yandrak dijo...

Joe...ni me acuerdo yo de lo de Rubén, díme que no fue en la fiesta que no viví... Tenemos que sacar las entradas eh!

marmota dijo...

No, no, fue en otra. En la que te pasaste en una esquina, creo. :D

begusa dijo...

no me extraña que se te agarre esa voz... buff... a mí me ha quitado hasta las ganas de comer de la fuerza... gracias por el descubrimiento ;)

marmota dijo...

Ah, me alegro! A veces escribo de grupos y me da la sensación de que soy la única a la que le dicen algo... :)

JoseAngel dijo...

Pues a mí también me ha gustado mucho, que no lo conocía, así que no te sientas marciana. O bueno, marciana entre los marcianos.

marmota dijo...

:D