martes, 27 de octubre de 2009

Copito de nieve


Confesaba Ana en su blog que siempre le cayó fatal Copito de nieve y me acordé de cuando lo vi en el zoo. El gran gorila blanco, ese símbolo de Barcelona del que tanto me habían hablado, se sentaba imponente en su jaula, se balanceaba, vomitaba la comida y pasaba a recoger los restos, a estrujarlos en la mano y a volverlos a engullir. Y así una y otra vez, mientras unas cuantas personas lo contemplábamos atónitos. Toda esa visita al zoo fue de lo más traumático...

Ya veis. Supongo que es por algo así por lo que no conviene confiar demasiado en los mitos.

Ah, vengo de ver Ágora en el cine. Estaba muy bien hecha y tal pero... no sé, me ha dejado fría. Me ha decepcionado.

La foto la he cogido miserablemente del Facebook de Luke, así que os agradecería que no la utilizarais.

5 comentarios:

satrian dijo...

Jop, con lo contento que vine del cine de ver Agora, y os leo que os ha dejado fríos a muchos, que la véis desapasionada, tendré que echarle otro vistazo, porque a mi me encantó.

thedishwashersdream dijo...

A lo mejor es una de esas rarezas de los famosos. Habrá que ver si los gorilas normales negros de toda la vida también son así de asquerosos comiendo.

Jo, desde luego tienes que tener un estómago de acero, porque entre esto y lo de la paloma y el elefante, yo habría salido del zoo corriendo y con la cara amarilla.

marmota dijo...

@satrian Ya, no sé... No tiene nada malo pero me dejó un poco indiferente.

@thedishwashersdream jajajaja Sí, igual es una actitud de rockstar! Beh, creo que nunca volveré a un zoo...

BELMAR dijo...

http://1.bp.blogspot.com/_jCscKrxTDyQ/SS556IaYpjI/AAAAAAAAA30/WWbT7OSuGKk/s1600-h/hope_for_the_spring_by_art_of_jaymee.jpg

Ginger dijo...

Yo las dos veces que vi a Copito de Nieve se estaba pajeando. Y un poco guarrete de aspecto, la verdad, sí que se le veía (ahora me refiero sólo a la higiene). A Copito, como a muchos hombres en estos casos, no le hubiera venido mal una buena ducha fría y con bastante jabón. Besos