sábado, 5 de septiembre de 2009

Topitos


¿Os acordáis de cuando éramos pequeños y nos decían que dibujáramos nuestro dormitorio ideal? ¿Os acordáis de que siempre había riachuelos, animales y camas con dosel? No me mudé a un piso sin amueblar sólo porque fuera más barato, sino también porque me apetecía tenerlo a mi manera. Con las gamas más baratas del Ikea en vez de con los sofás mohosos de piso de estudiantes lleno de cuadros con escenas de caza.

Y así es como me compré el mantel rojo con lunares blancos. Y después el camino de mesa. Y los cubiertos. Y la mantita. Y porque no quedaban setas, que me habría llevado una como la que le regalé a Pablo por su cumpleaños.

Puede que ese francés simpático y mono estuviera pensando también en mis dos vestidos, mis zapatos y mi pañuelo cuando me preguntó si sabía quién era
Yayoi Kusama mientras se reía por mis aficiones decorativas. Así es cómo conocí el trabajo de esta artista japonesa. Mi casa le gustaría.

4 comentarios:

Eric dijo...

Hola :) Hacía mucho que no actualizabas! A mi los topos no es que me fascinen, aunque te dare la razón en una cosa. IKEA es mi perdición en cuanto a muebles y decoración se refiere!
Saludos

Yandrak dijo...

Diooos!No quisiera perderme ahí en medio!Hay salida? (Nota: esto aleteando las manos...)

marmota dijo...

@Yandrak Bah, seguro que encontrarías el sofá más cómoddo y ya no te movería nadie...

@Eric Sí, últimamente tengo poco tiempo... A ver si voy a Ikea esta semana! :D

Miss Cosas dijo...

Hace tiempo que me hice una seta gigante de arcilla, toda pintadita de topitos para mi cuarto de estudio... Ahora no pega mucho con mis sofás mohosos ;) y se ha quedado en casa de mis padres. Pero algún día la recuperaré!

Hacía mil años que no visitaba tu blog.