martes, 25 de agosto de 2009

La niña


No tengo ni idea de atletismo, el tema no me atrae en absoluto y los récords y las hazañas deportivas no podrían interesarme menos, pero cada vez que veo alguna información sobre Caster Semenya me detengo y la leo. Y ya sé lo que estáis pensando, que todo el mundo lo hace porque la historia de la chica con aspecto de maromo tiene el morbillo de las confesiones marcianas de El diario de Patricia. Pero no es por eso, de verdad. O, al menos, no exactamente.

Lo que pasa es que no puedo evitar acordarme de Calíope, la de Middlesex, la que, como Tiresias, primero fue una cosa y luego otra. Y, dramatizando e imaginándome mi película, la que me han montado los medios de comunicación, pienso en una niña grandota a la que no le dejan ir al baño de mujeres y echo de menos que Eugenides me cuente su historia. Evidentemente, si Caster Semenya me conociera, me mandaría a la mierda por gilipollas. Pero, como no lo hace, voy a seguir hilando historietas y mirando sus artículos con curiosidad.

Hablando de todo un poco, ¿alguna vez os he dicho que siempre visualizo al Cal adulto con la cara de su creador, de Jeffrey Eugenides, en la fotografía que le hizo su mujer y que sale en los libros? Y, en serio, si no habéis leído Middlesex, no sé a qué estáis esperando.

4 comentarios:

Lola La Fleur dijo...

Si yo fuera Semenya , creo que me sentiría fatal! no por tener un aspecto masculino, sino por todo el bombo mediático que se le está dando a este tema. Parece incluso, que muchos esperan que se haga las pruebas para demostrar así que es un hombre y regocijarse sobre ello. ¿No te parece triste?
No he leído Middlesex, parece interesante… Lo apunto a mi lista de “Libros que quiero leer”.

guitarboy dijo...

... vende periódicos.. hasta la marmota que no hacía ni caso al atletismo lo está siguiendo!..

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

"...pienso en una niña grandota a la que no le dejan ir al baño de mujeres..."

Me has conmovido con esa puta frase, cabrona.

marmota dijo...

Y tú a mí con tu defensa del médico. Pero el ordenador me fallaba en el curro.

Bueno, el atletismo sigue sin interesarme demasiado, no creas... :D