lunes, 20 de julio de 2009

Una vez confundí los nombres de dos municipios


Una vez confundí los nombres de dos municipios. Me pasé todo el día mezclando las palabras y, a la hora de escribir el breve, puse una en lugar de la otra. Y así salió.

Al día siguiente me echaron la bronca, claro. No demasiado, porque no dejaba de ser una información diminuta. En realidad, creo que nadie me riñó tanto como yo misma. Fue un error, un error estúpido. Supongo que le podría haber pasado a cualquiera. Pero yo no maté a un bebé. ¿Podría haberlo hecho?

La foto es de HuByX.

4 comentarios:

guitarboy dijo...

... de ahí la frase de house cuando nos equivocamos muere gente..

begusa dijo...

:S

Yandrak dijo...

Esta reflexión yo también me la he hecho pero creo que la diferencia es que cuando te preocupas de la vida de otra gente le pones muchas más atención. Y no digo que en tu trabajo no pongas atención pero todos sabemos lo cuidadosos que somos con las cosas que afectan a otros... Yo por lo menos... Si lo podrías haber hecho? Umm, creo que no!!

CRD dijo...

Yo creo que si el error viene derivado del grado de estrés que sufres en el trabajo, desgraciadamente, casi cualquiera podría cometerlo. Siempre hay errores, el problema es que las consecuencias de unos son más desastrosas que las de otros.