martes, 14 de julio de 2009

Petit quería caminar entre las torres


Philippe Petit quería caminar entre las Torres Gemelas. Se preparó durante mucho tiempo y finalmente lo hizo. Ni siquiera se limitó a caminar, sino que, ya que estaba, ese francés con aspecto de loco saltó, bailoteó y disfrutó durante 45 minutos. A 400 metros. Sobre un alambre. Con ese airecillo que notas cuando te asomas a la azotea de un edificio muy alto. Y, además, después de burlar los controles de seguridad y sin descansar en condiciones durante las horas en las que tardó en llegar hasta allí y montar la instalación.

Hace algún tiempo, no mucho, vi cómo un proyecto en el que había puesto ciertas esperanzas se deshacía completamente. Al menos esta vez lo hizo solo y sin la ayuda de mi miedo, como ocurre habitualmente. Y seguro que la sensación os suena: esto es imposible, no podré hacerlo.

Joder, Philippe Petit quería caminar entre las Torres Gemelas y lo hizo. Y él sí que se arriesgaba de verdad a caer desde muy alto.

4 comentarios:

Jesús dijo...

Siempre encuentras las palabras :)

marmota dijo...

Jo, qué majo! :)

guitarboy dijo...

... yo lo haría sin pensarlo.. comenté algo más aquí..

closada dijo...

Porque, para él, seguro que no era arriesgar; simplemente, se dedicaba a caminar. Como digo yo siempre: "hay que dejarse llevar..." C'est à dire: camina y disfruta caminando. De esta manera, salen proyectos sin ni siquiera tener la sensación de que exista ningún riesgo.

Besicos, cielo.

Además, ahora ya sabes que estamos por acá, de compañeros senderistas de la vie, y que, en mi mochila, siempre llevo bastones de sobra, jejejeje.