domingo, 7 de junio de 2009

Sólo dos horas


Día tras día veo esto colgado en el tablón de anuncios del gimnasio. Y día tras día me imagino al tipo que sale de su segunda clase de saxofón sin conseguir sacar nada melódico del instrumento, le da una patada y grita: "a la mierda".

No sé si un gimnasio es el mejor sitio para intentar vender un saxofón, por otra parte.

9 comentarios:

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Yo creo que no es el mejor sitio para vender saxofones ni para nada. De hecho creo que un gimnasio solo es bueno para que los varones homosexuales encuentren pareja.

Yandrak dijo...

A mí me flipa más la idea de ver un tío abandonar el saxofón después de dos clases... Joe, si a muchos solo nos hubieran dado dos oportunidades en la vida...

dr0sn0j dijo...

... que mal pensados lo que pasa es que el tío necesitó sólo dos horas para aprender a tocar el saxo y lo vende porque ahora va a por el violín.. en una semana seguro que toca todos los instrumentos de la orquesta..

HombreRevenido dijo...

A lo mejor es una metáfora.

carmncitta dijo...

En un gimnasio? yo creo que no lo vende.

marmota dijo...

Leo, yo creo que ni para eso. Los tíos se pasan el rato respoplando y mirándose los bíceps.

Yandrak, qué dramático!! :D

dr0sn0j, lo tuyo es buena fe. :)

Una metáfora? Mmmmh...

Yo creo que no lo venderá. jajaja Ya os contaré.

Carabiru dijo...

Acabo de ver ésto en No puedo creer, y me he acordado de tí y tu colección de monjitas:

http://www.nopuedocreer.com/quelohayaninventado/10567/tumba-a-las-monjas/

Palomares dijo...

Qué grande.
Me recuerda a ese cuento tan triste de Hemingway:

For sale: baby shoes, never worn

marmota dijo...

Eso sí que es grande.

Gracias Carabiru!!!