miércoles, 10 de septiembre de 2008

Fin de verano


Con esta foto de Oliver Duch ilustraba ayer el Heraldo el inicio del curso escolar.

¿Dónde estoy? ¿Qué hago aquí? ¿Y ahora qué?

Un poquito así me siento yo ahora que llega septiembre, aunque a mí no me abraza nadie. Y no porque sufra por la "vuelta al cole", eso desde luego. Me muero de ganas de experimentar algún día qué es eso que llaman síndrome postvacacional. No, es porque este verano toca a su fin.

¿Quién lo iba a decir? Después de todo, creo que puedo admitir que estas últimas semanas no han estado nada mal.

12 comentarios:

RAZA BECARIA dijo...

Yo de pequeña no podía dormir el día antes de volver al cole de la emoción que tenía. Adoraba el cole. Con la universidad, en cambio, me pasa como a los niños de parbulitos que lloraban, babeaban y moqueaban en lo que era una triste fiesta de fluidos.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Criaturica mía, que no tiene ella a nadie que la abrace, con lo chiquitilla que es...

Muac, muac, muac...

El lunático Barry dijo...

Yo no puedo dormir por la vuelta al cole.

carmncitta dijo...

A mí de pequeña, la vuelta al cole me emocionaba. Nunca lloré por empezar las clases.

Y nada, sobre el verano, pfff...a mí estos dos meses se me han pasado volando...

echalotte dijo...

Hoy he escuchado en la radio a una madre llorosa por la vuelta al cole de sus hijos... Pero estaba triste porque su hija de 4 años había salido disparada a jugar con sus amigos, sin tan siquiera despedirse de ella. Me ha hecho reir.

drzito dijo...

Vena, no me diga. Seguro que puede encontrar un abrazo asi. Seguro.

coleto dijo...

Yo de pequeño disfrutaba tanto el verano como el curso asi que no me significaba ningún trauma.

Ahora ya de mayor, lo malo es que ya no tengo mi jornada reducidad de 7h, pero tengo ganas de que empiece el curso volver a las clases de teatro, reunir a los amigos que siempre andan por ahí desperdigados en el periodo estival...
Y el frío, eso si que me jode, que llegue el frío

Lo bueno que tiene mi pueblo es que las fiestas son ahora y son como la despedida del verano.

Lola dijo...

me acabo de enterar de que el lunes empiezo las clases... y yo haciendo planes como una idiota porque creía que empezaba el 23 ¬¬

ahora no me vendría mal un abrazo de esos como en la foto!

y me alegra leer que el verano no te ha ido tan mal :)

besos!

cabaret dijo...

ya se sabe... después de la tormenta la calma. Y ahora también lo bueno! el otoño aunque tenga poca luz, a veces ilumina lo mejor de todo.

besito!

Virginia dijo...

Muy interesante tu blog. Llegue de casualidad buscando cositas sobre Turquia en Google, y di con esto. Quiza pase mas seguido por aqui.

Saludos.

luciérnaga dijo...

Yo también me siento así en septiembre. Es una "vuelta a empezar". Empezar de cero un año nuevo..uuuff. Otra vez.

Me angustia cuando todavía quieres sentirte en verano, y ves los escaparates llenos de botas, abrigos y hojas caídas, llenos de cuadernos, carteras y uniformes de cole. ...

Pues yo pretendo seguir de tirantes, pantalones cortos y sandalias hasta que el cuerpo aguante (el frío, claro está ;-))
ea!

Besitos mil

jesus (of suburbia) dijo...

Pobrecilla, abandonar los brazos de su madre para entrar en el mundo cruel (perdón por el pesimismo). Yo a veces vuelvo a los brazos de mi madre, aún no me he acostumbrado al exterior.