domingo, 3 de agosto de 2008

Tokio Blues, al cine



Según contaba El País hace unos días, Tokio Blues va a tener su adaptación a la gran pantalla. La novela de Haruki Murakami, de la que ya hablamos hace tiempo, es el típico libro que a todo el mundo le encanta. En mi caso, desde luego, está entre mis favoritos.

Estas cosas siempre provocan sentimientos encontrados, ¿no creéis? Por un lado, apetece redescubrir esta historia. Por el otro, el riesgo de que la destrocen da miedo. Y siempre está esa sensación estúpida, pero que todos experimentamos alguna vez, de que eso que era tan especial para algunos de nosotros va a pasar a ser engullido por las masas, que no lo valorarán como se merece.

En cualquier caso, me pregunto si Tran Anh Hung será capaz de reproducir esa atmósfera melancólica que tienen las páginas. Lo veremos en 2010.

10 comentarios:

Mirko dijo...

Bienvenida. Un verdadero placer volver a leerte :-)

Y lo de Tokio Blues me temo que hay que tener mucho cuidado a la hora de afrontar la versión cinematográfica; todos tenemos en la cabeza nuestra propia versión, que irremediablemente será diferente en la gran pantalla. Siempre he defendido que el cine y los libros son dos mundos muy diferentes.
Por cierto, no lo he leído pero lo apunto.

Chorche dijo...

Re-Bienvenida :)
Murakami es único, y el cine seguro que no puede captar todos sus matices (y nosotros tampoco, que por algo no leemos en japonés)

Carabiru dijo...

Son los peligros de adaptar libros "de culto".
Es inevitable decepcionar porque cada uno tiene su propia película en la cabeza.

Bienvenida!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Algún día tendré que leer ese libro, del que tanto se habla.

Me alegro mucho de tu resucitación.

Manuman dijo...

Yo en principio me lo tomaría como una anécdota. No recuerdo ahora mismo película basada en un libro que lo haya superado, y si es así es porque el libro era bastante malo.

En cualquier caso, son cosas diferentes, lenguajes diferentes. Vamos, lo que siempre se dice, pero es que es verdad.

Lo que has conseguido es echarle un ojo al libro. Estoy ávido de lectura este verano.

Bienvenida de vuelta de donde quiera que hayas estado. Como ves, muchos te estábamos echando bastante de menos.

las ruvis dijo...

que vueno berte de nuebo!!!!

vienvenida a tu propio ogar ;)

i si, da miedito, pero hiremos a berla. a ber cuanto se pareze a nuestra pilicula mental

vesis, guapa

cabaret dijo...

Bienvenida princesita, porque seguro que ya te estás convirtiendo en princesita.
Yo aún no leí Tokio Blues y espero hacerlo antes de ver la peli. Te recomiendo Pájaro que da cuerda al mundo. Murakami es genial :)

besosss

Victoria dijo...

Sólo hay que pensar en Lo que el viento se llevó.

Fue un best-seller y ningún estudio se atrevía a adaptarlo al cine. Sin embargo, hoy es una de las mayores obras que se han hecho jamás para la gran pantalla. Y a muchos los ha animado a leer el libro.

Creo que acercar al gran público productos que a priori son para un target determinado, es un acierto. Lo ideal sería que todas las adaptaciones se realizasen con cuidado y pasión para que el resultado sea el mejor.

Un beso, Marta ;-)

maria dijo...

Todo pasa menos mal!
A mí Tokio blues me gustó mucho, fue el primer libro de Murakami que leí. Luego cometí el estúpido error de leer Al sur de la frontera al oeste del sol, y seguí con Sputnik mi amor, y los demás.
Es una especie de odio-amor a este hombrecillo, lo odiaba porque ninguno era tan bueno como Tokio Blues, pero no podía evitar engancharme a las historias tan melancólicas de sus libros.
Eso sí, si pudiese vovler a empezar no me leería su última obra de relatos... o seguramente sí.

coleto dijo...

Me alegro de verte de nuevo por aquí.

Tengo ganas de leerlo desde hace tiempo pero cada vez que voy a la biblioteca está pillado, a ver si la próxima vez hay más suerte...

En cuanto al paso de libros a cine el problema es que solo se habla de grandes libros pasado a películas entonces es normal que el nivel bajo pero nadie se acuerda de libros normalitos o mediocres que pasan a ser grandes películas.

De todas formas son dos lenguajes distintos cada una con sus virtudes. Una gran batalla no será lo mismo leerlo en un libro que verlo en una película y un pensamiento interior profundo no se describirá con la misma precisión en una peli que en un libro.

Para poner un ejemplo de una peli superior al libro (para mi gusto, of course) es El club de la lucha.