martes, 13 de mayo de 2008

Irena Sendler


Ayer, día de su muerte, muchos de nosotros leímos por primera vez el nombre de Irena Sendler. Arriesgando su vida, evitó que 2.500 niños judíos fueran trasladados a campos de concentración y, posiblemente, que la mayoría de ellos murieran. Joder, 2.500 niños. 2.500 personas que gracias a ella (y a los que la ayudaron) pudieron seguir viviendo.

Ah, y muchos de nosotros recordamos también por qué cuando nos enteramos de que Al Gore había recibido el premio Nobel de la Paz, pensamos que darle este galardón a alguien que había alcanzado una gran notoriedad en muy poco tiempo gracias a un tema tremendamente mediatizado podía no ser la mejor decisión.

Información en El País.
Reportaje de julio de 2007 en El Mundo.

7 comentarios:

Oscar Daniel dijo...

y cuántos más que hacen labor lejos de los reflectores, en silencio, sin esperar nada a cambio? pero bueno, el asunto no es mirarlos a ellos, reconocerlos a ellos (quizá no lo necesiten), sino mirar hacia uno mismo. qué estoy haciendo yo (que parece que a veces ni una sonrisa puedo ofrecer)?
ok, soy un cabrón de primera, lo reconozco, pero si pudiera hacer feliz (o por lo menos hacerle el día menos pesado) a una persona, creo que con eso tendría justificada mi existencia. al menos por hoy. no?

Emilio dijo...

No conocía ese nombre ni su historia. Dos mil quinientas personas son casi todas las que murieron el 11S, . No sé que tipo de reconocimientos oficiales se le dieron en vida a esta mujer, espero que no vengan ahora a título póstumo como siempre.Sin embargo, no creo que el premio a Al Gore ( y al IPCC) esté mal dado. Me parece genial que se lo hayan dado a él, y yo no me considero mediatizado por su documental ni por creer en el cambio climático.

marmota dijo...

A mí no me parece mal que se premie a Al Gore, pero sí que creo que su trayectoria en este campo es todavía demasiado breve como para recibir un galardón de esta envergadura, y que este es un tema demasiado mediatizado últimamente (independientemente de lo que tú o yo pensemos sobre el cambio climático) como para poder verlo con la necesaria objetividad.

Oscar Daniel dijo...

lo de al gore es lo de menos, repito, lo que importa es lo que nosotros hagamos.
esos tipos tienen su propia manera de hacerse notar y la verdad, al gore apostó pot la cosa mediática y ese es su roblema. lo realmente importante es lo que haga cada uno de nosotros, sin importar los reconocimientos. eso creo yo.

illeR dijo...

No tenia ni idea, es impresionante lo de esta mujer :O

Expediente X dijo...

A veces me pregunto si se dan los premios a todo el que se lo merece, no se dejarán a muchos merecedores por el camino...
Un beso, Marta, y gracias por informarnos de lo que se informa con tanta expansión.

carmncitta dijo...

debatimos en clase de historia de la enfermería si esta gran mujer fue enfermera o trabajadora social. Estuvimos leyendo la prensa esos días y no pudimos averiguarlo ya que en cada sitio decía una cosa distinta...

Se merecía el nobel.

Te suena Elisabeth Eidenbenz??? Fue una maestra que organizó una maternidad en un pueblo de francia, Elna, y logró salvar a unos 600 niños durante la 2nguerra mundial. Una crack també.