lunes, 21 de abril de 2008

Un buen día para ir de compras

¡Pero cómo me gustan las leyendas urbanas! Ayer recibí un mail de la querida Victoria* (después de Vitibel y Miss Sinner, también me acostumbraré a esto), a la que aunque no lo parezca sigo leyendo siempre, en el que me informaba (sólo por si acaso), de este correo que había recibido:

Ayer una de mis compañeras iba en el tren con otras cuatro chicas y se les acercó un hombre con acento árabe, y les dijo que lo del 11-M no es nada con lo que va a ocurrir. Que van a correr ríos de sangre todavía. Que tuvieran cuidado el 21 de abril en los centros comerciales.

Y sigue, pero ya os hacéis a la idea.

Bueno, esta misma historia la podéis encontrar en recopilaciones de leyendas urbanas, porque va circulando por diferentes países y con distintas, pero similares, formas. Vamos, que no es cierta.

El caso es que esta mañana he ido al gimnasio y, ¿qué he escuchado en el vestuario? ¡El mismo cuento! ¡Con el aliciente añadido de que la chica aseguraba que le había pasado a la amiga de una amiga suya! Y, de verdad, no es que me guste meterme en conversaciones ajenas, pero la pobre parecía estar realmente preocupada, así que al final le he contado lo mismo que os estoy contando a vosotros aquí.

Así que si os queréis ir de compras, ya sabéis: hoy es el mejor día. Es posible que las tiendas estén vacías y tengáis todo para vosotros. Yo pretendía hacerlo, aunque la lluvia me ha desanimado. Quizá más tarde.

*Por cierto, Victoria se ha tomado la molestia de borrar los mails y poner los destinatarios ocultos antes de mandar el correo. Haced lo mismo si reenviáis mails, por favor.

8 comentarios:

Victoria dijo...

Me parece muy cruel que se juegue con cosas así. Los atentados son algo muy serio y la verdad es que sí que me preocupé. El correo me llegó de alguien de quien no recibo nunca cosas de éstas y me dejó intranquila. Lo reenvié como tú dices (para evitar el efecto spam lo hago desde que me pasó la otra vez) dos veces, porque me llegó a otra cuenta que apenas uso y me lo tuve que mandar a mí misma para hacerlo llegar a más gente.

En fin, me la apunto como leyenda urbana para el futuro.

Un beso, Marmota.

P.D.: Aunque no lo parezca, yo también me paso. Algunas veces no hay tiempo para decir nada :-(

Juan Rodríguez Millán dijo...

Por lo visto, la gente ya pasa de todo y no respeta nada. Nada, ya que hemos sobrevivido a la tragedia del 21 de abril habrá que dar gracias... Qué poca inteligencia tiene el personal, de verdad...

Yo a quien dijera cosas así les metía un paquete descomunal. En Estados Unidos lo harían. Todavía me acuerdo de aquella tipa que bromeó en un avión poco después del 11-S diciendo que tenía una bomba. La detuvieron, por supuesto.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Me parece extraña esa credulidad en Victoria. Ay que ver... ¡con lo crítica que es para otras cositas! Jo, jo, jo... Tiene su gracia esta muchacha, que ahora por cierto se hace llamar Victoria, después de la que me montó una vez por mencionar ese nombre. Manda huevos.

Así que Vitibel, Miss Sinner y Victoria son aficionadas a eso de los correítos encadenados, vaya por dios.

Aquí os dejo una página que seguramente conozcáis, y si no fuera así ya tardáis:

http://www.rompecadenas.com.ar/

Sitos miles.

marmota dijo...

Ah, sí, incluso citan esta historia, con fecha del 21 de abril de ¡2004!:
http://www.rompecadenas.com.ar/hoaxes/terrorista.htm

De todas formas, no os lleveis mucho las manos a la cabeza cada vez que alguien se invente una historia sobre temas delicados, tipo terrorismo, niños con cáncer o lo que sea, porque os darán calambres en los brazos.

Y si teneis dudas y quereis mandarlo, borrad los destinatarios como hizo Victoria, aunque sea coñazo!!! En serio, que estoy harta de que me llegue publicidad para alargarme el pene!

Victoria dijo...

No creo que haga falta ninguna aclaración más, pero si me permites, Marmota, contestaré a Leónidas por alusiones ya que parece necesitar explicaciones complementarias.

En primer lugar, me alegro de que nadie te haya engañado jamás. Creo que podrás pasar a la Historia como el hombre que más de vuelta de todo estuvo desde que nació. Empieza a tramitar para que te hagan una estatua en tu pueblo que rece "todo lo hizo bien".

En segundo lugar, podría comprender que te rieras de mí (otra vez) si te hubieses visto afectado por el correo, pero teniendo en cuenta que ni te va ni te viene, la mofa sobre mi incredulidad está de más. Afortunadamente, como te quedó claro en su día que no tienes nada que hacer conmigo, no me llegará ningún lloroso correo tuyo pidiéndome perdón.

En tercer lugar, yo no monté nada. Me parece una perogrullada, pero por lo visto hay que explicarlo. Cuando una persona utiliza un pseudónimo es por un motivo. No me apetece explicar las razones que tenía para utilizar (uno, dos o los que hayan sido y sean) apodos, pero si una persona no desea hacer público su nombre en un momento determinado me parece correcto respetarlo. Es esa persona y no otra quien tiene derecho a decidir cuándo y cómo dejar de utilizarlo. Sólo personas indiscretas y desconsideradas lo desvelarían sin su consentimiento.

Y en cuarto lugar, "esas" que mencionas son una sola persona: Yo. No me gustan las cadenas, las detesto por todo lo que significan de mentiras, publicidad y apocalipsis, y todo lo que me parece que responde a una cadena lo elimino. Sin embargo, en mi desconocimiento se me puede colar algo que me alarme y en ese momento de incertidumbre avisar del tema a la gente que, en mayor o menor medida, me importa (evitando engordar el spam tomando las medidas que ha mencionado Marmota). En cambio, se me pasó enviar algo que sí era real porque lo tomé por un montaje-cadena (las famosas fotos de los chicos de NNGG del PP torturando gatos). Las desventajas de no ser infalible.

Por último, no me sorprende que después de mucho tiempo sin aparecer por aquí hayas comentado porque cuando se trata de reírse de alguien eres muy rápido, pero por razones que desconozco acudes como llamado por un campano si se trata de mofarse de mí. No tengas reparos en dirigirte a mí directamente, sin utilizar la tercera persona, que parece que te dé miedo. Como habrás podido ver yo lo hago sin problema. Sin embargo, te agradecería que en el futuro procurases no mencionarme para evitar este tipo de situaciones de respuestas y aclaraciones.

Siento la extensión, pero las explicaciones sintéticas no son lo mío. No me gusta dar pie a equívocos por ser demasiado escueta.

Disculpas, Marmota.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Pero mira que eres arisca y que tienes poco sentido del humor, Victoria.

No iba con mala uva mi comentario, cosita linda, pedacito de cielo, pequeño azucarillo. Lamento que te hayas enojado, aunque ya sé cómo las gastas y debí habérmelo esperado. Venga, una sonrisa para tito Leo, que te pones feísima cuando te enfadas.

Ah, y a mí me engañan como al que más.

(El mal genio de esta chica me pone de un caliente...)

Bedawana dijo...

No sé cómo la gente se traga esos cuentos... yo, en cuanto veo un Forward de esos en el correo, lo borro automáticamente. O son power points de los que de la mayoría no se libra ninguno, o son historias como esa que cuentas. Creo que un día mandaré un mail conjunto suplicando a la gente q por favor no me mande más esas chorradas... ;b

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Es inútil, Bedawana, no hacen ni caso, yo ya lo he probado todo. Lo único que puedes conseguir con eso es que reenvíen tu correo a todos sus contactos.

No hay escapatoria.Claro que siempre queda tomártelo con humor y burlarte de ellos. No sirve para nada, pero desahoga. He aquí un ejemplo:

http://diariodeuncabezadechorlito.blogspot.com/2007/01/advertencia-urgente-sobre-nuevo-virus.html