sábado, 29 de marzo de 2008

Un buen chico

No le importan tus taras, dice. Qué majo.