sábado, 22 de marzo de 2008

Huesitos



En la imagen tenéis un ejemplo de lo que se puede contemplar en el osario Sedlec de Kutná Hora. Se trata de un antiguo monasterio, situado en medio de un cementerio, decorado con los restos de los 40.000 cadáveres -¡o más!- que se apilaban en la cripta cuando la familia Schwarzenberg lo compró en 1870.

No he visto cosa igual en toda mi vida. Hay montañas de huesos, escudos hechos con huesos, guirnaldas de huesos, una enorme lámpara-candelabro compuesta por un montón de huesos... En el papelito que daban a los visitantes aludían a historias rollo "memento mori", todos somos iguales ante la muerte y demás. Yo sospecho que lo que pasó en realidad es que en su momento les hizo mucha gracia todo el asunto, y luego se buscaron la justificación. Ya os digo que los checos parecen ser muy peculiares para estas cosas...

4 comentarios:

Expediente X dijo...

Que bueno, de vuelta, Marta, por aquí, ya veo, huesitos, pero no de esos de los que se comen, de chocolate, je, je, sino de los que tenemos todos los seres humanos, ja, ja. Un beso de regreso de Javi.

El lunático Barry dijo...

Bonito sitio par un gótico/a. Pero la verdad es que impresiona.

El maquinista dijo...

wellcome

Mirko dijo...

Kutna Hora, un sitio genial. Nosotros nos colamos a última hora mezclados con un grupo de turistas :-P
Es un sitio muy curioso..patrimonio de la humanidad, por cierto.
http://www.flickr.com/photos/mirkocano/2244430481/
;-)