jueves, 28 de febrero de 2008

The China Experience


He pasado más de 24 horas seguidas entre taxis, aviones, aeropuertos y autobuses. He regateado en los bazares de Yuyuan, y me he quedado con la sensación de haber sido timada aún después de haber conseguido bajar el precio inicial a su sexta parte. He disfrutado entre la muchedumbre de la Fiesta de las Linternas. He visto a yayos haciendo taichi en la calle con un radiocassette en el suelo. Me han hecho fotos con chinos y he cogido a sus bebés en brazos para la imagen, al más puro estilo Mickey Mouse en Disneylandia. He ido a que me hicieran masajes en pies y espalda, y me los han hecho incluso en la peluquería. He comido perro. Y he aprendido a comerlo con palillos (bueno... más o menos). He subido al metro en hora punta, y he sido empujada por los "empujadores", que se encargan de apretujar a la gente del vagón antes de cerrar las puertas. He cantado en el karaoke, en nuestro cuartito privado con bebidas y todo. He visto cómo la gente tocaba todos los objetos de un museo junto a grandes carteles en los que se leía "Don't touch!". He intentado, normalmente sin éxito, hacerme entender por los nativos. He recorrido 30 kilómetros en 8 minutos a 400 kilómetros por hora, a bordo del Maglev. He comprado un abrigo a medida en el Mercado de las Telas. He husmeado en los puestos de comida de Qibao, aunque no me he atrevido a probar casi nada. He intentado desesperadamente beber agua fría en varios restaurantes. He visto enormes rascacielos parecer muy pequeños desde el piso 88 de la torre Jin Mao. Me he perdido en la Plaza del Pueblo buscando la calle Nanjing (¡aunque sólo el primer día!). He sufrido auténtico terror al tener que cruzar la calzada en medio del tráfico descontrolado y caótico. He navegado por los bonitos canales de Zhouzhuang, y he visto las pagodas a escala y los bucólicos jardines de Hangzhou. Me he abstenido de rezar al Buda de Jade y de tirar monedas en el templo de Jing'an. He acariciado las telas de los preciosos qipao de seda de la Concesión Francesa y he resistido la tentación de encargar uno. Me he maravillado por la China de contrastes que representa Shanghai.

No sé, creo que ha merecido la pena.

15 comentarios:

Diom dijo...

Ola! Soy brasileño y no hablo mucho de español, pero lo comprendo bien. Las cosas que escribes me encantam.

Mirko dijo...

Qué envidia,eso sí que es un viaje y no los míos :-)
Es curioso que tenga muchas cosas en común con Japón (los apretujadores, el karaoke,etc)
Yo no hubiera comido perro, aj :-S

Miss Sinner dijo...

Me alegra que sientas eso. No es muy común creer que un viaje a un sitio lejano y exótico como lo es China para nosotros valga la pena.

Bienvenida a casa ;-)

Por cierto... ¿A qué sabe?

marmota dijo...

Mmmmh... Conejo, supongo. No es más que carne, a mí la única comida que de verdad me da reparo son los insectos y cosas así.

cabaret dijo...

guauuu ! quenvidia más grande. Algún día también yo seré capaz de hacer uno de esos viajes en los que estás más de ocho horas en el avión.
Sin duda compensa!

Un beso y pon fotos!

Manuman dijo...

¿Pero has averiguado dónde están esas fábricas donde confeccionan tooodos los cacharros en los que pone "Made in China"?

Bromas aparte, bienllegada, y como dice cabaret, hazte un set en flickr, anda...

GUIZMO dijo...

Y también has dejado a china sin existencias de "Pashminas" durante una temporada...
Próxima parada: Praga. ¡Yuuhuuu!

Ludwig Constantine dijo...

Joder, qué envidia (bueno, lo de las 24 horas de viaje no tanto). ¿Tan malo es el tráfico allí? porque un amigo que fue hace un par de años dice que no ha pasado más miedo en su vida.

Miguel Daza dijo...

Bienvenida a casa, a poner fotitos en flickr. Saludos.

coleto dijo...

Joder que envidia. A ver cuando hago yo un viajecito de eso.

Bienvenida de nuevo por aquí, se te echaba de menos

Anónimo dijo...

Yo me como antes un hombre que un perro,creeme,no se como te has podido comer un pobre can.

http://es.youtube.com/watch?v=SoXwzb-SrnI

Lo dijo...

Pues que guay :) Seguro que has hecho fotos muy chulas y el viaje no se te olvida

De todas formnas, bienvenida :)

muchos besos marmotilla!

Manuman dijo...

Yo esta tarde me voy a China, en mis vacaciones intermitentes. Como los Klamstein:

http://es.youtube.com/watch?v=UU-6NyiFg_Y

marmota dijo...

El tráfico es horrible!! Nunca he visto cosa igual. Todo el mundo se salta todo, los coches no frenan, sólo te esquivan, van pitando todo el rato para no chocar... ¡horrible!

Anónimo, los pollitos, terneritos, conejitos y cochinitos son tan monos, y te miran con esos ojitos... Supongo que no te comerás a ninguno de esos tampoco, ¿verdad?

El lunático Barry dijo...

¿Crees que ha merecido la pena?, ja,ja,ja, viajar siempre merece la pena. :P