domingo, 13 de enero de 2008

Propósitos de mediados de enero



Ni propósitos de año nuevo, ni nada. A 13 de enero. No me va mucho eso de replantearme la vida con el cambio de calendario, porque no suele servir absolutamente de nada, pero voy a hacer una excepción. Pequeña y poco ambiciosa, eso sí.

No voy a exigirme estudiar francés después de cada clase, ni no dejar pasar una semana sin ir al gimnasio, ni encontrar el trabajo de mis sueños ni, por supuesto, ser una persona maravillosa y estupendísima. No, todo eso es demasiado y es casi seguro que no lo cumpliré.

En lugar de eso, tres objetivos tontorrones que no deberían de ser muy difíciles. Y así, llegar al próximo enero con los deberes cumplidos.
  1. Usar de una vez todos esos zapatos que me compro porque son preciosos y nunca me pongo porque las botas y las deportivas andrajosas son mucho más cómodas. Venga, un pequeño sacrificio, que las bailarinas nuevas nunca se ablandarán si no les doy la oportunidad.

  2. Ponerme la crema de la cara. ¿Por qué me da tanta pereza? ¡Así claro que siempre está roja y seca!

  3. Prestarle atención al blog. En las últimas semanas lo he descuidado un poco, primero por falta de tiempo y luego por falta de ganas, pero la verdad es que me gusta mantenerlo, me entretiene y me relaja. Ah, y no pasarme con la categoría "Días tontos", que últimamente ha habido demasiados.

Ya está. Y todo lo demás, bienvenido sea.

14 comentarios:

Miss Sinner dijo...

Es buena idea que sean propósitos a corto plazo. Es más fácil conseguirlo y eso da confianza.

Un beso ;-)

Carabiru dijo...

Coincido con Sinner.
Jejejej, suerte con ellos!!

Por cierto, casi me compro las bailarinas negras de la izquierda, jejejeje.

Cabaret dijo...

Si cada una de esas cosas consigues incorporarlas a tu rutina, lo habrás conseguido! Una vez me dijeron que si eres capaz de hacer cinco días seguidos algo nuevo habrás acostumbrado al cuerpo a ello. asi que ánimo!

Anónimo dijo...

Con lo que cuesta ser feliz con bien poco. No te entiendo.. parecias diferente. Bueno, Feliz año y todo eso, mañica pomposa.
Ah! sigue comprando ropa ;)
Feliz como el sol que enciende el cielo. un admirador blogero.

Expediente X dijo...

Ese tercer último objetivo "tontorrón", lo agradecemos, por lo menos yo, y no digo que no prestes atención al blog, pero si es mejorable, ¿por qué no?, te espera, Javi, siempre por aquí, y a ver si así visitas mi tal vez un blog más.

Esther dijo...

también tendré que plantearme propósitos a corto plazo como tú... buena idea! besineees

Ana arándanos dijo...

Estoy contigo en lo de los zapatos. Yo lo de la crema lo llevo bastante al dia, aunque deberia vovler a darme una mascarilla para el pelo porque hace por lo menos un semestre que no me la doy.

Lo del gimnasio... otro año.

mirna la ladrona dijo...

Bonitos zapatos, a ver cuando caminas con algunos de ellos, domótica.
Por el resto poco que decir, que es una pereza tener que andar dándose cremas y que los días tontos pasen a un mejor día

Mirko dijo...

Te faltan unos Manolos ;-)
¿Algún fetichista en la sala?

Lo dijo...

muy bien que me parece :)

yo sólo me he propuesto levantarme cuando suene el despertador y hasta ahora lo estoy cumpliendo ;)

muchos besos marmotilla!!

lacaja31 dijo...

Di que si!!! aunque con lo de ponerte crema en la cara me has recordado que me tengo que afeitar...

Me has recordado una cita: La mejor manera de no tropezar es dando pequeños pasos. (supongo que anónima)

Adelante!!!

lalalá... dijo...

yo no suelo hacer propósitos para un mes o para un año. yo todos los días me propongo cosas
a veces las cumplo a veces no, pero igual que decido hacerlo decido no hacerlo

qué desasosiego!

qué zapatos tan bonitos!

besetee

marmota dijo...

Puah, acabo de empezar y ya los estoy incumpliendo! :)

Ah! dijo...

Yo tampoco hago propósitos a largo plazo así que me apunto a los tuyos, aunque mucho me temo que hasta estos me serán difíciles de cumplir.
Un saludo.