viernes, 31 de agosto de 2007

Un buzo enigmático

Mi ordenador ha fallecido y no puedo actualizar esto todo lo que me gustaría. Por eso, hoy me limitaré a mostraros una de las estupendas fotografías del zaragozano José Antonio (karto y yo) y a invitaros a descubrir más en su galería de flickr.

Podría pasarme horas mirando sus imágenes, porque son fascinantes.


BlogDay 2007

Blog Day 2007

Hoy es el BlogDay. Se celebra comentando cinco blogs -o algo así-, pero yo ya lo hice hace unos días y no me apetece repetirlo tan pronto. Esa es también la razón por la que, de momento, no voy a continuar el meme al que me ha invitado Sandra, pero que quede claro que le agradezco mucho que se haya acordado de mí (¡gracias!).

Mis cinco Premios Marmota están aquí.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Compis de piso (II): Tokio blues



Os hablaba aquí de las cosas que tiene la convivencia y las rarezas que salen a la luz cuando compartes piso. En realidad, todo eso venía a cuento de un fragmento de "Tokio blues" que me hizo mucha gracia, porque me sentí muy identificada. No diré por qué, porque no querría que nadie llegase hasta aquí y se sintiera ofendido, pero los que me conocen bien ya sabrán a qué me refiero.

Por cierto, estas líneas no son muy representativas de la preciosa novela de Haruki Murakami, que está más llena de melancolía que de otra cosa. Vamos, que os la recomiendo, pero no esperéis partiros de risa con ella.

Mi habitación, por el contrario, estaba limpia como una patena. No había ni una mota de polvo en el suelo, ni vaho que empañara el cristal de las ventanas; los futones se tendían al sol una vez por semana, los lápices estaban colocados dentro de su bote, las cortinas se lavaban cada mes. Y es que mi compañero de habitación era patológicamente limpio. En una ocasión les conté a los chicos de las otras habitaciones: "El tío incluso lava las cortinas", pero no me creyeron. Nadie sabía que las cortinas tuvieran que lavarse de vez en cuando. Todos pensaban que era algo que siempre había colgado de las ventanas.

(...)

De nuestra pared colgaba la imagen de un canal de Amsterdam. Cuando intenté pegar el póster de una mujer desnuda colgando de la pared, mi compañero me espetó: "Wat-wat-anabe. A mí, no me gus-gustan esas co-cosas", lo arrancó y pegó el póster del canal. Puesto que yo no suspiraba por tener una mujer desnuda colgando de la pared, no protesté. Todos los que venían a nuestra habitación decían: "¿Pero esto qué es?". Alguna vez comenté: "Tropa-de-Asalto se masturba mirándolo". Fue una broma, pero todos lo creyeron.


(...)

Tropa-de-Asalto estudiaba geografía en una universidad pública.

-Es-estoy estudiando ma-mapas -me dijo cuando nos conocimos.

-¿Te gustan los mapas? -le pregunté.

-Sí. Cuando acabe la universidad quiero entrar en el Instituto Nacional de Geografía y hacer ma-mapas.

Me admiró la gran diversidad de deseos y objetivos que pretende alcanzar el ser humano. Era una de las primeras cosas que me habían sorprendido al llegar a Tokio. Si no hubiera algunas personas -no hace falta que sean muchas- que se interesan, apasionan incluso, por la cartografía, tendríamos un serio problema. Pero me extrañaba que alguien que tartamudeaba cada vez que pronunciaba la palabra "mapa" quisiera entrar en el Instituto Nacional de geografía. A veces tartamudeaba y a veces no, pero cuando se trataba de la palabra "mapa" tartamudeaba el cien por cien de las veces.

-¿Qué es-estudias? -me preguntó.

-Teatro -le respondí.

-¿Haces teatro?

-No. Se trata de leer obras de teatro, de investigar. Ya sabes, Racine, Ionesco, Shakespeare...

Repuso que, aparte de Shakespeare, no había oído hablar jamás de los otros autores. Yo apenas los conocía, pero figuraban en el índice de materias del curso.

-Bu-bueno, sea como sea, eso es lo que te gusta -dijo.

-No especialmente -repuse.

Esta respuesta lo desconcertó. Y cuando se desconcertaba su tartamudeo se agravaba. Me sentí culpable.

-Me daba igual una cosa que otra -le expliqué-. Etnología, historia de Asia... Al final elegí teatro un poco por casualidad.

Por supuesto, no era ése el tipo de explicación que podía convencerlo.

-No lo en-entiendo. -Puso cara de no entender nada-. En mi ca-caso, me gustan los ma-mapas, y por eso estudio ma-mapas. Por eso, he en-entrado en una universidad de Tokio, y mis padres me envían di-dinero. Pero tú dices que a ti no te pa-pasa lo mismo que a mí...

Su argumento era más lógico que el mío, así que desistí de seguir dándole explicaciones.

martes, 28 de agosto de 2007

Compis de piso


El mundo de los compañeros de piso no tiene límites. Cualquiera que haya compartido vivienda con alguien sabrá que es en esta situación cuando más puedes llegar a sorprenderte de la diversidad del ser humano (y de sus interminables rarezas). Yo he tenido unos cuantos, pero no diré sus nombres. Nunca se sabe quién puede llegar a leer esto, y no me apetece airear las intimidades de nadie.

A resultó ser una estafadora. No acabamos bien.

B dejaba siempre su ropa interior sucia encima de la radio del baño, después de pegarse una hora ahí encerrada. Yo no podía soportarlo.

C, en Alemania, desayunaba en calzoncillos mientras yo lo hacía con abrigo. Es curioso lo que puede llegar a variar la percepción de la temperatura. Acabó dejando el piso para irse a vivir a una casa alejada del centro, y empezó a cultivar hortalizas.

D era estupenda, pero podría haber llegado a matarla para recuperar el teléfono.

E me preguntó una vez si maquillarse dolía. Se ve que las chinas más conservadoras no se pintan los ojos. Cocinaba genial, y yo siempre me sentí mal por no poder corresponder a sus platos con buena comida española.

F era un sol. Hacía todo lo posible por integrarse, pero se notaba que en su país no estaban muy acostumbrados al contacto físico, y se ponía tenso cada vez que le tocaba.

G dejaba siempre los restos de comida en el salón. A nadie le habría importado si no hubiera sido por las cucarachas.

H estaba convencida de que alguien le robaba las galletas. Y los salva-slips. Ninguna de las dos cosas era cierta.

I estaba licenciado en Derecho, pero lo dejó todo para estudiar batería.

J iba a todas partes en patines y prefería no hablar francés, aunque fuese su lengua materna.

A K, también francesa, eso la sacaba de quicio. Por cierto, era muy dulce y muy simpática, y ahora caigo en que la echo de menos.

Con L acabé mal, a pesar de todo lo que me alegré de que viniera a vivir con nosotros. Llegué a estar muy enfadada con él, pero ahora ya no tiene importancia.

M era de Hamburgo y tenía el estómago delicado. Nos llevábamos bien, pero no volvimos a saber de ella.

N era italiana e hiperactiva -en el mejor sentido de la palabra-. Me gustaría haberla conocido mejor.

Ñ era polaca. Sin papeles y sin hablar español, consiguió trabajo de camarera en una discoteca en tan solo una semana. Cuando enfermé de neumonía me dijo que me tendría que aguantar porque todos los demás fumaban, y no me sentó muy bien.

Con O, checa, compartía habitación -Londres es carísimo-, pero nunca fue un problema. Adoraba la escalada y la ciencia-ficción, y no habría visto "Alien" de no ser por ella.

P era masajista y estaba -o había estado- liada con mi profesor de inglés. Siempre me resultó extraño verlo con ella en el salón.

Q era una de esas personas que prefiere dejar notitas antes que decir las cosas a la cara.

R se ponía muy nerviosa si alguien descolgaba sus cosas del tendedor y no las plegaba. A veces se enfadaba y nadie sabía por qué.

S, mi vecina de la residencia, llamaba a mi puerta indignada cada vez que intentaba ver una peli, poner música o hacer ejercicios de "listening" de inglés. Luego hacía "fiestas de pijama" ruidosas en su dormitorio.

T era muy majo, y la persona más irresponsable que he conocido. Con 19 años y todavía en el instituto, nunca entendí muy bien por qué su madre le dejaba vivir solo.

U nos pegaba unas palizas al Trivial tremedas, pero cuando le tocaba bajar la basura o cualquier otra cosa de la casa, fingía que no se había enterado por sus problemas con el idioma.

V desayunaba zombi todos los días y guardaba el bote de Cola Cao en la nevera.

Y aún me dejo a alguno.

Esto iba a ser sólo una introducción, pero ha quedado mucho más largo de lo que esperaba, así que el resto tendrá que esperar. ¿Quién iba a pensar que -durante más o menos tiempo- he llegado a vivir con tanta gente? Ah, yo también tengo mis excentricidades, no creáis que no lo sé. Pero esas, mejor que las cuenten otros.

domingo, 26 de agosto de 2007

Salgo en el Heraldo (y me hace mucha ilusión)

Hoy aparece mi blog en la sección "Cosas de blogueros", del periodista Sergio del Molino, que se publica los domingos en el Heraldo de Aragón. Aunque hable de raros -¿rara yo?- la verdad es que me hace muchísima ilusión. La web del diario no lo recoge, y yo acabo de volver del trabajo y estoy demasiado cansada como para copiar el artículo entero, así que os lo dejo aquí mutilado. Intentaré completarlo o escanearlo en otro momento.

"Todos somos muy raros, sobre todo tú"

A veces, no hace falta salir de casa para rebozarse en excentricidad: la familia -bien lo sabía Fellini- es una inagotable fuente de rarezas y disparates. En su defecto, los que vivan solos o asfixiados por una bostezante mediocridad siempre pueden recorrer las tascas de su ciudad en busca de los clásicos bufones de barra o pueden interesarse por la vida de sus compañeros de trabajo, seguro que alguno tiene una filia obsesiva y cómica. Busque, compare, comente: hace tiempo que los "frikis" salieron del armario (hasta tienen su "día del orgullo") y desfilan por la calle con gran desparpajo. Pero, si pese a sus rastreos no logra dar con ningún ejemplar interesante en su familia o en su entorno, no se preocupe, pues siempre le quedará Internet, refugio y altavoz de todos los raros que en el mundo han sido.

Aquí van algunos botones de muestra cogidos al vuelo sin salir de los lindes de Aragón.

(...)

De noticias curiosas, que van de lo tierno a lo bizarro, está llena también la bitácora de Marta, El Sueño de la Marmota. Un reciente "post" resume bastante bien el espíritu que anima a los blogueros que, como ella, rastrean y comentan piezas insólitas: "Me gusta ver cómo te detienes donde los demás pasamos de largo".

(...)

Quizá no sean para todos los públicos. Quizá usted y yo no sepamos de qué están hablando, pero se nota que ellos disfrutan un montón.

Editado 27.08.07: Javier Gómez (Rivera) ha escaneado el artículo (¡muchísimas gracias!). Pinchad para ampliar.

viernes, 24 de agosto de 2007

Reflexiones de finales de agosto


"Más raro fue aquel verano que no paró de nevar", cantaba Sabina, y este verano ha sido raro, muy frío unos días, muy caluroso otros. De hecho, ahora tengo el salón lleno de nieve (artificial, no preguntéis) y estoy sudando.

Se acaba agosto y, con mi permanente temporalidad, me planteo qué hacer los próximos meses, sabiendo que nada será del todo seguro. El doctorado está dejando de ser una opción, por lo menos de momento, y busco planes que me interesen. Creo que volveré a intentarlo con el francés e intentaré sacar de una vez el último curso de alemán. Filosofía y Letras tiene cosillas que me atraen, pero el horario cambiante del trabajo lo complica todo un poco.

Mientras tanto, sigo yendo al gimnasio (tres semanas sin desanimarme) y le doy vueltas a un par de proyectos de los que prefiero no hablar aquí. Tengo poco tiempo y pocas ideas para el blog -esta entrada lo demuestra- y espero que sea sólo algo pasajero.

Ya veremos cuántos de estos pensamientos llegan a algún sitio. Para mí tiene más fuerza el principio de septiembre que el de enero, así que habrá que intentar aprovecharlo.

miércoles, 22 de agosto de 2007

Zaragoza y el agua del grifo

Esta noticia ya lleva días coleando. Estados Unidos, líder mundial en consumo de agua embotellada, se está empezando a manifestar a favor del grifo de toda la vida. Algunas asociaciones, políticos y medios de comunicación animan a prescindir de lo que consideran un lujo innecesario y contaminante, ya que la red pública garantiza la calidad del suministro. Esto, por supuesto, debería ser aplicable a cualquier otro país desarrollado.

En teoría tienen toda la razón. Según los datos del sector que recoge ADN, "España ocupa el noveno lugar en el ránking mundial de consumo de agua embotellada", y "el quinto si se cuenta el número de litros por persona y año". Qué vergüenza y qué despilfarro, si podemos beber cómodamente lo que sale del grifo.

Y una mierda.

No sé qué tal estaréis en otras ciudades (bueno, en Barcelona sé que no muy bien), pero para beberse el agua de Zaragoza hay que tener bastante voluntad. Ya me gustaría a mí no gastar dinero en botellas que hay que cargar hasta casa y luego llevar al contenedor cuando están vacías, pero no es tan fácil.

Interviú publica esta semana los resultados de un informe llevado a cabo en doce capitales en el que la capital aragonesa sale muy mal parada, ya que se supera el nivel máximo de trihalometanos (THM) que marca la Unión Europea. Digan lo que digan, y aunque no esté demostrado que los THM provoquen cáncer, estas cosas no resultan muy agradables. Pero, más allá de eso, el caso es que el agua de la ciudad sabe fatal.

No quiero entrar a valorar las posibles soluciones, porque el inevitable tema del embalse de Yesa es bastante espinoso, pero resulta muy lamentable que sea tan asqueroso beber del grifo en una ciudad que va a acoger una Exposición Internacional sobre agua y desarrollo sostenible en menos de un año. Algo habrá que hacer y, hasta entonces, que no nos pidan que prescindamos del agua embotellada, porque resulta que no la compramos sólo porque en la etiqueta haya dibujitos de manantiales.

jueves, 16 de agosto de 2007

Premios Marmota

Como orgullosa ganadora de un Sinner (¡gracias!), hoy me dispongo a hacer entrega de los Premios Marmota. Se supone que los elegidos deben seguir la tradición y elegir, a su vez, a sus cinco premiados. Miss Sinner insistió en que no pretendía obligar a nadie a seguir la cadenita y yo no voy a ser menos pero, eso sí, no voy a dejar de hacer mi pequeña contribución a este meme y, de paso, dar a conocer un poquito más algunos buenos blogs.


El primer Marmota es para Cinegoza. Ya sabéis que a menudo me quejo de lo pobre que es la situación del cine en Zaragoza. Pues bien, Luis Antonio -que, dicho sea de paso, sabe de esto muchísimo más que yo-, nos informa exhaustivamente de todo lo que se cuece por aquí. Habla de festivales, ciclos y proyecciones, sin dejar de opinar sobre cualquier cosa relevante del panorama cinematográfico. Y, a pesar de ser muy crítico con las carencias de la ciudad, consigue que no perdamos la esperanza y veamos que, en realidad, aquí hay muchas maneras de disfrutar del cine.


El segundo Marmota es para Today your blog, tomorrow the world, aunque ahora esté tomándose unas vacaciones. Ana es ingeniosa, divertida y escribe muy bien, pero la principal razón por la que quiero que esté en esta lista es por ser la impulsora del concurso de microrrelatos. Gracias a ella hemos leído buenas historias, nos hemos animado a escribir y, sobre todo, lo hemos pasado bien. Esperemos que no lo deje.


El tercer Marmota es para Sólo sobrevivió la polilla. Guizmo escribe poemas, nos muestra cosas curiosas y comparte con nosotros todo lo que le llama la atención. Además, sus fotos pequeñas y cuidadas me encantan. Pero, sobre todo, me quedo con sus pseudohistorias: sencillas, personales e inquietantes. De esas que tanto me gustan.


El cuarto Marmota es para Diario de un cabeza de chorlito. Leo es un bestia, un machista y no estoy de acuerdo con la mitad de las cosas que dice. Sin embargo, en una blogosfera en la que triunfa el corta y pega y la curiosidad tecnológica, se agradece que haya personas que sean capaces de escribir tan bien, con originalidad, creatividad, ingenio y sentido del humor. Y además, me ha hecho reír más de una vez, que es algo que siempre da puntos extra.


El quinto y último Marmota es para No Recomendable. Raúl habla de las mismas cosas que muchos otros. Pero, en vez de decir simplemente "mira lo que he visto", reflexiona, desmenuza y completa los temas. A veces coincido con él. Otras, en absoluto. Pero siempre resulta interesante, y poco habitual, leer a alguien que se molesta en analizar con conocimiento y documentación lo que otros se limitan a mostrar.

Y esto es todo. Me ha costado mucho hacer la selección y está claro que he dejado fuera a mucha gente a la que habría incluido. Me ha ayudado excluir a personas que ya habían recibido un reconocimiento de manos de otros, y aún así faltan muchos, pero he intentado hacer una lista interesante y variada. Espero que los cinco sigan mucho tiempo manteniendo sus blogs.

Ah, el diseño del galardón es de PixleRelish.

Había una vez una joven estudiante...

La profesora de alemán llegó y nos dijo que escribiéramos un cuento. Debía empezar con las palabras "Había una vez una joven estudiante...".

Yo estaba malhumorada por tener que madrugar y porque la mujer, con todo lo amable que era, no nos estaba enseñando demasiado. Seguía yendo a su clase por los créditos y la esperanza de llegar a aprovecharlo, ya que entonces no sabía que acabaría haciendo más asignaturas de las necesarias y que las horas que quedaban tampoco me iban a aportar mucho. Como a esas horas de la mañana me daba cien patadas tener que pensar en una historia, hice que mi joven estudiante acabara siendo brutalmente descuartizada y convertida en comida de McDonalds.

Nada más haber terminado mi relato, la profesora pidió que le entregásemos las hojas. Fue entonces cuando me di cuenta de que mi truculento ejercicio corría el riesgo de no ser apreciado, pero ya era tarde. Se lo di, preocupada porque llegase a pensar que me estaba burlando de ella y de su asignatura, y ella se sentó a corregirlos. Sin embargo, en vez de enfadarse por no tomarme muy en serio la cosa, me pidió que lo leyera en alto. Por lo visto, le había encantado.

Así que, ¿qué podemos aprender de esta anécdota? Yo creo que absolutamente nada. Algunas historias no tienen moraleja.

miércoles, 15 de agosto de 2007

Jorgensen, Eisenstaedt, Doisneau y los besos repetidos

Es sabio el dicho "a la cama no te irás sin saber una cosa más". Hoy, después de leer la noticia sobre el centenar de parejas que han reproducido en Manhattan la famosa imagen del beso entre el soldado y la enfermera, me he puesto a buscar información sobre el tema. Quería encontrar la historia de la fotografía, porque El País dice que "a día de hoy no se ha identificado el soldado", pero a mí me sonaba que era de sobras conocido que se trataba de una foto preparada.

En realidad, parece ser que no lo era. Yo la estaba confundiendo con esta otra de Robert Doisneau (más información aquí), pero gracias a esa equivocación me he enterado de otra cosa. ¡Hay dos fotos! ¡Dos fotos iguales! Seguro que todos lo sabíais ya y yo he sido la última en darme cuenta pero, aún así, no me puedo resistir a contarlo. Por si acaso resulta que no soy la única sorprendida.

El País habla de Alfred Eisenstaedt como autor de la fotografía. En otros lugares se nombra a Victor Jorgensen. Yo no entendía por qué un dato tan sencillo no estaba claro, hasta que he mirado las dos imágenes con detenimiento y me he dado cuenta de que no eran la misma.

"The Kiss", de Alfred Eisenstaedt:



Y "Kissing the War Goodbye", de Victor Jorgensen:



Ya veis qué cosas, cada día aprendo algo nuevo. Y a vosotros, ¿cuál os gusta más?

martes, 14 de agosto de 2007

El caso Madeleine (o "No hemos aprendido nada")

A estas alturas estaréis todos tan cansados de oír hablar de Madeleine que no me voy ni a molestar en enlazar a las noticias que hablan sobre el tema. No hace falta y, además, ya estoy harta de que se le dé tanto bombo a informaciones morbosas y especulaciones. Ahora encuentran sangre y, sin esperar a los resultados, todos los medios se lanzan a dar a entender que los padres han podido tener algo que ver con la muerte de la niña. Según la Policía, la pareja ni siquiera es sospechosa, pero ya está todo el mundo con la mosca detrás de la oreja.

Todo esto me asquea enormemente. ¿No aprendimos nada del caso de Rocío Wanninkhof? ¿No dijeron los periodistas entonces que había que hacer un ejercicio de autocrítica para que juicios paralelos como el que sufrió Dolores Vázquez no volvieran a repetirse? ¡Pues qué pronto se nos ha olvidado! Algunos vendrán con que después de todo el espectáculo que han montado los padres, la gente tiene derecho a conocer todos los detalles. Yo no voy a entrar a valorar los numeritos de la familia, porque estoy segura de que si mi hija desapareciera haría todo lo que estuviera en mi mano para implicar en su búsqueda al mayor número posible de personas y recuperarla, pero, en cualquier caso, eso no importa.

Si al final resulta que son culpables, ya nos enteraremos, eso está claro. Pero, ¿qué pasa si no lo son? ¿Por qué no esperamos hasta que haya hechos confirmados antes de publicar estas cosas y opinar sobre ellas? El riesgo de acusar injustamente a unos padres destrozados es demasiado grande, así que a ver si nos preocupamos un poco menos del suceserío morboso y dejamos trabajar a la Policía de una vez.

lunes, 13 de agosto de 2007

Bob Dylan busca dobles

El País cuenta hoy en su edición digital que Bob Dylan ha puesto un anuncio para encontrar dobles suyos de todas las edades que quieran aparecer en su próximo vídeo. Suponiendo que sea cierto*, la idea no es demasiado original. En primer lugar, otros ya lo han hecho. Y en segundo, Bob, ¿no recuerdas que ya tienes unos cuantos? En fin, está claro que hay unas cuantas razones para no tenerle en cuenta estas cosas al señor Dylan, pero vamos, no estaría de sobra un poco más de creatividad por su parte.

*Digo "suponiendo que sea cierto" porque yo lo he buscado sin éxito, y ya sabéis que soy algo escéptica con estas cosas. De todas formas, si alguien lo encuentra se lo agradeceré.

domingo, 12 de agosto de 2007

Personaliza tu clásico

¡Esto sí que es una iniciativa interesante! Hace unos días, y gracias a ADN, descubrí la campaña "We print the words, you do the covers" ("Nosotros ponemos las palabras, tú las portadas") de la editorial Penguin. Por 5 libras puedes comprar un libro con la cubierta en blanco y hacer tú mismo lo que te parezca. Además, si mandas tu diseño, lo cuelgan en su galería. Es cierto que están todos en inglés
-que yo sepa- y todavía hay pocas opciones pero, aun así, me parece una buena idea para un regalo.

Aquí, por ejemplo, os dejo tres portadas personalizadas de "Emma", "El Retrato de Dorian Gray" y "Crimen y castigo". La de la novela de Jane Austen, como no, podría ilustrar perfectamente una de esas historias actuales de amor para treintañeras. En la segunda, el autor ha preferido mantener el logo de la editorial para presentar la imagen turbia del protagonista. Y de la tercera, qué decir. Macabrada a golpe de bolígrafo. Todo completamente válido.

Y eso no es todo. Para promocionar el tema, Penguin ha propuesto a algunos músicos que ilustren unos ejemplares. Aquí están, por ejemplo, Mr. Hudson & The Library con "Rebelión en la granja", Dragonette con "Alicia en el País de las Maravillas" -mi favorita- y Ryan Adams con "Dracula". El resto lo podéis ver aquí.

Como bonus, os invito a echarle un vistazo a los "Graphic Classics", con portadas de importantes dibujantes de comic. No tienen desperdicio.

Participa y gana...

Desde Área de Aragón me invitan a participar en este sorteo que organizan en Helektron. Supongo que estas cosas tienen como objetivo conseguir enlaces y tal, pero como no me parece un sistema agresivo y, además, un mp4 nunca viene mal, me apunto yo también.

Ah, siguiendo las normas, invito a Miss Sinner, carmncitta, Esther y Barry.

martes, 7 de agosto de 2007

Detalles


Me gusta ver como te detienes
donde los demás pasamos de largo.

(La belleza de los detalles está en Ojo de Escarabajo)

lunes, 6 de agosto de 2007

Kitty contra el policía indisciplinado


¿Tus agentes se meten en peleas? ¿Faltan a sus obligaciones sin permiso? ¿O es que has recibido reclamaciones por su comportamiento durante el trabajo?

En Tailandia se han dado cuenta de que las reprimendas disciplinarias no funcionan y han encontrado la solución. A partir de esta semana, los policías que cometan una falta leve tendrán llevar un brazalete rosa con el dibujo de Hello Kitty. Además, estará prohibido comentar el castigo con nadie y deberán sobrellevar la vergüenza "como hombres" -como hombres con un brazalete de Hello Kitty, claro-.

Estos sí que saben hacer frente a los problemas. Sólo esperamos que las Naciones Unidas no se vean obligadas a intervenir ante la dureza de esta medida.

No me lo he inventado, lo he leído aquí.

domingo, 5 de agosto de 2007

De kilos y cenas (o "Todo engorda")


Tantas chocolatinas y tanto estar sentada están empezando a hacerse notar, y creo que va haciendo falta que me deshaga de unos kilillos que se han encariñado conmigo y no se quieren marchar. El único problema es que soy una de esas personas que no están dispuestas a privarse de gran cosa para entrar en unos pantalones y claro, con esa falta de voluntad, mis nuevos compañeros no se van a dar mucha prisa en abandonar mis piernas y mi tripa.

El otro día fui a cenar al VIPS. A unos tres metros de donde estaba sentada, una pareja de chavalitos decidían qué pedir. Él proponía. Ella, guapa y delgada, rechazaba todo lo que tuviera algo de sustancia. "¿Se puede saber por qué hay bacon en la sección 'light'?", llegó a gritar -literalmente- en un momento dado. Al mismo tiempo, todo hay que decirlo, yo me preguntaba por qué entre mi lechuga no había bacon, si en la carta me habían prometido que lo pondrían.

Al final, él se decidió por una hamburguesa. Ella, por un sandwich. "Bueno, me lo comeré aunque lleve carne", comentó. Antes pidieron una ensalada. Cuando llegó, ella empezó a quejarse de que la salsa tenía muchas calorías y, cuando les trajeron lo demás, protestó porque lo suyo era mucho más grande de lo que esperaba.

Que queréis que os diga, la niña estaba estupendísima, pero daba mucha pena. Por otra parte, si yo fuera el chaval, no volvería a salir a cenar con alguien que sólo sabe amargarme la comida hablándome de lo que engorda todo. Sí, ya lo sé. Está claro que esta actitud no me va a ayudar a librarme de esos intrusos no deseados. Pero la verdad es que hay cosas que, simplemente, me parecen muy estúpidas.

sábado, 4 de agosto de 2007

Blogger: Preguntas frecuentes

Aunque soy una absoluta ignorante en temas de html, configuración, truquillos y demás, de vez en cuando llega por aquí gente que quiere saber cómo he hecho ciertos cambios en el blog. Primaveritis me sugirió que escribiera una entrada con las preguntas frecuentes. Yo no tengo ni idea, y me he limitado a seguir las indicaciones de otros lugares, así que creo que lo mejor es que lo miréis allí directamente.

Por cierto, todo esto está pensado para la versión nueva de Blogger. Normalmente es necesario ir a "Personalizar", "Plantilla", "Edición de html" y "Expandir plantillas de artilugios" para hacer los cambios. Ah, y recordad que tecleando Ctrl+f podéis introducir el texto que estáis buscando, porque encontrar una línea concreta de código html puede resultar agotador.

Hoy empiezo con las dos dudas más habituales:

- ¿Cómo cambio el título por una imagen?

Esto lo encontré en Blogmundi, y es muy práctico porque, además de cambiar la imagen, te explica cómo hacer que la cabecera enlace directamente a la página principal del blog. Funciona con las plantillas sin imagen en la cabecera, como la "Minima" y la "Rounders".

Blogmundi explica dos opciones. Yo utilicé la segunda, "Editando el HTML directamente". Para alojar la imagen, usé Imageshack.

- ¿Cómo pongo el módulo de últimos comentarios?

Esto es muy fácil. Sólo hay que ir a "Personalizar", "Plantilla", "Añadir un elemento de página", seleccionar "Feed" y escribir:

http://nombredevuestroblog.blogspot.com/feeds/comments/full

Tened en cuenta que los comentarios no aparecen inmediatamente, así que no os preocupéis si veis que tardan un poco en salir. En Beautiful Beta (en inglés) encontré una herramienta con la que sí que aparecen al momento, pero me gusta menos cómo queda.

Editado 12.08.07: En Blogger-Templates he encontrado otra herramienta con la que también salen inmediatamente, y me gusta más que la anterior. Está en inglés, pero no tiene ningún misterio.

De momento, esto es todo. Espero que os sea útil.

jueves, 2 de agosto de 2007

Son diferentes

Ya os he contado alguna vez que me dejo influir por los carteles a la hora de decidir ir a ver una película. Pero, ¿qué pasa cuando éstos no tienen nada que ver con las imágenes a las que estamos acostumbrados? No recomendable ha hecho que me vuelva a quedar fascinada mirando posters promocionales con esta galería (la mayoría son polacos, aunque también los hay checos y cubanos).

Podría escribir muchas cosas sobre este tema, pero no serían mejores que lo que ya ha dicho Raul Sensato:

"Si te interesa el cartel, te interesa la estética. Si te interesa la estética, te interesa el trasfondo de la obra. La propia imagen determina que te interesa lo que está más allá de la superficie".

Pues eso. No dejéis de pasar por su blog para leer el resto.



Josmachine ya habló de esto aquí. Tenéis muchos más carteles polacos aquí y aquí.

miércoles, 1 de agosto de 2007

Entre lo más bonito


Las estaciones de metro están entre lo más bonito de Lisboa.
Aquí os dejo unas fotos de cuatro cosillas que me llamaron la atención.