martes, 31 de julio de 2007

Tejones asesinos

¿Os he hablado alguna vez de lo mucho que me gustan las leyendas urbanas? Regularmente me vienen amigos contándome cosas raras y prácticamente siempre se trata de bulos clásicos que ya están hasta recogidos en los libros. Según El País, en Irak circula la historia de que el Ejército británico ha soltado "tejones capaces de comer hasta una vaca entre una población civil que no sospecha de nada" y que ha puesto "huevos de serpiente en los canales de agua".

El diario español remite al International Herald Tribune, que sugiere que la teoría nacería "de la necesidad de los periódicos iraquíes de encontrar noticias cuando el Gobierno se encuentra de vacaciones" y "de las temperaturas, que en el país rozan los 50 grados", según la interpretación de El País.

Bueno, esta información demuestra que los medios occidentales también necesitan encontrar noticias en verano. Con todo lo paternalista que se muestra el periodista con los malignos comunicadores iraquíes y su ingenua audiencia, esto no es nada nuevo. En todo el mundo se cuentan memeces. De hecho, el libro "El fabuloso libro de las leyendas urbanas", de Jan Harold Brunvand, recoge ejemplos de historias de este tipo que aparecieron en diarios locales, normalmente estadounidenses, si no recuerdo mal. La gente, además, se cree cualquier cosa. ¿No recordáis lo del perro de "Sorpresa, sorpresa"? ¿No habéis recibido -o enviado- esos absurdos mails que amenazan con la desaparición de nuestras cuentas de correo? Y no olvidemos la famosa retransmisión de "La guerra de los mundos" en 1938, que provocó la alarma general entre una población que llegó a pensar que estaba siendo invadida por los extraterrestres -cuando se había explicado claramente que se trataba de una dramatización-.

Ninguno estamos a salvo de caer en estas trampitas. Esta misma noticia podría estar falseada, con lo que nos encontraríamos ante la leyenda urbana de los iraquíes que creen que son atacados por tejones asesinos. Y vaya, la historia suena rara, pero después de lo de la "bomba gay", cualquier cosa es posible.

lunes, 30 de julio de 2007

Ingmar, no entendí tu película

Vale, Ingmar, creo que va siendo hora de confesarlo: "El séptimo sello" no provocó en mí otra cosa que la más absoluta perplejidad. La analizamos, la discutimos y la desmenuzamos en clase y creo que, aún así, no me enteré ni de la mitad. Puede que ahora, diez años después, la pudiera ver de otra manera, pero estaría bien que lo hubiese hecho cuando todavía estabas vivo.

En fin, ya sabemos que la muerte siempre gana esta partida de ajedrez (ah, algo sí que pillé).



Ha fallecido hoy y El País lo cuenta aquí.

Editado 31.07.07: También ha muerto Michelangelo Antonioni. Creo que sólo he visto "Blow-up".

De vuelta


Lisboa es un lugar maravilloso. Nunca he visto una ciudad con tantas pastelerías, y en casi todos los sitios te dan zumo de naranja natural
-a no ser que no te entiendan y te encuentres con una limonada para desayunar-. De vuelta en el trabajo, ya echo de menos esta semana allí.

Creo que necesitaré un par de días para quitarme de encima el síndrome postvacacional y centrarme de nuevo (y eso que mis vacaciones no podrían haber sido más cortas). Ya perdonareis.

lunes, 23 de julio de 2007

Cerrado por vacaciones

Los chistes tienen más gracia cuando una tiene -¡por fin!- unos días de vacaciones. Nos vemos la semana que viene.

Como despedida, os dejo aquí el precioso (y deprimente) vídeo de la canción "Song to say goodbye", de Placebo. No tiene nada que ver con el tema, pero me encanta.

Editado 30.07.07: Ahora recuerdo que ya comentamos otras viñetas de becarios aquí y aquí. El divertido mundo del trabajo a cuatro duros y sin seguridad social es una fuente de inspiración estupenda, por lo visto.

Die Helden sind zurück!

Voy a encargar a Amazon el nuevo disco de Wir sind Helden, "Soundso". ¡Tengo los otros dos y me encantan! Doy por hecho que en España no los conocerá mucha gente, pero en Alemania han conseguido, desde su primer single, convencer tanto al gran público como a las revistas especializadas con una mezcla de pop, rock, algo de electropop y melodías que van desde lo melancólico hasta lo más ratonero. Y ya sabemos que eso no es fácil, porque los entendidillos no suelen admitir que les gusta lo mismo que a sus vecinas quinceañeras.

Cuando vivía en Alemania no llegué a verlos en directo. Fantaseo con el día que lleguen a tocar en España, porque seguro que iremos pocos y será en una sala pequeñita. Esos conciertos son un lujo. Mientras tanto, os dejo aquí el primer single de su último trabajo, "Endlich ein Grund zur Panik".

Algunas de mis canciones favoritas: "Du erkennst mich nicht wieder", "Denkmal", "Nur ein Wort" y "Wenn es passiert".

domingo, 22 de julio de 2007

Como los cangrejos (o la censura en LUZ)


Esta mañana he ido a ver tres de las exposiciones de LUZ Bienal de las Artes de la Imagen de Zaragoza (de la que sospecho que volveré a hablar, porque tiene cosas que me han encantado). En la muestra de "Mapas abiertos. Fotografía latinoamericana" me he unido a un grupo guiado y, cuando hemos llegado a las imágenes de Nelson Garrido, la guía no ha dudado en criticar la decisión, hace unos días, de retirar la obra "Crucifixión". Este tema, que, aunque de manera menos explícita, nos recueda claramente a este otro, no ha llegado a tener mucha repercusión porque el Ayuntamiento no se lo pensó dos veces: en cuanto alguien se molestó, quitó la imagen, y fin de la cuestión.

El Periódico de Aragón recogía el día 18 las palabras de el coordinador de la Bienal, Julio Álvarez: "Me llamaron desde el Ayuntamiento porque se habían recibido algunas quejas de personas a las que les había herido su sensibilidad el tríptico y, de común acuerdo con el comisario Alejandro Castellote y el Consistorio, decidimos sustituir la obra por otra del mismo autor para no crear polémica". Según el mismo medio, el Ayuntamiento añadió: "No hubo presión de ningún tipo, aunque sí alguna observación. Cuando la vimos, nos dimos cuenta de que la obra podía llevar a que determinada gente manipulara el objetivo de toda la Bienal, que no es la polémica y la irreverencia. Para evitar que ciertos sectores pudieran utilizarla para desvirtuar una exposición de centenares de imágenes, decidimos todas las partes, de común acuerdo, sustituirla sin ningún problema".

Así que una obra que ya tiene más de diez añitos, y que había pasado por lugares como Madrid, Barcelona o San Sebastián, aquí tuvo que ser reemplazada por otra más "inofensiva". El Ayuntamiento, sin embargo, señaló que habría apoyado al artista, si hubiera hecho falta. "Si hubiéramos tenido alguna presión, no se habría sustituido y hubiéramos defendido al autor y su obra", aseguraron.

Pues nada, para evitar que algún defensor de la moral ataque la exposición, retiramos la foto y punto. Pero, eso sí, decimos que si alguien la critica, la defenderemos. Qué cinismo... Ya no necesitamos ni que lleguen los censores, porque lo hacemos todo solitos.

Empiezo a estar un poquito harta de tanta paletada y de tanta mojigatería. Si al coordinador o al Ayuntamiento les parece que este tipo es un hortera, un jeta y que no pinta nada aquí, que no lo traigan. Pero, si consideran que merece tener un hueco en esta exposición, que luego no echen atrás en cuanto aparezca alguien llevándose las manos a la cabeza por ver al fotógrafo crucificado. A este paso, vamos a acabar viendo únicamente bodegones y perritos jugando con bebés. A ver si nos damos cuenta de que, con estas cosas, vamos hacia atrás, como lo cangrejos.

sábado, 21 de julio de 2007

Mafalda en Japón


"¡No quiero sopa!"

Seguro que suena mucho más contundente escrito en japonés. Ahora podremos saberlo porque, coincidiendo con el 75 cumpleaños de Quino, una editorial nipona se ha animado a publicar las aventuras de Mafalda. La portada es bonita, ¿verdad?

La noticia está aquí.

Editado 14.08.07: Nora, "Una japonesa en Japón", nos da más información aquí.

viernes, 20 de julio de 2007

El Jueves, censurado

El juez Juan del Olmo ha ordenado prohibir la difusión del último número de El Jueves por un supuesto delito de injurias a La Corona. ¿La razón? Esta portada.

Vulgar o no, El Jueves lleva años haciendo bromas sobre todo bicho viviente, pero nuestra querida Familia Real sigue siendo intocable. Estaré encantada de leer vuestras opiniones, pero no tardéis mucho, no vaya a ser que acabemos todos en la cárcel.

Os dejo
aquí el enlace a la noticia e información adicional, y aquí a una fotogalería de los 30 años de historia de la publicación. Por cierto, ayer se inauguró en Zaragoza la exposición “30 años. El Jueves ¡Siempre a nuestra puta bola! 1977-2007”. Ni los mejores expertos en marketing habrían podido idear una campaña mejor (la información está aquí).

Actualizado 21.07.07: Aquí hay otra fotogalería diferente, con portadas "polémicas" (especialmente interesante la tercera). Y aquí, la respuesta gráfica de Mauro Entrialgo.

Actualizado 23.07.07: Aquí hay un artículo que recoge la reacción de los medios de comunicación y aquí la opinión de varios juristas. He cambiado la foto por una de Jorge Paris para 20 minutos, con kiosko y policías al fondo (aunque nadie especifica que estuvieran allí por este tema).

Jane no tiene quien le publique

Si hace algún tiempo hablábamos del famoso violinista del metro de Washington, ahora le ha tocado el turno a Jane Austen. Según cuenta este reportaje de El País, el británico David Lassman decidió copiar párrafo por párrafo capítulos de "Orgullo y prejuicio", "La abadía de Northanger" y "Persuasión" y enviarlo, como si fuese su obra, a 18 agentes literarios. De los 15 que respondieron, sólo uno había descubierto el plagio.

La cosa tiene tela. Ya no se trata simplemente de la discusión sobre cómo una autora tan influyente no encuentra a nadie que quiera publicar su libro. Por mucho que sea una escritora reconocida
-aunque no en este caso, obviamente- los gustos del siglo XIX no son los del XXI, y aunque los argumentos de Austen son perfectamente válidos para una obra actual, el estilo probablemente no lo sea.

El problema es otro: ¿Cómo puede ser que tantas personas con una formación literaria supuestamente alta no sean capaces de identificar una novela de Jane Austen? Si es que, aunque sólo sea por las adaptaciones cinematográficas -unas más fieles, como la protagonizada por Keira Knightley, otras más libres, como el musical de Gurinder Chadha- ¿a quién no le suena la historia de "Orgullo y prejuicio"?

La alternativa es que ni siquiera leyeran el manuscrito, y eso plantea el interrogante de quién puede publicar algo nuevo si los agentes no llegan ni a mirar lo que les mandan los autores desconocidos (o sin padrino). Hombre, que yo entiendo que no puedan abarcar todo lo que les llega, pero no creo que un experto necesite mucho tiempo para reconocer un clásico.

Nada, Jane, si te da por volver por aquí abajo, lo mejor será que te imprimas tú los libros. En la música ya está pasando, y la literatura no tiene por qué ser tan diferente...

martes, 17 de julio de 2007

Hadas



Jugando con las hadas. Y con el Photoshop.

lunes, 16 de julio de 2007

Torpe (quiero más)

Hace tiempo os conté que había visto un cómic en el que el protagonista era igualito físicamente a mi centollo. El otro día pasé por la Fnac y me decidí a comprarlo. "Torpe" es lo más tierno que he leído en mucho tiempo. Quiero más.

Pinchad para ampliar.

sábado, 14 de julio de 2007

Middlesex

Hay libros que son estupendos por la belleza de su lenguaje, por la manera en la que un autor ha conseguido unir las palabras de forma que suenen sugerentes y evocadoras. Es el caso, por ejemplo, de "Lolita" (luz de mi vida, pecado de mis entrañas). Otros, como los relatos de Roald Dahl, lo son porque mantienen la intriga, porque te hacen no poder parar de leer hasta saber qué pasa después. Y otros te llegan porque los protagonistas se te meten hasta dentro hasta hablarte directamente y, aunque estén sobre el papel, son personas de carne y hueso a las que comprendes y a las que, de alguna manera, llegas a amar. ¿Quién no se ha sentido identificado con Holden Cauldfield al leer "El guardián entre el centeno"?

"Middlesex" es magnífico por todo ello. Hace tiempo que quería hablar de la segunda novela de Jeffrey Eugenides, pero temía no ser capaz de transmitir todo lo bueno que tiene (sigo haciéndolo, pero más me vale asumir que no lo conseguiré). La leí por primera vez hace algunos veranos, durante el tiempo que una neumonía de aire acondicionado me obligó a permanecer en la cama. Y me encantó. Yo ya había leído su precioso debut, "Las vírgenes suicidas", pero "Middlesex", que ganó el premio Pulitzer en 2003, va mucho más allá.

Es la historia de Cal, que primero fue una cosa y luego otra, pero también la de tres generaciones, la de Esmirna, la del crecimiento y la crisis económicas, la de los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos a principios de siglo, la de los disturbios raciales, la del descubrimiento de los amores prohibidos, la de la pérdida de la inocencia, la de los estudios de identidad sexual, la de la búsqueda de la felicidad... Es difícil explicar la sensibilidad con la que Eugenides nos transmite tanto las dificultades de un matrimonio por salir adelante en un país desconocido como la preocupación de una niña que siente que su cuerpo no le corresponde. A mí, por lo menos, me resulta imposible. Así que lo único que puedo hacer es dejaros aquí un pequeño fragmento y recomendaros que lo descubráis vosotros mismos.

"Nací dos veces: fui niña primero, en un increíble día sin niebla tóxica de Detroit, en enero de 1960; y chico después, en una sala de urgencias cerca de Petoskey, Michigan, en agosto de 1974.

(...)

En mi partida de nacimiento, mi nombre figura como Calíope Helen Stephanides. En mi último carné de conducir (de la República federal de Alemania), mi nombre de pila es simplemente Cal. He sido guardameta de hockey sobre hierba, miembro durante mucho tiempo de la Fundación para Salvar al Manatí, esporádico asistente a la misa ortodoxa griega y, durante la mayor parte de mi vida adulta, funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores de Estados Unidos. Como Tiresias, primero fui una cosa y luego otra. Fui ridiculizado por mis compañeros de clase, convertido en conejillo de Indias por los médicos, palpado por especialistas y calibrado por Don Dinero. Una pelirroja de Grosse Pointe se enamoró de mí, sin saber lo que era (También le gusté a su hermano.) Un carro blindado me condujo a una batalla urbana; una piscina me convirtió en mito; abandoné mi cuerpo para tomar posesión de otros: y todo esto ocurrió antes de que cumpliera dieciséis años."



Aquí hay una entrevista bastante extensa a Jeffrey Eugenides, en inglés.

jueves, 12 de julio de 2007

La monja sexy


¡Me persiguen! Mirad lo que me encontré en Madrid cuando volvía al hostal. Esto deja claras dos cosas. Una, las monjas pueden ser sexys. Y dos, está claro que cada uno encuentra la inspiración donde mejor le parece.

(Barry me dice que puede ser también una popera con la diadema muy delante. No diré que no, pero prefiero verla como un elemento más de mi colección pseudorreligiosa.)

miércoles, 11 de julio de 2007

El ojo tonto


¿Conocéis a Julian Beever? Yo lo descubrí ayer gracias a la web de El País y todavía estoy alucinando. ¿Cómo puede ser plano? ¡Es impresionante!

Según explica este reportaje, en realidad "el ojo humano lo ve como un dibujo normal", y son "las cámaras de fotos y vídeo y las imágenes que toman estos aparatos" las que hacen que "el diseño cobre perspectiva". Todo esto se basa en la anamorfosis, que no es nada nuevo, pero no deja de ser muy espectacular.

Su web recoge un montón de obras, pero a veces falla un poco, así que os dejo también este enlace al blog de jsmoral, que incluye un Power Point (la presentación está en alemán, pero no dice nada importante). Aquí hay un vídeo de su paso por Madrid.

lunes, 9 de julio de 2007

Adiós a los Buñuel

Uno menos. El jueves pasado, los cines Buñuel de Zaragoza echaron el cierre definitivamente, sumándose a una lista en la que ya se encontraban los Goya, el Mola o los Aragón. La misma semana, Yelmo Cines anunciaba que en la primavera de 2008 abriría doce nuevas salas en el complejo de Plaza Imperial (ya sabéis, donde el monorraíl). A mí, todo esto me parece de lo más deprimente.

Ya he hablado alguna vez de lo difícil que puede resultar ver según qué películas en esta ciudad, porque a veces no llegan ni a estrenarse. Esta nueva baja no va a hacer más que empeorar esta situación. Nos prometen un cine nuevo con doce nuevas salas, pero eso no favorecerá la diversidad. Podremos ver los mismos superestrenos que ya ofrecen el Augusta y el Grancasa, repetidos una y otra vez. Y, además, en un enorme espacio lleno de tiendas y establecimientos de comida rápida y alejado del centro. Nada de pasear, sentarse en una terraza y, después, ir a ver una peli.

Mucho me temo que tarde o temprano todas las salas del centro irán dejando paso a los multicines palomiteros de centro comercial. Me parece lamentable, pero no me sorprende. La última vez que fui a los Buñuel sólo estábamos dos personas en la sala. La semana pasada, el día del cierre, no llegábamos a diez. Así, es lógico que no puedan seguir abiertos.

Lo que no entiendo es que esta situación no parezca apenarle a nadie. No puedo ser la única que echa de menos ver en un cine las películas de las que todo el mundo habla. No puede ser que no haya más gente que prefiera la pantalla grande a las copias piratas de mala calidad. Y, sin embargo, parece que somos muy pocos. Es muy triste.



El día del cierre, fui con la cámara e hice unas fotillos. Están aquí.

viernes, 6 de julio de 2007

Ya estoy harta de chicos atormentados

Pablo me contó que casi le echaron de La Lata de Bombillas por gritar en un concierto: "¡soy popero y no estoy triste!". Qué bueno.

¿Sabéis? Me encanta esta canción:

jueves, 5 de julio de 2007

A por la cámara

Gracias a Esther he descubierto esto. La tienda de accesorios para cámaras digitales Digitaltoyshop.com y la revista gratis sobre tecnología NeoTeo.com han lanzado un concurso en el que el ganador se lleva una cámara Nikon D40 con objetivo 18-55mm. Para participar sólo hay que comentarlo en el blog.

He tomado clases de fotografía alguna vez, pero nunca se me ha dado demasiado bien. No tengo mucho ojo para los encuadres, y en los revelados siempre me equivoco. Sin embargo, hace ya tiempo que me apetece volver a intentarlo. El maravilloso mundo digital hace que el revelado ya no vaya a ser un problema, y debería practicar con el Photoshop antes de que se me olvide lo poco que sé.

Por eso me haría muchísima ilusión conseguir una cámara medio decente, y la verdad es que esto me parece una buena campaña de marketing, así que aquí está mi papeleta. A ver si hay suerte...



Esta foto de kalurah está tomada con una Nikon D40. Si gano sólo me faltará la niña y el dinosaurio.

miércoles, 4 de julio de 2007

Un hombre muerde a un perro

Cuando en la facultad te hablan de las cualidades que debe tener un hecho noticioso, siempre acaba saliendo el ejemplo de "si un perro muerde a un hombre no es noticia, pero si es un hombre el que muerde a un perro, sí que lo es". Pues nada, El País publica hoy en su edición digital el notición:


Me parece una forma perfecta de dejar claro que hay que tener cuidadito con esa máxima si no queremos acabar centrándonos sólo en tonterías anecdóticas (que es un poco lo que hace el 20 minutos digital, del que ya hablamos aquí) y olvidando los problemas del día a día, que no por cotidianos dejan de ser importantes.

martes, 3 de julio de 2007

Caseta polémica

Menos mal que ya la quitan. Seguro que la caseta instalada debajo del monumento al Justicia en la plaza de Aragón de Zaragoza ha resultado ser más polémica de lo que sus creadores esperaban cuando la colocaron ahí. Hace unos días leía en algún medio una carta al director sobre lo antiestético del objeto, y hasta el Justicia de Aragón se unió ayer a las quejas y mandó un comunicado preguntando sobre el tema.

He leído en EFE que, según fuentes del Consistorio, la instalación
-una ficticia inmobiliaria- "pretende ser una llamada de atención sobre los problemas de acceso a la vivienda actuales a los ciudadanos y los poderes públicos, entre ellos el Justicia" (con poco éxito, está claro). Dejando de lado lo cómico que resulta que el Justicia no supiera que la caseta formaba parte de la sección de arte urbano de "En la Frontera", organizada por el Ayuntamiento de Zaragoza, no acabo de entender por qué hay gente que le da tanta importancia al cuartito y, sin embargo, no dice nada de las razones por las que está ahí. Que conste que yo tampoco lo sabía, hasta ahora, pero a mí el chisme me daba igual.

Vamos, que por lo visto es muy trágico colocar cuatro paredes en medio de la calle durante unos días -independientemente de que sean una buena obra de arte o no- y no lo es tanto que la gente tenga que dejarse el sueldo para vivir en un zulo. No veo yo muy claras estas prioridades, la verdad.



Hoy me he llevado la cámara de propio y he acabado olvidando para qué, así que le he cogido la foto a voando bem alto. Espero que no le importe, aunque no estemos muy de acuerdo.

lunes, 2 de julio de 2007

La canción original

Dice Guizmo que hay versiones que deberían ser consideradas como la canción original, porque superan ampliamente a ésta. El mejor ejemplo -y el que él cita cuando hablamos de esto- es "Mad World". Es la preciosa melancolía que le aporta Gary Jules lo que convierte el tema discotequero de Tears for Fears en algo tan bonito y, a la vez, tan triste, y lo que consigue que definitivamente no podamos contener las lágrimas cuando vemos Donnie Darko.

domingo, 1 de julio de 2007

Un chico con éxito

Lo reconoce, no puede evitarlo. Le encanta el éxito. Sabe que sólo tiene que sacar su guitarra para que mujeres de todas las edades le miren con deseo. Las adolescentes se acercan entre risas a echarle dinero en su sombrero. Las más mayores intentan seducirle desde la distancia con la actitud de las que juegan las cartas de la experiencia. Pero a él no le engañan, en el fondo son todas iguales. Las que se arrojan en sus brazos y las que se hacen las interesantes. Como esa de enfrente, pobre. Desde que se acostaron ha estado intentando llamar su atención, pero a él no le interesa repetir.

La observa mientras ella, insinuante, deja caer calderilla. Sonriendo, se agacha para recoger la recaudación del día. La verdad es que es guapa, quizá debería darle otra oportunidad... Sus pensamientos se interrumpen cuando siente el pinchazo, seguido de un intenso dolor. Ni siquiera repara en la repugnante criatura que se aleja reptando del sombrero. Sólo puede ver su mano que, hinchada y paralizada, ya no puede ni sostener unas pocas monedas.


Una versión reducida de este relato, como de este otro (que a mí me gusta más), participa en el VI concurso de microrrelatos que organiza Ana.