martes, 13 de noviembre de 2007

Mis robots favoritos (V): Humanoide en la guardería


Hace tiempo os hablé de mis reticencias ante la creación de robots demasiado parecidos a los humanos. Aún así, me ha parecido interesante esta noticia. El Mundo contaba hace unos días los resultados de un experimento llevado a cabo en San Diego, en el que los investigadores llevaron un robot a una guardería durante cinco meses. Al parecer, los niños empezaron a considerar al humanoide como un compañero, y no como un juguete, cuando éste desarrolló un comportamiento variable.

Según el diario, el catedrático Ramón Galán señala que el objetivo de estos trabajos es que, en el futuro, los robots puedan cuidar y acompañar a las personas, algo que ya sucedía en una de las historias del libro "Yo, Robot". Me ha llamado la atención especialmente este comentario: "En Japón ya han estudiado con detalle la reacción de los ancianos ante la posibilidad de que una máquina converse con ellos, les controle la salud o les cuente las noticias, y ha sido muy positiva porque, culturalmente, creen que las cosas tienen espíritus. Aquí, evidentemente, nos cuesta más". Eso de que puedas relacionarte con una máquina porque tengas fe en el espíritu de los objetos me resulta, de alguna manera, muy tierno.

Os recomiendo que veáis el vídeo del experimento que aparece en la web de El Mundo. Es muy curioso ver cómo los niños se ríen con el humanoide, le tapan y le ayudan a enderezarse tirando de sus brazos y empujándole la espalda, como se hace con las personas. Ah, de otros robots ya hablamos aquí, aquí y aquí.

15 comentarios:

Denise dijo...

A mí me siguen dando miedo... me creo que tomarán el mundo bua jua jua jua y nosotros seremos sus esclavos :-P

canichu dijo...

el sector terciario (construcción, agricultura y ganadería) fue el primero en sufrir desempleo con la invención de máquinas y productos desde el siglo XVIII, aunque resistió en su espledor hasta mediados del siglo XIX en el llamado Occidente. El sector secundario (industria y minería) comenzó a sufrir un fuerte desempleo también por las máquinas desde finales del XIX hasta ahora, cada vez más. El sector terciario (servicios) del cual se dice es el de los países más destacados económicamente, era la salida natural de los desempleados del sector secundario, los cuales venían en origen del primario. El sector terciario, los servicios, comenzaron a tener un fuerte paro a finales del siglo XX con la introducción de computadoras en las oficinas y archivos, estas dan ventajas, pero no fueron las únicas en iniciar el fuerte desempleo en los servicios, a los banqueros los sustituyeron cajeros automáticos (donde antes había cuatro personas en ventanilla ahora hay dos o una y varios cajeros automáticos), últimamente se han puesto de moda los expendedores de bebidas y comidas en la calle, en lugar de las tiendas que los vendían tradicionalmente, las paradas de metro que se construyen en las últimas fechas no se hacen con cabinas para gente que te despache, sino con máquinas expendedoras de tickets, y así en diversos sectores. El ver estos robot uno se fascina, lo reconozco, pero a la vez les temo en cuanto creo que este invento no es para que los niños se diviertan, sino para ahorrar costos de producción en cuanto se perfeccionen, ya sea prescindiendo de humanos en fábricas, o prescindiendo de humanos en bares, por ejemplo, hoteles, barrenderos, etcétera. Y después del sector terciario no existe otro sector, habrá quien trabaje en mantener a esas máquinas, pero serán menos de los que no trabajarán por no ser útiles sus trabajos en cuanto a beneficios. Sin entorpecer los avances que se van produciendo, ¿no deberían los responsables de todo esto plantearse a dónde llevan realmente y cómo debieran ser usados, lo que provocarán, y que pocos trabajan por gusto y sí muchos porque necesitan sueldo con los que vivir más allá de los beneficios de su jefe? Me gustan los avances tecnológicos, pero creo que se iniciará una época de debate de cómo hay que integrarlos y usarlos en nuestras vidas, y si no se incia el debate tal vez se incia un fuerte desempleo que ya veremos donde lleva. Eso opino yo al menos. Un afectuoso saludo; Marta la Marmota.

Señor A dijo...

Rezad todos a Isaac asimov pues el nos salvara!!
O sus leyes roboticas lo que ocurra primero.
Por mi parte prefiero escribir mi carta de navidad a Santabot
Que me cae mejor…

Lo dijo...

yo tengo un pequeño Bender al lado del ordenador y por ahora es el único contacto que quiero tener con ellos :)

Hay días que yo misma me siento como un robot porque hago las cosas por pura mecánica, sin pensar y sin sentir, sólo hago lo que estoy programada por hacer (al final siempre acabo chillando) :$

besotes muchos marmotilla!

El lunático Barry dijo...

Cuando sea viejo tendré un montón de gatos... no sé, antes de hablar con un objeto...

Avalon dijo...

Hay un fenomeno conocido en el mundo de la robotica (ahora no recuerdo como se conoce) que estudia el grado de aceptación de una maquina y el parecido humano de esta. Por lo visto nuestra aceptación va aumentando hasta llegar a un determinado parecido entre maquina y hombre que provoca un repentino pico de rechazo... ¿será que no nos gustamos a nosotros mismos? uhmmm...

Bruno dijo...

He estado revisitando todos tus escritos sobre robots. Según filósofos pragmatistas (nunca dejaré de recomendar a Richard Rorty y de propagar su palabra), no tiene mucho sentido preguntarse si tienen sentimientos "reales" o intenciones. Nuestra solidaridad hacia ellos (o hacia los animales, o los fetos) se establece a partir del rostro humanoide, u otras similaridades.
Es lo que se llama "actitud intencional", es una decisión que convive con el fenómeno opuesto: cuando conocemos muy bien como funciona el interior de una cosa tendemos a considerarlo así, como simple cosa (aunque sea gracias a la psicología o anatomía).

Akira Hokusai dijo...

yeah , los robots son geniales :)

Alvarok dijo...

En realidad, tanto como "espíritu" las cosas, todas las cosas y todos los seres lo que tienen es ALMA, pero espíritu ya es algo más profundo, por eso digo que es demasiado que una cosa, un objeto, tenga Espíritu, siempre relacionado con algo que tiene más vida que la vida que estamos viendo, sintiendo, etcétera. Los robots tienen y tendrán alma porque les ha sido conferida por quienes los hacen y por las cosas que están hechos, pero Espíritu es muy poco probable que lo logren tener, pues hasta al mismo ser humano le cuesta; pasan por aquí, pero como fantasmas. Pienso yo, claro.

Un saludo

Álvaro

GUIZMO dijo...

Los japos flipan mucho con los robots. Y yo no lo entiendo. Los niños del video sin embargo son graciosos eso sí.

NUEBA RASMIA dijo...

A mí me da un miedo esto de la deshumanización. Yo trabajo para hacer la informática más humana, cercana, sencilla y accesible, que es lo que debe ser Y NO AL REVÉS.
¿Cuándo hemos empezado a ser alliens?
Me encantó conocerte en persona. Espero que en próximas ocasiones tengamos más tiempo para charlar.
De momento aquí te dejo el enlace a un post en el que te cito http://zaragozaciudad.net/casablancaexiste/2007/111603-caras-nuevas-blogs-recomendables.php
Besicos

Belén dijo...

Vengo invitada por Tamaruca, y me ha gustado tus sueños...

A mi me da muy mal rollo esto de los robots, seré una romántica empedernida quien sabe!

Un beso, y encantada!

dude dijo...

Me hizo mucha gracia ver como los pequeñajos arropaban al robot, que caña.

Por cierto pedorra, te dedique una entrad ay no te dignaste a pasarte por alli. Estoy mu ofendido, pero ensegida s eme pasa. jajaja.

salu2

Tamaruca dijo...

¡te he visto en una foto del bloguellón! ¡Guaaaaa-paaa! ;)

marmota dijo...

Sí, Tam, al final me animé a pasarme sola. Ya te contaré...

Dude, que sí que pasé! Tarde, eso sí, pero pasé! Es que últimamente he tenido muy poco tiempo... :)

Encantada, belén!

Gracias, nueba rasmia. La verdad es que no hablé ni con la mitad de la gente que había por ahí, pero algo es algo, para una primera vez.

El vídeo es super gracioso!!

Alvarok, la verdad es que no sé qué decir sobre eso del alma y el espíritu...

Bueno, Akira, unos más que otros! :)

Bruno, eso es muy interesante, y tiene mucho que ver con lo que escribí en la primera entrada sobre robots. La pregunta es: ¿Alguna vez podrán llegar a tener sentimientos verdaderamente reales? ¿Podremos llegar a encontrarnos frente a una especie de forma de vida alternativa, creada artificialmente?

Avalon, eso también es muy interesante!! Creo que voy a acabar yendo a la biiblioteca a buscar cosas sobre este tema...

barry, cuando seas viejo igual tienes un gato-robot. ;)

Lo, eso nos pasa en mayor o menor medida a todos! (creo) :)

SAeñor A, yo prefiero no rezar a nadie, pero sí que me apetece leer más cosas de Asimov... ^^

Canichu, todo eso es verdad. Sin embargo, no tendría mucho sentido prescindir del proceso y de lo que nos hace la vida más fácil sólo para no eliminar empleos. Habrá que buscar alternativas. Jornadas máscortas, posiblemente. Y otro tipo de trabajos. Al fin y al cabo, ahora existen ocupaciones que antes ni se habrían imaginado. Nosotros acabamos creando nuestras proopias necesidades. Pero vamos, está claro que es una reflexión importante.

Denise, espero que no! :)