sábado, 20 de octubre de 2007

Dos hombres se encuentran



Esta obra de Paul Klee, que he conocido gracias a un reportaje de El País, se titula "Dos hombres se encuentran y cada uno presupone del otro que es de mayor rango". Al verla me he acordado del Consejo de Edelstein que salía en mi calendario de la Ley de Murphy:

"No se preocupe por lo que otros piensen de usted. Están demasiado ocupados preocupándose por lo que usted piensa de ellos".

En su momento me pareció un buen consejo, y recorté la página para tenerlo siempre presente. Ahora me doy cuenta de que no lo he seguido lo suficiente.

9 comentarios:

Miguel Daza dijo...

Ese consejo no lo veo mal del todo, pero existen personas que se creen los dueños de todo, egoístas, egocéntricas y jamás pensarán eso, sino que pensarán que están por encima de tí y en ningún momento pensarán lo que están pensando de ellos. Saludos.

Miss Sinner dijo...

Ains, me encanta ese consejo. Conocía la idea, pero no las palabras exactas ¡Es un consejo tan bueno y real!

Eres la tercera a la que veo lo del Twitter y me pica la curiosidad ¿cómo va? ¿Es estilo blog y se puede comentar? Parece que tira más hacia noticias por teletipo XD

Igual me hago uno para ver cómo es por dentro.

Brie dijo...

qué buen consejo!! y lo mejor es que no le falta razón :D

Denise dijo...

Paul Klee era un geniecillo! Y eso de estar pendiente de lo que piensan los demás me parece humano, aunque absurdo.

canichu dijo...

frase que citas que hace reflexionar acerca de que en la desconfianza se basa el mundo.

marmota dijo...

Sí, Miguel. Pero yo pensaba más bien en aquellos a los que, a veces, se les (nos) come la inseguridad.

Puede ser un poco absurdo, pero inevitable.

Miss Sinner, yo lo estoy probando, a ver qué tal. Creo que me llama más la atención para compartir cosillas o referencias a las que no les dedico una entrada, y para informar cuando actualizo y cosas así, rápidas.

closada dijo...

Bueno, quillita, yo lo cambiaría por: "No se preocupe por lo que otros piensen de usted. Eso no es más que una chingalada".
C'est à dire, que no merece la pena perder el tiempo en majaderías de ese tipo: lo importante es lo que piensas tú de ti misma, pues es lo que realmente condiciona gran parte de tus actos, sentimientos, etc.

Saludos

Miguel Daza dijo...

Desde ese punto de vista entonces me parece una frase perfecta. A mí también me ha pasado eso muchas veces.

Miri dijo...

Pues un poco de razón tienen, sí, aunque a pesar de ello hay mucha gente que no puede dejar de pensar en el resto como su principal distracción.
Un besito,
Miri