martes, 28 de agosto de 2007

Compis de piso


El mundo de los compañeros de piso no tiene límites. Cualquiera que haya compartido vivienda con alguien sabrá que es en esta situación cuando más puedes llegar a sorprenderte de la diversidad del ser humano (y de sus interminables rarezas). Yo he tenido unos cuantos, pero no diré sus nombres. Nunca se sabe quién puede llegar a leer esto, y no me apetece airear las intimidades de nadie.

A resultó ser una estafadora. No acabamos bien.

B dejaba siempre su ropa interior sucia encima de la radio del baño, después de pegarse una hora ahí encerrada. Yo no podía soportarlo.

C, en Alemania, desayunaba en calzoncillos mientras yo lo hacía con abrigo. Es curioso lo que puede llegar a variar la percepción de la temperatura. Acabó dejando el piso para irse a vivir a una casa alejada del centro, y empezó a cultivar hortalizas.

D era estupenda, pero podría haber llegado a matarla para recuperar el teléfono.

E me preguntó una vez si maquillarse dolía. Se ve que las chinas más conservadoras no se pintan los ojos. Cocinaba genial, y yo siempre me sentí mal por no poder corresponder a sus platos con buena comida española.

F era un sol. Hacía todo lo posible por integrarse, pero se notaba que en su país no estaban muy acostumbrados al contacto físico, y se ponía tenso cada vez que le tocaba.

G dejaba siempre los restos de comida en el salón. A nadie le habría importado si no hubiera sido por las cucarachas.

H estaba convencida de que alguien le robaba las galletas. Y los salva-slips. Ninguna de las dos cosas era cierta.

I estaba licenciado en Derecho, pero lo dejó todo para estudiar batería.

J iba a todas partes en patines y prefería no hablar francés, aunque fuese su lengua materna.

A K, también francesa, eso la sacaba de quicio. Por cierto, era muy dulce y muy simpática, y ahora caigo en que la echo de menos.

Con L acabé mal, a pesar de todo lo que me alegré de que viniera a vivir con nosotros. Llegué a estar muy enfadada con él, pero ahora ya no tiene importancia.

M era de Hamburgo y tenía el estómago delicado. Nos llevábamos bien, pero no volvimos a saber de ella.

N era italiana e hiperactiva -en el mejor sentido de la palabra-. Me gustaría haberla conocido mejor.

Ñ era polaca. Sin papeles y sin hablar español, consiguió trabajo de camarera en una discoteca en tan solo una semana. Cuando enfermé de neumonía me dijo que me tendría que aguantar porque todos los demás fumaban, y no me sentó muy bien.

Con O, checa, compartía habitación -Londres es carísimo-, pero nunca fue un problema. Adoraba la escalada y la ciencia-ficción, y no habría visto "Alien" de no ser por ella.

P era masajista y estaba -o había estado- liada con mi profesor de inglés. Siempre me resultó extraño verlo con ella en el salón.

Q era una de esas personas que prefiere dejar notitas antes que decir las cosas a la cara.

R se ponía muy nerviosa si alguien descolgaba sus cosas del tendedor y no las plegaba. A veces se enfadaba y nadie sabía por qué.

S, mi vecina de la residencia, llamaba a mi puerta indignada cada vez que intentaba ver una peli, poner música o hacer ejercicios de "listening" de inglés. Luego hacía "fiestas de pijama" ruidosas en su dormitorio.

T era muy majo, y la persona más irresponsable que he conocido. Con 19 años y todavía en el instituto, nunca entendí muy bien por qué su madre le dejaba vivir solo.

U nos pegaba unas palizas al Trivial tremedas, pero cuando le tocaba bajar la basura o cualquier otra cosa de la casa, fingía que no se había enterado por sus problemas con el idioma.

V desayunaba zombi todos los días y guardaba el bote de Cola Cao en la nevera.

Y aún me dejo a alguno.

Esto iba a ser sólo una introducción, pero ha quedado mucho más largo de lo que esperaba, así que el resto tendrá que esperar. ¿Quién iba a pensar que -durante más o menos tiempo- he llegado a vivir con tanta gente? Ah, yo también tengo mis excentricidades, no creáis que no lo sé. Pero esas, mejor que las cuenten otros.

25 comentarios:

Mirko dijo...

HAce tiempo que pensaba hacer una entrada similar. Incluso reconozco algunas manías entre tus compis :-)
También he compartido de piso durante mucho tiempo, y la verdad es que tiene muchas ventajas (siempre que haya un grupo que se respete mutuamente). Yo diría que es un paso intermedio entre vivir con tus padres y vivir con tu pareja. Hay que aprender a convivir y todos tenemos nuestras manías. Yo me he conocido a mí mismo más de esta manera, ¡cuando mis compis me han echado la bronca!
Ahora estoy bastante contento. No siempre te puedes hacer amigo de tus compañeros de piso, aunque suene raro.
Además somos muy limpitos, cuatro tíos, ¡quién lo diría! :-)
Pues eso, que ya te copiaré la entrada ;-)

Esther dijo...

uoooo madre mía si tienes historias que contar después de vivir con tanta gente!!!! besines!

Sophie dijo...

yo sólo he compartido piso una vez, este mes comienzo una nueva experiencia con otras compañeras, a ver q tal.

de las antiguas diré q:

A tomaba prestados euros del bote común pq nunca tenía suelto para comprar tabaco. ella y el tabaco regresaban al hogar, el dinero al bote never.

Era una paranoica de la ballerina y el spontex, cada 2 semanas habia q renovarlos, molt fort!

Nunca tenía tiempo para ir al supermercado, sería por eso q siempre le faltaba un poquito de...
(y yo harta de sus poquitos)

B era extremadamente desordenada en las zonas comunes, el salón era su segunda habitación.

y de ambas se puede decir q tenian la despreocupacion de a)dejar la nevera demasiado tiempo abierta sin necesidad alguna y b)dejar las luces encendidas cdo ni siquiera estaban en la habitacion

ale,ya he soltado mis negruras!

;)

Mel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mel dijo...

"La gente normal son las personas a las que aun no conoces lo suficiente"

quilloj dijo...

Nunca he compartido piso con nadie (a excepción de en pareja) pero me quedaría con "O" por lo de la ciencia-ficción y "Alien".

Juan Rodríguez Millán dijo...

Vaya, Quilloj me ha quitado las palabras de la boda, je, je...

Cuántas historias tendrás para contar, ¿no...? Porque si esto iba a ser la introducción...

Por cierto, sólo ver la foto de esta entrada me obliga a comentar. Es ese espectacular episodio de 'Friends' en el que se juegan los pisos... "¿En que trabaja Chandler Bing?". Impresionante...

Txutxi dijo...

Joder que cantidad de compañeros de piso, pero parece que te llevabas bien con la mayoria. Yo ahora tengo una compa mejicana que despues de dos meses con los mismos compañeros se sigue cerrando con llave la puerta de la habitación cuando va al baño (creo que tambien lo hace cuando esta sola)

carmncitta dijo...

Ualaaa, has convivido con muchísima gente!!! Yo creo que estas cosas en el fondo te ayudan a aprender, y a abrir la mente y a ver que hay muchos tipos de personas, de formar de pensar, etc..

Erotismo dijo...

vaya rotación!!! deberías escribir un libro

El lunático Barry dijo...

Ja,ja Quilloj compartiendo piso, eso sería la leche.. con cámara de vigilancia en su estantería de comics..
Bueno no se de qué me burlo soy igual que él. Admiro mucho a los que comparten piso, yo creo que saldría en la sección de SUCESOS a excepción de I y O.

GUIZMO dijo...

De todos/as las/los que he conocido también guardo especial buen recuerdo de "K" (aparte de algún otro al que no cito ya que el contacto continua). Era muy dulce y muy agradable. Alguna vez he hablado un poco con ella por messenger. A ver si algún dia la volvemos a ver, quien sabe...

Ludwig Constantine dijo...

Yo la única vez que compartí piso aparte de las vacaciones con amigos fue con un pakistaní de treinta y tantos, muy buena gente.

Un amigo mío formó con sus compañeros de piso durante 4 años un auténtico clan, parecían siameses.

Dude dijo...

Gracias a dios que he pasado por aqui a tiempo de leer este magnifico post. Por que seamos sinceros cuando el post empieza a ir pa´bajo a veces ya ni lo leemos.

En primer lugar suele ser bastante comun que los mas raros sean especialmente, extranjeros, no es por quitarte el merito, que aguantarlos y comportarte en ciertas situaciones ya te ha dado un cachito d cielo. Pero los giris son asin muy inesperados.

Respecto a los "otros", creo q se les puede calificar de "guarretes", y "esquizofrenicos", y a los demas los han soltado muy pronto, no crees? jajajaja

Ah enhorabuena por tu "publicacion", una reseña de autobombo siempre es una alegria.


Me pasare mas a menudo por aqui.

Salu2

Ruvias Intelijentes dijo...

nosotras compartimos piso, hentre otros, con huna psicopata que arrancava las fotos de nuestros hamigos de las paredes i las hescondia hen el fondo de los harmarios. tamvien se ponia nuestra ropa i se peinava como nosotras. nuestros hamigos la conozian como "la mujervlancasolteravusca". tubimos que pedirle, hamavlemente, que se fuera a tomar pol culo. miedito!!!

marmota dijo...

Ruvis, esa parece hasta peligrosa!!!

Dude, supongo que ellos también se habrán ganado su cachito por aguantar algunas de mis manías... :)

Ludwig, pues qué suerte, lo de tu amigo!

K (la querida Elsa, ese nombre no me importa ponerlo) era un sol! Cuando ya estaba en el otro piso y me puse mala me trajo crepes con nocilla! (yo para estas cosas soy muy agradecida)

Barry, había unos cuantos más con los que (creo que) te habrías podido llevar bien... :)

Erotismo, deja, deja! No quiero hacer enemigos! ^^

Eso sí, carmncitta! Y a valorar las cosas buenas de vivir con papá! :D

txutxi, qué rarooo! Yo tenía un amigo cuya compañera de piso era parecida...

Juan, sí, qué bueno! XD Y en qué trabajaba?

quilloj, sí, O también era un sol. Era muy simpática y respetuosa (fundamental para compartir habitación), y me lo pasaba bien con ella.

mel, bueno, algunos se ven venir aun sin conocerlos... XD

Sophie, eso también me suena (pero no en una sola persona!). Aunque la verdad es que yo también soy desordenada (con las zonas comunes intento no serlo, de todas formas).

Esther, ya, no pensaba que fueran tantas!! Y me he dejado alguno!

Mirko, hazlo, que es divertido marujear de estas cosas! :D

Tale dijo...

Vaya fauna,

Ahora me los imagino a todos juntos en el mismo momento en una especie de gran hermano demencial...

Tamaruca dijo...

¡Qué barbaridad!

Yo reconozco que, o bien he tenido mucha suerte, o bien soy bastante pasota conviviendo. No me afectan las manías de los demás (generalmente porque yo tengo muchísimas más, jaja), salvo alguna terrible excepción. Voy a añadirlas al más puro estilo Marmota ;-)

M. se depilaba las piernas con la pinza de las cejas en el sofá mientras veía la tele. Aggg...

S. tenía un pequeño problema de cleptomanía. Mis camisetas favoritas salían aparecer misteriosamente en el fondo de su armario.

A. siempre tiene tabletas de chocolate en su mesilla de noche.

E. te quitaba el plato de la mesa tan rápido para ponerse a recoger que ni siquiera te daba tiempo a terminar.

I. ponía post-it en sus alimentos con su nombre (Iñaki's) y si alguien tocaba sus cuajadas de oveja, estabas muerto.

Si se me ocurren más, vuelvo ;)

Mmmuaa...

Carabiru dijo...

Joe!!! qué de gente y qué de cosas curiosas!!

Yo tuve unas cuantas para olvidar, quizá algún día cuente algo.

Bicos!

marcos ^_^ dijo...

Hola!
Hace dos dias encontre tu blog por internet, se me hizo facil leerlo y pues descubri que esta muy chido jeje

como dice ese periodista que te menciono en su reportaje, es algo chido y para ariar, dentro de lo "normal"! ^_^

mucho gusto en conocer tus historias :P

:] saludos desde mexico!

Miss Sinner dijo...

Lo de Q con las notitas es algo que no soporto. Si hay algo que decir, dilo cara a cara y no te escondas. Me pone enferma.

EmeA dijo...

Yo tuve A, B, C, D y G en la misma persona. Un mounstro, el colega. Es un post que prometí hace más de un año que escribiría. Paciencia

marmota dijo...

EmeA, pues qué horror!!

Sí, sí! Hay dos tipos de personas: las que odian las notitas a muerte y las que las escriben!!

Gracias, marcos! :)

Cuenta, cuenta, Carabiru!

Tamaruca, es que las cuajadas de oveja son sagradas... XDDDD

Tale, sí que sería demencial, sí!! Y yo sería la peor!! :D

Besos!!

BBsot@ dijo...

Hola...!Es increíble como los relatos acerca de los compañeros de piso pueden llegar a ser hilarantes y fascinantes... se ve cada bípedo... Aún así, pienso que los que hemos tenido esa experiencia, contamos con la suerte de ver el mundo desde perspectivas diferentes; podemos permitirnos analizar a los demás sin detenernos a pensar que quizá ellos estén haciendo lo mismo con nosotros... es cierto, hay situaciones desagradables (robos incluídos, pero lo importante es que, a pesar de todo, para un compañero de piso somos un punto más en el espacio... sólo que es punto vive con ellos. Buen blog! Te invito al mío.

Denise dijo...

Por diooos
Y yo que pensé que 7 compañer@s de piso eran muchooos!!! :-P