viernes, 20 de julio de 2007

Jane no tiene quien le publique

Si hace algún tiempo hablábamos del famoso violinista del metro de Washington, ahora le ha tocado el turno a Jane Austen. Según cuenta este reportaje de El País, el británico David Lassman decidió copiar párrafo por párrafo capítulos de "Orgullo y prejuicio", "La abadía de Northanger" y "Persuasión" y enviarlo, como si fuese su obra, a 18 agentes literarios. De los 15 que respondieron, sólo uno había descubierto el plagio.

La cosa tiene tela. Ya no se trata simplemente de la discusión sobre cómo una autora tan influyente no encuentra a nadie que quiera publicar su libro. Por mucho que sea una escritora reconocida
-aunque no en este caso, obviamente- los gustos del siglo XIX no son los del XXI, y aunque los argumentos de Austen son perfectamente válidos para una obra actual, el estilo probablemente no lo sea.

El problema es otro: ¿Cómo puede ser que tantas personas con una formación literaria supuestamente alta no sean capaces de identificar una novela de Jane Austen? Si es que, aunque sólo sea por las adaptaciones cinematográficas -unas más fieles, como la protagonizada por Keira Knightley, otras más libres, como el musical de Gurinder Chadha- ¿a quién no le suena la historia de "Orgullo y prejuicio"?

La alternativa es que ni siquiera leyeran el manuscrito, y eso plantea el interrogante de quién puede publicar algo nuevo si los agentes no llegan ni a mirar lo que les mandan los autores desconocidos (o sin padrino). Hombre, que yo entiendo que no puedan abarcar todo lo que les llega, pero no creo que un experto necesite mucho tiempo para reconocer un clásico.

Nada, Jane, si te da por volver por aquí abajo, lo mejor será que te imprimas tú los libros. En la música ya está pasando, y la literatura no tiene por qué ser tan diferente...

9 comentarios:

Miss Sinner dijo...

¿Sabes? Ni he leído el libro ni he visto la película. No me van mucho las pasteladas. Al menos ésa es la sensación que me da la imagen de la portada.

Creo que los libros lo tienen más difícil. No sólo porque tienen un público más reducido, sino porque (por lo menos para mí) tienen más trabajo. La inspiración puede venir, pero necesitas organización. Un esquema de la obra, definir los personajes (su aspecto y personalidad) y un entramado de las relaciones entre ellos. Los fondos, las referencias y los hechos de la historia en sí.
Me parece más complicado.

A la hora de difundirlo también es más duro :(

Besotes.

P.C. Qué viejas somos ;-D

Mirko dijo...

Creo que ya es hora de que envíe mi manuscrito "Tribulaciones de un zombie en la corte del rey Juan Carlos" :-D
¡¡Vázquez Figeroa ha puesto su último libro en su blog para descargar gratis!! Interesante lo que argumenta...

GUIZMO dijo...

Con los libros creo que pasa como con los discos, aunque algo distinto ya que en los discos es por culpa de la piratería y en los libros supongo que será por el público reducido. La cuestión es que en semejantes mercados ya nadie se atreve a producir un disco o editar un libro sin unas mínimas garantías de que eso va a vender. La única forma supongo que es irse a productoras o editoriales pequeñas y/o independientes que, aunque evidentemente necesiten vender, pongan más atención a un estilo que case con su "filosofía interna" que a un nombre (aunque la verdad es que tampoco tendría yo muchas esperanzas ni en estos casos pero bueno).
Yo creo que los tiempos de enviar un trabajo de un autor desconocido a un sitio importante y que allí apuesten por él convencidos por su potencial simplemente han pasado y sólo los encontramos ya en 1 ejemplo entre un millón o en las pelis de los 80.

guitarboy dijo...

... las editoriales como las discográficas y las productoras de cine son un negocio y creo que el arte lo tiene difícil para sobrevivir basándose en los criterios de estas.. quizás el futuro esté en internet..

Baakanit dijo...

Los plagios están de moda.
Ayer leí en el blog de mi amigo Julio, Astrolabio, un post sobre un escritor peruano, al cual se le han descubierto 15 plagios. Este supuesto escritor ha publicado a lo largo de su vida 28 novelas, quien sabe los plagios que falten por descubrirle. El señor es tan sinverguenza que la primera vez que le acusaron de plagio culpó a su secretaria. Es tan loco, que ha plagiado a muchísimos autores españoles que aun viven.

Hablando de plagios, hace poco vi la pelicula francesa:
"Depuis qu'Otar est parti" : Despues que Otar se fue.

Esta película cuando salió en el 2003 obtuvo muchos reconocimientos.
Se habló muy bien de la directora quien también fue la guionista.

Yo inmediatamente comencé a ver la película me di cuenta que era un rotundo plagio. Habían copiado exactamente la trama del cuento del gran escritor argentino Cortazar, "La salud de los Enfermos" y ubicaron la trama que antes ocurria entre argentina y Brasil, en Francia y Georgia.

Que descaro! Ni siquiera crédito se le ha dado por esa película, y muchos de los críticos ni siquiera se percataron que la guionista no tenia nada de original, que es una plagiadora.

canichu dijo...

No he leído nada de Jane Auster, pero sé más o menos lo que escribe, y no me llama la atención ni sus libros ni la autora. Lo siento. En todo caso me fijo en la última parte de este post. La verdad es que yo ya me he descargado unos tres libros de la red que están fuera de catálogo en España. Y me los he imprimido my encuadernado. Yo escribo libros. Pero no tengo editor. Y reflexiono sobre lo que dices al final. Y creo que si eso se llevara a cabo al final escribiríamos los que realmente queremos escribir y nos gusta hacerlo, vendamos o no (mis mayores lectores se han transformado en lectores de revistas literarias gratuítas y circulos de conocidos y amigos que se van pasando mis libros entre ellos, aparte de algún lector de mi blog). Si lo que escribamos o no es bueno o malo es otra historia. La cosa es qeu probablemente se limpiaría el panorama de mucho escritor que escribe de tal modo que cumple con la cantidad de páginas y párrafos por pa´gina de una editorial que le exige tres libros por año y con lenguaje para X sector de la población. Eso no es literatura, para mi gusto. Y no apunto a Auster, que sé que el post va sobre ella. Hablo en general. Comenzaría una nueva revolución de la Historia de lo escrito, que en parte ya ha comenzado con Internet hace unos años. Un saludo.

Tamaruca dijo...

Alucinante. No me extraña que cada vez más personas se "autoediten" por internet.

Hiscariotte dijo...

Mira tú, no soy el único que no ha leído a la Austen; y yo que pensaba que me tocaba disimular al puro estilo Zelig (pero eso sí: Moby Dick me lo leo antes de que acabe el año). Las editoriales ya se sabe, son negocios para bien o para mal; que tengan a unas bestias en la oficina de Lectura De Manuscritos (o como sea que se llame) ya es diferente; de todos modos sigo fiel a Anagrama.

Y felicitaciones por la victoria en el concurso de microrrelatos. Un abrazo.

marmota dijo...

La cuestión no es tanto si nosotros hemos leido a Jane Austen o si nos gusta(yo la he leído, igual que hay muchos otros autores a los que no), sino que un agente literario debería ser capaz de identificar un clásico como "Orgullo y prejuicio". Vamos, que se supone que debe tener un criterio y una cultura literaria superior a la media, porque es su trabajo.

La difusión de libros por internet creo que sólo puede ser positiva para la literatura. Así como la música se puede ver perjudicada por la piratería, ya que la calidad es muy buena aunque te la bajes de internet, en el caso de los libros es mucho más probable que alguien prefiera comprarse el original si lee un extracto que le gusta. Vamos, que oigo una canción, me gusta, y no tengo por qué comprarme el CD, porque ya suena bien pirateado. Pero si leo una página, y me gusta, mejor comprarme el libro, porque leer en el ordenador es un coñazo e imprimirlo posiblemente sea más caro.