lunes, 30 de julio de 2007

De vuelta


Lisboa es un lugar maravilloso. Nunca he visto una ciudad con tantas pastelerías, y en casi todos los sitios te dan zumo de naranja natural
-a no ser que no te entiendan y te encuentres con una limonada para desayunar-. De vuelta en el trabajo, ya echo de menos esta semana allí.

Creo que necesitaré un par de días para quitarme de encima el síndrome postvacacional y centrarme de nuevo (y eso que mis vacaciones no podrían haber sido más cortas). Ya perdonareis.

18 comentarios:

El lunático Barry dijo...

Hazte profesora.

GUIZMO dijo...

Exacto, hazte profesora. Podrás deformar mentes infantes y tendrás 3 meses de vacaciones. Lo mejor de lo mejor...

Manuman dijo...

¡Hey! ¡Yo también voy a Portugal de vacances!
Cuenta cosas de allí, que con tu buen gusto seguro que has sabido disfrutarlo y buscar lugares memorables.
Tomaré nota y lo disfrutaré tomándome un suco de laranja.

Bem-vinda de novo.

Carabiru dijo...

Bienvenida!! o sea, que el país vecino te ha gustado, no?

Bicos!

marmota dijo...

Carabiru, mucho! Pero había muchas cuestas... :S

Manuman, no sé qué decirte! En realidad fuimos en un plan completamente turístico, a ver todas las cosas típicas. Está bien coger el tranvía 28, que cruza la ciudad y te puedes hacer una idea... Buf, qué poco inspirada estoy para hacer una crónica de estos días un poco decente.

Shh, menos bromas. De momento ya me he sacado el CAP este año. Haré como Barry y les pondré pelis a mis niños, si decido mandar el periodismo a la basura (no creais que a veces no me tienta la idea, visto el panorama laboral).

Esther dijo...

bienvenida!!! me alegro de que hayan ido bien las vacaciones! besitooos

guitarboy dijo...

... bueno con la crónica de guizmo nos hacemos una idea.. las vacaciones de profe están bien; pero, mejor si hay alguien con quien compartirlas..

Miss Sinner dijo...

Bah, tantos meses de vacaciones no pueden ser buenos. Te acabas aburriendo como una piedra :P

DECKARD dijo...

Los pasteles de Belén es una de las cosas más ricas que he comido en mi vida. En una cafetería que estaba frente a la Torre de Belén, que se llamaba la Fábrica de Pasteles de Belén o algo así, te los ponían recién hechos y la crema calentita te llenaba la boca. Pillamos una caja y no podíamos parar de comerlos.

También me gustó mucho Lisboa. El Monasterio de los Jerónimos es algo impresionante y hay que subir a todos los miradores porque las vistas de la ciudad son muy bonitas y mola subir por esas calles tan empinadas y retorcidas en tranvia o en elevador.

Un saludo!

Mirko dijo...

Pues aquí otro recién llegado y con depresión post-vacacional de aúpa...de regreso de una tierra, la mía, en la que todos los zumos son naturales, desde el de naranja al de platano-fresa y papaya...ais :-(

marmota dijo...

Mirko, y el fuego?

Deckard, a mí me parecieron demasiado empalagosos. Puede que fuese en esa cafetería donde me dieron limonada en vez de zumo y una madalena buenísima. :)

Miss Sinner, pues no me importaría aburrirme un poco!

Las vacaciones de profe son maravillosas, no me vengais con historias! :)

Besitos!

Kahlo dijo...

mmm... me quedé con las ganas!

un besito

marmota dijo...

Bueno, otra vez será! :)
Un beso!

Carlos Mata dijo...

Por uma lágrima tua
Que alegria me deixaria matar.

Lo cantaba Amália Rodrigues, después Misia..

¿Sabes que hay un rincón de Lisboa en el corazón de Zaragoza?

marmota dijo...

Sí? Dónde?

Carlos Mata dijo...

En un callejón que creo que se llama Fray Juan Cebrián, entre la calle Alfonso I y Santiago. Una agradable terracita de un bar cutrecillo que lleva una simpática portuguesa, María, que está reformando y ampliando su local para ofrecernos fados a partir de octubre. Los jueves, un excelente bacalao (esto me lo han contado y quiero comprobarlo..)

Mirko dijo...

¿El fuego? Pues nada, un par de enfermos cabrones que merecen ser quemados en una pira... :-(

Sophie dijo...

marmota,ya he visto la crónica de guizmo acerca de vuestro viaje, q envidia!!
habrá q dejarse caer por alli,yo tb quiero zumos!!

;)