lunes, 23 de abril de 2007

¡Magia, magia!

El día del libro tiene algo mágico. Definitivamente. Pero no mágico en plan "uuuh, estoy volando", sino mágico como cuando pasan cosas que, vale, no son exactamente mágicas, pero que cuando las estás repasando hacen que te detengas, te des cuenta de que lo son y decidas escribir una entrada sobre ellas.

Bueno, en realidad, ahora que estoy pensando un poco más, no puedo decir que el día del libro tenga nada de mágico. Me acuerdo de ese 23 de abril en Barcelona, cuando intenté comprar "Las flores del mal" en el Corte Inglés de Plaza Catalunya y sólo conseguí que una señorita estúpida me respondiera "¿Las flores del mar? No, no lo tenemos" y que sus compañeros se dedicasen a mandarme de sección en sección hasta que, enfurecida, hice que lo miraran en el ordenador. Ciertamente, no tenían "Las flores del mal". De "Las flores del mar" no sé nada.

De acuerdo, entonces rectifico: este día del libro ha tenido algo mágico.

Podría ser el pequeño librito que me han regalado al comprar otra cosa y cuya imagen de portada -un ojo borroso- me ha hipnotizado. También podría ser el hecho de haber encontrado a un dependiente en la FNAC que, misteriosamente, me sacaba los libros que le pedía de la misma manera en la que aparece el mayordomo del anuncio: de la nada. Pero no. Lo definitivo ha sido haber visto a mi centollo dibujado en un cómic de Jeffrey Brown.

¿Os acordáis de ese capítulo de "Los Simpson" en el que Homer ve su cara en la marca de un detergente japonés? Pues esto ha sido igual. Un adolescente hacía todo lo posible por dar el máximo número posible de datos sobre Tarantino, mangas y autores en el menor tiempo posible -la sección de cómics es como la parte de delante del público minutos antes de un concierto o la cola de un cine en el que proyectan algo más o menos poco comercial: está llena de listillos intentando impresionar a sus acompañantes con nombres, fechas y anécdotas diversas-. Y, entonces, mi centollo se ha puesto a mirar "el descubrimiento".

-Mira, parece interesante.

-¿A ver?

-...

-Pero, pero... ¡Pero si es igual que tú! ¡Es increíble! ¡Te han calcado!

Impresionante.


Ya os digo, magia. Deberíamos haberlo comprado.



16 comentarios:

peyote dijo...

En difinitiva. Magia pura; encerrada en las calles, recreando esos peuqeños encantos en una ciudad, en un 23 de abril, bien colocado en su momento; para ser eterno. Y bueno los chicos comics. Personalemnte me agrdan las historietas, pase mi infancia memorizando los detalles de Asteríx; esas charlas cientificas sobre "star wars"... ups. En todo caso creo que simpre nos encontramos de cuando en cuando en algo, tan "homeristico".

Y con la francesa... creo que leyo el blog; es decir ese día despues de publicarlo, trate de animarla comentarios idiotas, la verdad no creo que hay nada mas placentero que la risa de una mujer. Presento una instalacion, no pude ir a la inaguracion, pero cuando le dije que me gusto su trabajo me miro con cara de: "pendejo, no pienso intercambiar nada contigo". Sigue sin saber que ando, vivo.

Muchas gracias por la visita. Un gusto, muy agrdable el contacto.

Saludos.

elchicotoxico dijo...

Ese es el comic que se llama torpe o algo así, también lo vi en la fnac el otro dia, tiene pinta de ser interesante :)

Mirko dijo...

...¿entonces el Centollo no se suele afeitar? :-P
Es gracioso lo que dices, las secciones de cine y de cómic de la Fnac es la mayor concentración de frikis pedantes que he visto nunca. Siempre hay listillos poniendo a parir en voz bien alta y orgullosa a algún acompañante avergonzado las pelis o libros de culto para luego recomendar una o dos bazofias de las suyas....

Persio dijo...

eso es lo que tiene el libro, la magia de la lectura, las ciudades que nos rodean y que sabemos rodear...
saludos, me gusta mucho tu sitio, nos leemos!

[J] dijo...

Creo que nunca me he encontrado a mí mismo en un dibujo, pero debo tener clones por todos sitios de carne y hueso, porque todo el mundo me ha confundido con alguien alguna vez... jajajaja... parece un trabalenguas!!

Lo dijo...

yo esperaba que me cayera algún libro pero nada :( mala suerte que tengo!

por cierto, si mirko no es un friki pedante entonces qué es??? habría que verlo en la fnac XD

besotes!

Dark Santi dijo...

¡Jajajaja!

Desde luego, si yo encontrara mi cara dibujada en un cómic, lo compraría. ¡Sin dudarlo!

¿¿Cómo no lo hiciste?? Al menos hazlo por la gente que lo más mágico que han visto el día del libro es a su vecina tratando de indagar en su cuarto por la ventana, mientras toca la guitarra en paños menores.

Ah, no ha sido a mi, si no... a un...eh...amigo, sí, a un amigo le ha pasado. Sí, un amigo.

Tamaruca dijo...

^^'

Regálaselo de sorpresa...

Mmuackss!!

Belén Manquepi dijo...

qué es la fnac?

El lunático Barry dijo...

los freaks son buenas personas, bueeeno somos...
Y como me dijo martita una vez no está demás ser un poco talibán en ciertas cosas, como comics, películas o música...
Aunque como dicen algunos tenga un montón de datos inútiles en la cabeza... Subcultura que le llaman...

marmota dijo...

Sssssh, Barry, pero no me cites cuando digo esas cosas... ;)

La FNAC, Belén, la tienda de libros, música, pelis, etc. No sé en cuántos países está.

Lo tengo en mente, Tamaruca. Pero siempre le regalo cómics que luego disfruto más yo (tipo Homer y su bola de bolos), así que no sé si es mejor que directamente me lo compre yo... Un beso!

Qué tal va el esguince de tu amigo, Santi? ^^

Ah, Lo, los libros me los pagué yo! Pobre Mirko... :) Y no, Mirko, mi centollo no se seule afeitar. ¡Es igualito al del dibujo!

J, eso es que eres famoso! ;)

Hola persio, gracias! La magia de la lectura... Supongo que es también lo que hace que te puedas pegar horas leyendo cuando tienes que hacer otras cosas.

Chico Tóxico, éste en concreto se llamaba "Inverosímil". Creo que es una serie, en la que también está "Torpe". Creo, yo no lo conocía, pero tenía buena pinta!

Peyote, gracias s ti! De verdad que me gustaría conocer a la famosa francesa... :)

Mirko dijo...

Yo soy muy friki, y como tal, a veces se me escapa la pedantería, no os quepa duda ;-)

Miss Sinner dijo...

Desde que me bajo los libros de internet, hace mucho que no compro ninguno.

¿Así que ésa es la cara del centollo? Tiene aspecto de achuchable ^^

marmota dijo...

No nos cabe, Mirko. :)

Es muy achuchable, Miss Sinner. ^^ ¿Te bajas los libros de internet? ¿En serio? ¿No es un poco coñazo?

Hache dijo...

Agggg!!! Sacrilegioooo!!!! Libros de internet!!!!! Vade retroooo!!!!

xD

Coño Miss...dejar de comprar musica original porque la bajas, normal. Ir menos a las salas de cines porque te descargas las pelis, fale. Pero los libros...¡virgen santaaaa de la teta fueraaaa! ¡eso si que nooooo!

Yo es la ultima vez que compro un libro en el puto coltinglé (siempre me digo lo mismo y al final como es lo unico que me queda cerca, pico). Cuando fui a comprarle a Buko el libro del Rubianes me preguntaron si el Pepe ese era el título o el autor y acto seguido, a esperar 80 horas porque no sabían en que sección lo tençian (al final lo encuentraron en lingüistica, tela). Me revienta que las grandes supercifies estén cambiando a los libreros de toda la vida por empleados que no tienen puta idea ni que, a la vista de lo que cobran, la quieren tener.

Ups...creo que me he desviao del tema un poco :S

marmota dijo...

¿Desviarte? Nada de eso, a mí también me tiene traumatizada el Corte Inglés y sus dependientes ignorantes!