lunes, 2 de abril de 2007

Cambio radical

Dejo a mi pequeña ratilla sola, pensando que está viendo "Escuela de Rock", y cuando vuelvo la veo enganchada a "Cambio radical". Al más puro estilo "hermana tirana" le digo que o quita esa mierda o se va a dormir. ¿Suena excesivo? Me da igual. No estoy dispuesta a permitir que ese programa horrible le disuelva el cerebro.

Hace ahora dos años, cuando estaba en Londres, alucinaba con la cantidad de programas que emitían las televisiones británicas encaminados, básicamente, a "mejorar" las vidas de los participantes a través de estupideces y a exaltar la belleza y convertirla en la máxima aspiración que puede tener cualquiera. Poco a poco van llegando hasta aquí y, a diferencia de lo que pienso sobre otros temas, esta vez me alegro de que la gente
se lleve las manos a la cabeza y lo critique.

No soy, ni mucho menos, la primera que habla de este asunto -aquí
Miss Sinner, sin ir más lejos-, pero no me puedo resistir. Es que esto no hay por donde cogerlo.

Para empezar, hacer un espectáculo a partir de la cirugía es una barbaridad. No es ninguna tontería, se trata de meterse en un quirófano y someterse a operaciones que, en mayor o menor medida, suponen un riesgo para los pacientes. Con ello no pretendo demonizar las intervenciones estéticas, pero me parece una irresponsabilidad frivolizar sobre ello.

Por otra parte, y aunque sea una obviedad, deberíamos impedir que el culto a la belleza y al aspecto físico alcanzase semejantes límites. Por supuesto, a todos nos gusta estar guapos y, en mayor o menor medida, nos esforzamos en conseguirlo. Me parece estupendo que, en determinado casos, la gente recurra a la cirugía estética para poner fin a algún complejo. Pero de ahí a pretender cambiarse de arriba a abajo hay bastante. El hecho de que, además, Teresa Viejo (o cualquiera) se dedique a convencer a la señora de turno de que es espantosa, que lo mejor que puede hacer es operarse todo y que (esto es lo peor) el cariño de su pareja o familiares depende de ello, es una aberración. Por si fuera poco, de paso se lo va dejando bien clarito a todos los que no están contentos con su cuerpo y, de alguna manera, se sienten identificados con el caso de la pantalla.

Y ya para rematar, no se conforman con convencernos de que estas transformaciones extremas son maravillosas, sino que, además, nos dicen que hay que conseguirlas con la ley del mínimo esfuerzo. Nada de ejercicio ni de dieta. Nada de fomentar hábitos saludables que repercutirán favorablemente en nuestro aspecto físico. Nada de engorrosos y largos tratamientos. Liposucciones, dientes fuera, y listo. De esto habla
Ana Elena Pena mucho mejor que yo, y además añade un par de cosas que me parecen fundamentales: "con un poco de peluquería y maquillaje hubieran tenido más que suficiente" y "con unos retoques de menos, las concursantes podrían haber seguido siendo ellas mismas". Pero claro, eso ya lo tenemos superado, y ahora queremos sangre, vendas y morbo. Pues nada, ya lo tenemos. A ver qué es lo próximo.

18 comentarios:

FRESCO trucos para spacios msn dijo...

Gracias lo añado a la lista de spacios borrados.Continuemos quejandonos esto no ha terminado aun.

Ginnie Glass dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Marta! Me haces recordar un correo electrónico que me llegó una vez en el que una señora describía todo lo que había pasado su amiga por, aparentemente, una mala cirugía plástica que le hicieron, y en serio me dio pena por la señora, pero me molestó mucho que al principio dijera que se no se imaginaba que algo que era "tan fácil como sacarse una muela" pudiera salir tan mal.

Miss Sinner dijo...

Ya le he dejado un comentario a Ana (uno de mis tocho-comentarios, me temo XDDD) y es que dice exactamente lo que yo pienso al respecto.

Esto es una locura. Y cada vez va a más. Creo que lo próximo será un CambioRadicalGranHermanoCasaDeTusSueños o como leches se llame, en el que las concursantes (porque por ahora sólo han ido mujeres, por lo que veo) se tunean, y mientras, van construyendo una casa (para tonoficar músculos y tal :-P) y el público vota a la que mejor quede. La ganadora se queda con la casa y va a todos los programas a describir sus operaciones y los malos rollos y mierdas que haya tenido durante la "convivencia".

Voy corriendo a registrar la idea, no sea que se me adelante alguien.

ana elena pena dijo...

uf, no puedo contestar a miss sinner. Pero a ver...
Nos gusta el morbo ("En buenas manos" gozó de gran éxito), pero a este programa se añade la novedad de que después de las operaciones te conviertes en un bello cisne. Y no es verdad. No hay más que ver lo artificioso de los resultados. Por ejemplo, la piñata que le dejaron a la bailaora de flamenco.
Si pones a una fea tuneada al lado de una belleza natural, se nota, vamos que si se nota, como si pones una barbie del todo a cien al lado de una de Mattel, ande va a parar.
Y lo peor, la hipocresía de Teresa Viejo, asegurando que lo suyo es genética, que no se ha operado jamás..., cuando hay fotos suyas del año la picor que demuestran lo contrario.

grampus dijo...

No he visto el programa. Me da todo tanta grima... Ver a alguien concursar por tener una cara nueva, o unas tetas nuevas o un culo nuevo me deprimiría. Los cirujanos plásticos, más que hacer operaciones, parece que hacen advenimientos.

zeta dijo...

claro......como todas sois guapas....jooooooooooo!

El detective amaestrado dijo...

A mi me parece que ya todo esto se ha salido de madre desde hace mucho tiempo...

Itoitz dijo...

Yo tolero los realities. pero "Cambio Radical" enferma las voluntades, es un despropósito y una gran mentira. la felicidad ligada al aspecto físico...., en fín vulgar y letal.

Carabiru dijo...

Con todas las palabras es una puñetera mierda de programa.
Para que luego hagan especiales de "quiérete a ti mismo" "no a la anorexia" etc etc

NO se puede ser feo en este mundo, rápidamente te mandan a programas a hacerte visible para el resto de la sociedad, no vaya a ser que traumes a alguien con tu apariencia picassiana.

Por otra parte, radical era la versión americana, flipante, eso sí que era tunear, no como esta que le hacen una chapa y pintura... (uff, qué mala soy)

marmota dijo...

La noticia que ha salido hoy me viene genial para completar esto:
http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=311490

Y la respuesta:
http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=311564

Área de Aragón dijo...

A las barricadas con Marmota!!!
Huy, huy, huy, esos links...
Chaqueterismos!!!
Estoy de acuerdo contigo Marta.

Agnóstico Apático dijo...

¡¡pero qué asco da ese programa!! te apoyo, Marta.

Miri de los bosques dijo...

Jej, yo también hablé en mi blog de esto. A ver si con su nuevo cuerpo de plástico son más felices... yo francamente lo dudo, porque el que tiene tendencia a acomplejarse siempre encuentra la excusa.
Un besito,
Miri

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Suscribo todas y cada una de tus palabras, Martita. Sabias, sin duda.

Lo dijo...

Yo también me eché las manos a la cabeza cuando vin un trozo.
Primero porque estaba cenando y casi me da algo cambiar de canal y ver como a una tía le estaban quitando la grasa del culo. ¿Qué harán después con esa grasa?
Después porque me parece penoso que una mujer sea feliz con un aumento de tetas... La mujer que vi yo tenía pareja estable, una casa, un trabajo y unos hijos y aún así sentía complejos por su nariz, su pecho, orejas, muslos, barriga y un larguísimo etc... ¿No sería mejor hacerse una operación de cerebro? Porque una persona que tiene tantos complejos necesita ayuda psicólogica, no cinco operaciones en un día. Y lo más incoherente es que no quiere salir a la calle con su nariz aguileña y luego se va a una tienda de moda carísima con la cara como Hannibal Lecter y llena de vendajes.
¿¿¿¿¿?????
Luego las maquilla una profesional y les arreglan el pelo pero al día siguiente qué?? Se verán guapas por un día pero luego viene lo peor. Porque no creo que sean tan millonarias como para gastarse medio sueldo en marcas de ropa caras y para ir cada semana a la peluquería...

En fin, que comentario más largo pero es que se me hincha la vena del cuello y no puedo parar... Y por cierto, yo vi Escuela de Rock y menuda bso más buena!!!!! XD

Besotes guapa!

marmota dijo...

Cambio radical malo, malo!!!

Sophie dijo...

Sólo tengo una palabra para definir ese programa: A-T-R-OZ

Había oido a la gente hablar de él, mal por supuestoooo, pero hasta este domingo no tuve la oportunidad de verlo. Y mejor que no lo hubiera visto!patética la Teresa Viejo..otra que no ha sabido llevar sus complejos y/o años...y está más retocada que la Pamela Anderson!
Y patéticas las familias que les dicen que están guapísimas y sueltan la lagrimilla.LLoran por lo horrenda que era antes su hija???

Ví 2 resultados finales y en ambos casos las transformaron por completo,es que eran otras personas!mu fuerte!!

No me gustan las operaciones de cirujía estética y no creo en los complejos, pero respeto que alguien se pueda sentir mal consigo mismo y se opere de algo, pero de pechos, boca,nariz, orejas, dentadura, liposucción etc así en pack completo, me parece fatal, la verdad

Además una de las chicas era madre y su hija tendría unos 7 años como mucho..que va a decir la hija cdo una extraña entre en su casa haciendole creer q es mami??
esa niña tendrá problemas, que es muy joven y estas cosas ni las entienden ni las asimilan bien.

Pero bueno,es mi opinión, sin más,cada uno que haga lo q quiera...

;)

Kike dijo...

¡Hola, Marta!
Y lo que digo yo, es que, ¿para cuándo un CAMBIO RADICAL de cerebro?
Mira, últimamente vengo percibiendo en mí, una extaña tendencia al frikismo.
¿No será eso, una forma también, de CAMBIO RADICAL?