martes, 13 de marzo de 2007

Robots

Leí hace un par de días que Corea del Sur pretende adoptar este año el primer código ético para robots del mundo. Personalmente, creo que es adelantarse a la realidad. Pero además, y como siempre he dicho mientras todos a mi alrededor se reían por tener “teorías” sobre este tema, los problemas aparecerán por crear objetos demasiado similares a los humanos.

Si algún día llegan a inventarse robots capaces de sentir -y digo sentir, no pensar-, habrá que aceptar que estamos ante una especie de forma de vida alternativa, con todo lo que ello conlleva. Pero hasta entonces, un robot, por muy sofisticado que sea, seguirá siendo un objeto, y no una persona.

Ése es el principal problema que encontré en “Inteligencia artificial” (la película, que no sé si estaba bien o mal adaptada). Vamos a ver, se supone que David era el primer niño robot con sentimientos. El primero. Los de antes, no. Podían tener inteligencia, e incluso mecanismos de autoprotección, pero no sentimientos. Por lo tanto, hay cosas que no tenían sentido. Como, por ejemplo, que el gigoló se comportase como alguien que siente cariño por el niño. O siente, o no siente. Y si no siente, ¿por qué se comporta como si lo hiciera, contradiciendo así a su programa? Por otra parte, por cruel que pareciese en la película -y parecía muy cruel, desde luego-, si los robots no sienten, lo del “mercado de la carne” que salía en la peli no sería peor que disfrutar tirando un televisor por la ventana.

Eso me lleva a lo que decía antes: los problemas aparecerán por crear objetos demasiado similares a los humanos. Si aparecen, claro, pero ya hay quien habla de robots que van a empezar a reclamar sus derechos. Su apariencia humana es, en realidad, lo único que nos hará plantearnos si tenemos que tratarlos bien -aparte del tema ecológico de que no es plan ir destrozando estas cosas porque sí-, y si tienen derechos y demás. Si tengo un ordenador con forma de lavadora que me limpia la casa y pita si está corriendo el riesgo de sufrir algún daño, no lo veré de manera diferente a cualquier otro aparato. Pero si tiene aspecto de persona y llora cuando alguien empieza a darle a todos los botones a la vez, pues me dará mucha pena y me sentiré mala y culpable.

Por eso no quiero robots que me den las gracias ni que se adelanten a mis deseos. Que no me sonrían ni me consuelen. Y que no me besen. A no ser, claro, que de verdad lo hagan de corazón.

La ficción es otra cosa. Cualquier día le dedico una entrada a mis robots favoritos.

25 comentarios:

tale dijo...

¿y quien nos ha dicho a nosotros que no seamos nosotros los robots?

-no va en broma-

lerdos robots programados por los genes para perpetuar su duplicación rebelados accidententalmente contra sus creadores.

-que no va en broma-
-que los replicantes tampoco lo sabían-

al menos a mí me da que pensar

EmeA dijo...

¡Asimov tenía las respuestas a todo!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Estoy con Emea. No sé si has leído algo de Asimov, pero te lo recomiendo. Él ya inventó un código de conducta, al que personalmente no le veo defecto alguno. Éste es:

1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Y si el tema de los robots con sentimientos te interesa no dejes de leer El Hombre Bicentenario, también de Asimov (la peli es una mierda, pero llegué a llorar con ese libro).

Itoitz dijo...

El peligro del pasado fue que hizo esclavos a los hombres. El peligro del futuro es que lleguen a ser robots.

Dark Santi dijo...

Espero que tu robot preferido sea Bender, o si nooooo...

marta marmota dijo...

Yo es que con Blade Runner me aburrí un poco, la verdad. Un poco bastante, de hecho.

Yo Robot no lo he leído (he visto la peli, ¿eso vale?). Si no recuerdo mal, la ley esa al final no funcionaba muy bien, ¿no? ^^ Por otra parte, ya existen los robots que matan (http://www.belt.es/noticias/2005/enero/31/robot.htm), así que no sé qué especie de paripé es éste que han montado con lo del “código ético”.

Yo me eché una llorera que no veas cuando al final de Chobits dijeron que le iban a borrar el disco duro a Chii (que es mi robot favorito, y no Bender, lo siento), pero vamos, de ahí a llevarlo a la vida real…

Due dijo...

Hombre, un pelín exageraus los chinos estos no?
El caso es que un beso de robot... ha de ser un poco... frio? Por el contacto con el metal, básicamente...

Lo dijo...

ay marmotilla gracias por acordarte de mí en el concierto :)
en mayo me acordaré yo de ti porque la christinita se pasa por alicante!!

yo quiero un robot que me haga la cama todas las mañanas, sólo pido eso

como diría bender... bésame la carcasa!

besotes!

Mel dijo...

Dudo mucho que la inteligencia artificial se invente en un dia en concreto.

En realidad, si consideramos la inteligencia artificial como tener "sentimientos", los sentimientos son solo una respuesta a un hecho.

En nuestro caso, si por ejemplo una persona se acerca a los "canones" que tenemos estipulados en nuestros gustos (aunque no conozcamos estos canones) esa persona nos gusta, por la sencilla razón de que a través de la evolución aquellos miembros que elegían a los "mejores" compañeros o parejas sobrevivian mas y mejor.

Si te traicionan, te molesta. Si alguien es mejor que tu, quieres ser tu mejor. Todos los sentimientos tienen su lógica evolutiva.

En las máquinas es lo mismo. Es posible que una maquina minera sea programada para buscar cierto tipo de mineral. En cierto sentido, se podría decir que la máquina esta enamorada de ese mineral.

También tenemos cadenas de montaje que crean otras máquinas, asi que ya tenemos la reproducción. Si unes todas esas cosas se crea un ser "vivo", enorme y básico, pero vivo (como una célula mecánica)


Sobre el aspecto de los robots inteligentes, salvo algunos escasos, la mayoría de los robots no tendrán aspecto humano, más o menos tendrán la misma forma que tienen ahora (tostadoras, frigoríficos, televisiones...) y será imposible distinguir en donde esta la línea entre robot y máquina, por lo que un "codigo" para robots es imposible.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

A mí me la pone morcillona pensar en robots sexuales. Me imagino a una robot humanoide con el aspecto de la Pfeiffer que esté programada para amarme sobre todas las cosas, sin la regla, sin la posibilidad de embarazos, sumisa y obediente, y que además tenga su toque celoso y me espante a las humanas (que son un coñazo)y me pongo muy malito, grrrr... Perdón, voy a pajearme.

Mel dijo...

leonidas, solo puedo desearte suerte :D

Javi dijo...

Yo es que para estas cosas soy muy tonto. Quiero decir, a mi no me digas que, por ejemplo, un flexo como el aquel famoso anuncio de Ikea no tiene sentimientos; porque yo te voy a decir que sí los tiene, que pobre flexo, que míralo, ¿Cómo lo vas a cambiar por un nuevo y abandonarlo en la calle junto a un contenedor?.

Así que, como para que no me de pena un robot, ya sea el repelentillo de Haley Joey Osment o como se llame (Por cierto, ¿Qué ha sido de él? ¿Está oculto en algún lugar mientras pasa la pubertad para después reaparecer en el último film de culto de Sundance?), Jude Law (que desde que sale con Sienna Miller se ha vuelto tonto perdido) o el mismísimo Bender de Futurama.

Supongo que, como tu dices, esto habrá que trabajarlo jajaja. Supongo que debo estar entre el síndrome de Diógenes y el fetichismo cotidiano (mi profesor del Taller Literario se inclina por esta teoría) : )

confin dijo...

Hay un huevo de pelis donde una sociedad aparentemente tecnológica y avanzada domina a los humanos…es ya todo un genero… la mejor q vi es la de Alphaville… una de Godard, pero se puede ver, no es demasiado intensa…


Las entrañas de mi pc ruge más q mi barriga, debe sentir algo.

Anónimo dijo...

Pues yo como comentan pór ahí arriba, soy de los asimovianos, estoy convencido de que sus teorías sobre la realidad robotica, serán una realidad tangible en cuanto la AI tome conciencia de si misma, cosa que con la experimentación de microprocesadores en base a proteinas no tardará mucho.

O eso, o Skynet (Que ellos elijan)

Sr Marmota (Other marmota)
http://marmotasday.spaces.live.com/

Philip Oyhas dijo...

Uhmm robots.. yo creo que antes que el hombre desarrolle la tecnologia necesaria para crear realidades similares a las retratadas en la sci-fi y demas mundos cyberpunks el mundo se va a tomar por culo.
Por lo demas, estaria bien eso de tus robots preferidos.Yo llore mucho viendo la de IA,sobre todo al final,tu ya sabes que soy un sentimental..al igual que Bender(que ilustra tu post,oh Bender!) que sin lugar a dudas es mi robot preferido.

MiRi dijo...

Jajaja. Deberías leerte el libro que inspiró la peli de "Blade Runner". Se llama algo así como "¿Por qué sueñan los androides con ovejas eléctricas?" La peli está bastante bien, pero el libro la supera. Habla de esto, de un día en el que la franja que separa los robots de los humanos se hace tan fina que cuesta percibirla.
Un besito,
Miri

pazzos dijo...

Si los robots se parecen cada vez más a los seres humanos. ¡No es posible que tengan sentimientos! Otra cosa sería un robot que se pareciese a un perrillo callejero...

EmeA dijo...

> Yo Robot no lo he leído (he visto la peli, ¿eso vale?)

¡No, no vale! :D De hecho, "Yo, Robot" no es más que un recopilatorio de relatos cortos protagonizados por robots

Pero la clave de la ciencia-ficción de Asimov, como la de sus coetaneos, es la sociología. No se limita a presentar avances tecnológicos, sino que especula con cómo éstos afectarán a la humanidad futura

Así tenemos diversas una etapa en que la humanidad teme a los robots a pesar de que son máquinas sumisas (complejo de Frankenstein), y la industria del robot para sobrevivir decide que éstos deben perder su forma humanoide; tenemos otra etapa de aceptación, en que la industria puede fabricar robots con apariencia humana (piel de plástico incluída) y mayor inteligencia; e incluso etapas de prohibición de los robots. Todo esto en diversos relatos escritos a lo largo de la vida del autor

(Jo, cómo me enrollo :P)

Tamaruca dijo...

Qué entrada tan impresionante, me ha encantado.

Salí de "Inteligencia artificial" con una sensación extrañísima, como de frío interior. O como tú dices, de mala y culpable. Como cuando, rabiosa, le quité las pilas a la "Baila-bailarina" porque me sacaba de quicio que bailase cada vez que hablaba o se oía música.

Lo que más miedo me da es pensar que ya vivimos en una sociedad entre androides, me da igual que saquen la energía de la red eléctrica o de quemar cadenas de carbohidratos. Con el corazón hay muy poquites personas que funcionen.

Un besito M.

marta marmota dijo...

Muy interesantes, vuestros comentarios. Me han entrado ganas de leer "Yo, robot", a ver si lo encuentro en la biblioteca...

EmeA dijo...

También puedes buscar otro libro que se llama simplemente "Los Robots". Es una recopilación posterior que contiene el material de "Yo, Robot" y algunos relatos más (eso sí, no se rompieron la cabeza con el título)

Mirko dijo...

Siempre me gustó Asimov, como divulgador científico era muy bueno, como Carl Sagan... pero se nota que sus obras las escribe un científico, no un escritor.

Ya predijo Stephen Hawking que llegará un día en el que podamos replicar la mente humana, y en el momento en el que las máquinas tomen conciencia de sí mismas (no que sientan, sino más allá), podemos tener problemas. Suena un poco a Skynet en Terminator, lo sé, pero nadie puede predecir lo que pasará en 100 años, ¿verdad?
Ahora te dejo para contener mis ansias asesinas...mi película preferida, idolatrada (Blade Runner) repudiada por la Marmota...bueno, nadie es perfecto ;-)
Y aunque no venga al caso, ¡¡viva Futurama que es mejor que los Simpson!! :-P

Miss Sinner dijo...

¿Es que nadie ha visto Terminator o qué??? Las putas máquinas no deben pensar por sí mismas ¡¡y mucho menos sentir!!
¿Cómo quedaríamos nosotros? Como lerdos. Pues nada, de máquinas autopensantes sensibleras hemos hablado bastante.

Como si fuera poco que muchos humanos ni piensen, como para aguantar a máquinas pedantes llenas de sabiduría. Amos, hombre.

Maria dijo...

CreO quE paRa el Dia en el qUe loS roboTs teNgan deRechOs no esTare yO lo suFicienTementE viVa paRa inTentaR imPedirlO!!!

No eS jusTo., pRimerO deBeriAmoS daR dereChos a oTros seRes viVos y a lOs deMas de nuEstra eSpecie qUe diScriMinamOs;


LUego ya sE veRia.............