jueves, 1 de marzo de 2007

Dreamgirls

“¡Este mundillo está lleno de altibajos!”

Me voy a abstener de entrar en el debate sobre si “Dreamgirls” es o no un biopic de las Supremes y, si es así, si está bien o mal. La verdad es que sé poco más que nada sobre la vida de estas señoritas, y tampoco es algo que me quite el sueño.

Lo que sí voy a cuestionar es que esta versión cinematográfica de la obra de Broadway sea también un musical. Porque no lo es. O, al menos, no durante todo el tiempo. Y por eso “chirría” cuando empiezan a cantarse los unos a los otros. En un musical, desde el principio aceptas el código de que la mitad de la acción transcurrirá entre los cantos y bailes de los protagonistas, y que el contenido, probablemente, no será muy complejo y estará supeditado a la forma. Sin embargo, si comienzas con una historia sobre un grupo que lucha por llegar a la fama -y que, razonablemente, incluye escenas con sus actuaciones-, continúas con un par de diálogos musicales, y terminas, nuevamente, dejando de lado este tipo de recursos, al final hay algo que resulta desconcertante. Y no sólo eso, sino que la ligereza con la que la película pasa por encima de los conflictos es un tanto excesiva para cualquier cosa que -repito- no sea un musical.

Por lo demás, “Dreamgirls” es bastante entretenida y ágil, aunque a costa de intentar abarcar demasiado y no conseguirlo más que de manera superficial. Beyoncé pasa la prueba sin problemas, aunque es gracioso que con la promoción de esta película haya ocurrido lo mismo que se narra en ella, y que la excantante de Destiny’s Child le haya hecho tantísima sombra a Jennifer Hudson, auténtica protagonista y muchísimo mejor actriz. Pero ahí están los premios -con el Oscar como colofón- para compensar.

7 comentarios:

Itoitz dijo...

Cuando empiezas a ver una película que ha sido nominada en algunas categorías de los Oscar ya vas con una predisposición especial. Si es un musical ya ni te digo, pues parece que vas a asistir a un espectáculo grandioso con actuaciones excepcionales y un guión sin vacíos. “Dreamgirls” tiene un notable al principio, un al final. Cada vez comprendo menos a la academia norteamericana.
Para los amantes de la música negra, esta película no los defraudará ya que el sonido impera en cada una de las secuencias. Para los que ibamos con otra idea, nos hemos dado el batacazo. Que le vamos a hacer.

Dark Santi dijo...

No sé, pero tengo la sensación de que es otra de esas que probablemente me pierda... por lo caro que está el cine y porque aún no he visto "Little Miss Sunshine"!!

Tale dijo...

Yo la vi hace cosa de un mes y la verdad es que me aburrí bastante. Un poco por lo que dices, ni biopic al estilo de walk the line(de hecho es ficción pura aunque digan que si las supremes, que si tal, que si cual). Ni es un musical como Chicago, (si no estoy equivocado de bill condon también guionista pero no director). Osea que ni fu ni fa.

A mí me gustó particularmente ver a Eddie Murphy en este otro registro sin hacer gansadas.

Miss Sinner dijo...

Es justo lo que pensé cuando empecé a ver la publicidad, que parecía una biografía de las Supremes.
Sinceramente, como no la he visto no puedo opinar, pero ya sabes lo que opino de los musicales XD

Y si es una película que al principio va de musical, pero luego no mantiene la línea, pues peor me lo pones.

Sorprendente que Eddie Murphy no haga el payaso.

grampus dijo...

Completamente de acuerdo. Los diálogos musicales confunden.

marta marmota dijo...

A mí me resultó entretenida, y mal no está, pero vamos, tampoco es nada maravilloso...

Baakanit dijo...

Bueno, bueno Eddy Murphy trabajó muy bien, Hudson, aunque ignorada en los afiches brilló más que todos.

Para recibir las nominaciones que recibió, no estuvo tan fuerte.

Saludos