martes, 13 de febrero de 2007

María Antonieta

"-Esto es ridículo.
-Esto, madame, es Versalles."

Advierto que no soy una de esas personas que adoran a Sofia Coppola y a todo lo que ésta hace. “Lost in Translation”, aunque bonita estéticamente, me parece simploncilla y, la historia me resulta muy irritante, con una tipa sufriendo por sus vacaciones pagadas en Tokio y mucho cachondeo de americanos-en-Japón sobre lo curiosos que son los orientales y lo mal que hablan inglés. “Las vírgenes suicidas” sí me gustó, pero claro, la película adapta con mucha fidelidad la preciosa novela de Jeffrey Eugenides, así que no cuenta. En general, creo que la Coppola está muy sobrevalorada y que trabaja en lo que trabaja, en gran parte, gracias a ser hija de quien es. Por otra parte, no me suelen gustar esas películas que juegan con elementos actuales en contextos o ambientes de otras épocas, y considero “Romeo+Julieta” y “Moulin Rouge”, de Baz Luhrmann, más como un experimento fallido que como otra cosa.

Dicho todo esto, supongo que no resulta sorprendente que diga que fui a ver “María Antonieta” sin esperar nada más que un alarde de lo modernita que puede llegar a ser su directora. Y, para ser sincera, al principio creí que me había equivocado. En un primer momento, la cosa prometía y, aunque es cierto que detalles como la música o los peinados a capas no son demasiado rigurosos -ni pretenden serlo-, no era algo que llamase la atención exageradamente ni que resultase molesto.

Al principio, claro. Luego se desmadra totalmente y empieza el “todo vale”, con bailes que muestran esa banda sonora de manera demasiado obvia o escenas propias de anuncios publicitarios. Habrá a quien lo de que aparezcan unas Converse le resultará muy gracioso. Supongo que lo es, pero, desde luego, también es representativo de lo que es la película: mucho envoltorio “pop” y poco contenido. Y, para colmo, durante mucho rato. Porque esa es otra: “María Antonieta” va pasando por largas “fases”. La fase en la que nada importa más que su virginidad y su enemistad con la amante del rey, la fase música, pasteles y colorines, la fase bucólica “ovejitas y jardín”, y así hasta el final -precipitadísimo, por cierto-. Saltando de una cosa a otra sin ninguna conexión coherente, ni siquiera meramente formal.

En fin, que a pesar de su cuidada imagen, esta reinterpretación de la historia de la famosa reina no me gustó. De hecho, creo que es lo peor que ha hecho la directora. Pero ya he advertido que no soy una de esas personas que adoran a Sofia Coppola…


16 comentarios:

Guillermo dijo...

Aparecen unas converse en la ¿película? venga ya! jajajaja

Lo he buscado en google y si, es verdad, hay foto y todo. Que cosa más cutre...

Blas dijo...

Esta es una pelicula que no esta nada mal, pero Lost in translation es talento en grado inalcanzable

marta marmota dijo...

“en grado inalcanzable”?

Jajaja
Jajaja
Jajaja
Jajaja

(Perdón)

Lo de las Converse es típica anécdota que sale en todas partes. Se ven claramente, pero sólo un momentito.

EmeA dijo...

Yo disfruto mucho con las pelis de Sofia Coppola. Peazo de siestas que me echo viéndolas...

Agnóstico Apático dijo...

Creo que Sofía Coppola está sobrevalorada. Nunca he entendido qué tiene de valor Lost in Translation. Tanta crítica positiva... en fin... quizás mi intelecto no llegue para comprenderla.

confin dijo...

A mi me gustó Lost in Translation. No pensé mucho, esboce sonrisas, entorne los ojos y comprendí a trozos a Bill ... lo de los japos, sí, obvio... no sé quien es Sofia Coppola, pero creo q físicamente es casi fea o casi guapa...debe ser más a la madre.

Fétido dijo...

Mira. Otra peli que no voy a ver... supongo.

Esther dijo...

pues la verdad es que yo tenía ganas de verla, al cine no creo que llegue pero en cuanto pueda verla en casa si me gustaría hacerlo. ya te contaré qué tal entonces. Pensaba que estaría mejor de lo que dices, aunque siempre he pensado que en el cine todas las opiniones son válidas. Al dicho: para gustos colores!

Dark Santi dijo...

A mi tampoco me entusiasma la señorita... si se pareciera a su padre, no andaría haciendo semejantes bodrios.

Lost in Translation... dejémoslo en Lost.

Mirko dijo...

Pues a mí me encantó Lost in translation, y aprovecho para provocaros aún más para decir que me pareció una historia de amor preciosa. Ale, ¡ahí queda eso! :-P
¿Más? Pues mira, también me gustó Moulin Rouge, aunque sobre todo por los protagonistas y la música más que por las (presuntas) habilidades del director.
Y el resto, pues no las he visto. Y María Antonieta no me interesa demasiado... y menos sabiendo que sale la Converse (??!!).
Creo que también influye lo mal que te caiga una persona. Yo no soporto a la Julia Roberts y (casi) cualquier cosa que hace me parece sobrevalorado. Con la boca-buzón que tiene...

Anónimo dijo...

Lo mejor que ha hecho Sofía Coppola por el cine es que Bill Murray sea el protagonista de Lost In Translation. Todo lo demás me parecen posmodernidades aburridas, como ella misma.

Elena dijo...

Regulera regulera...

miss sinner dijo...

Mira tú, Fétido me ha quitado las palabras de los dedos. Es lo que he pensado cuando he visto tu ¿post? (Gracias por la explicación, emea, pero sigo sin pillarlo XD).

Me parece pésima actriz (su actuación en El Padrino III es deprimente), y como directora no tengo ni repajolera porque no he visto nada suyo. Pero no sé porqué me da a mí que ésta va de Sí, me apellido Coppola pero tengo mi propio estilo, soy superrompedora, innovadora, comprometida, profesional y encima de todo, megafashion. No me parece seria.

Y por cierto, desde que vi Braveheart no veo ninguna película con trasfondo histórico sin la idea previa de que no va a ser fiel a la Historia. No recuerdo ahora mismo ninguna que lo sea.
Si es que la hay...

EL PATRON dijo...

A ver cuando comentas una de Steven Seagal

Buko dijo...

Yo soy su viejo y la desheredo. De tal palo tal astilla en las uñas.

maldita siniestra dijo...

Ufff yo desde que vi la peli he acuñado un nuevo término "Me aburro más que Maria Antonieta en Versalles"... se me hizo eterna! ¡Qué le corten la cabeza ya!, pensaba cual reina de Corazones, jeje
Y a mí Lost in Translation tampoco me marcó, pensé q era la única! q alivio... :)