domingo, 6 de agosto de 2006

Thumbsucker

"No lo reconocemos, pero somos sólo animalillos asustados"


En cualquier sitio en el que leas sobre "Thumbsucker" te dirán lo mismo: "trata sobre un chico que, a los 17 años, todavía se chupa el dedo". Y sí, es cierto, pero, evidentemente, eso es sólo el comienzo. "Thumbsucker" es una de esas películas norteamericanas, en la línea de "Tú, yo y todos los demás", que cuentan las tragedias de la cotidianeidad a través de personajes que resultan únicos dentro de su normalidad.

"Comedia dramática", lo llaman algunos...

En cualquier caso, el primer trabajo como director de largometrajes de
Mike Mills parte de la fijación por chuparse el dedo del personaje principal para acabar abarcando cuestiones como las relaciones familiares o la insatisfacción vital. Y es entretenido, y resulta enternecedor en algunos momentos, pero no acaba de cuajar del todo.

La película está basada en una novela de Walter Kirn que yo no conozco. No sé cómo será el libro, pero su adaptación tiene un problema fundamental: el guión profundiza en aspectos que luego abandona completamente, como el tratamiento del protagonista ante su problema. Sin entrar a valorar la crítica que la película parece querer hacer sobre los fármacos de uso psiquiátrico, que no comparto, resulta que el director convierte el tema de la medicación y las drogas en un eje fundamental, para luego irse olvidando de él como si tal cosa. No me quedó muy claro por qué algo que parece ser tan importante en un momento deja de serlo quince minutos más tarde.

Por otra parte, las interpretaciones de los actores son buenas, aunque desaprovechadas en algunos casos y, personalmente, creo que se podría haber sacado mucho más partido al papel de Keanu Reeves.

Vamos, que "Thumbsucker" tiene su gracia, pero me esperaba más. La verdad, prefiero que sea
Todd Solondz el que me cuente los dramas de las familias felices.





><


Publicado el 06.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

No hay comentarios: