martes, 13 de junio de 2006

Occidente se congratula

La verdad es que quería escribir algo sobre este tema la semana hace unos días, pero no he tenido tiempo de hacerlo hasta ahora.

A estas alturas, supongo que ya todos conocemos la noticia de la muerte de Al Zarqaui, líder de Al Qaeda en Irak. No voy a cuestionar que este hombre fuese un cruel y peligrosísimo criminal, ni a analizar las consecuencias de este acto, ni a valorar la implicación del gobierno iraquí en este asunto. Creo que todo ello es demasiado complejo como para dedicarle una simple entrada en mi blog.

Sin embargo, sí que quería hablar de la forma en la que recibimos esta noticia: "Todo occidente se congratula por la muerte del peligroso criminal, blablabla". No tengo el más mínimo interés en defender a este hombre, pero pensaba que era un avance el haber conseguido que todos los delincuentes, independientemente de sus crímenes, pudieran ser juzgados. Supongo que soy una ingenua, pero ¿en qué momento hemos empezado a aceptar con normalidad que bombardear edificios es un método perfectamente lícito? ¿Por qué hemos olvidado tan rápido todos los edificios que fueron bombardeados antes "por error" y a todos los civiles asesinados?

No estamos hablando de un civil atentando contra un gobierno dictatorial, o algo así. Estamos hablando del Gobierno estadounidense, que, con todos sus recursos, es incapaz de efectuar la detención de una persona sin destrozar, de paso, medio Irak.

Veremos si es cierto que la muerte de este hombre -que ya tiene sucesor, por cierto- supone algún avance. Lo sea o no, no creo que debiéramos alegrarnos tanto por su asesinato, sino lamentar la situación que vivimos, en la que las vidas de los civiles o el derecho de toda persona a tener un juicio justo son pisoteados sin el mínimo rastro de sorpresa.

"Occidente se congratula". Pues qué bien. Lo dicho, debe de ser que soy una ingenua...

(Por cierto, según la RAE, "congratular" no aparece en el diccionario como verbo reflexivo).


><

Publicado el 13.06.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

No hay comentarios: