viernes, 25 de agosto de 2006

Goodbye Franco!

Ya iba siendo hora. Por fin han quitado la estatua de Francisco Franco que estaba situada ante el patio de armas de la Academia General Militar de Zaragoza. Me resulta increíble que se haya tardado tanto, pero lo que aún me resulta más increíble son las reacciones de algunos.

Según leo en teletipos, el secretario ejecutivo de Economía y Empleo del PP, Miguel Arias Cañete, calificó la retirada de la estatua como un "gesto (del PSOE) para contentar a sus electores más radicales de la izquierda" y la enmarcó en la estrategia del Gobierno de "reescribir la historia" y de "acabar con símbolos que son parte de la historia". La verdad, me parecen unas declaraciones muy poco afortunadas, aunque coherentes con su política (no olvidemos las subvenciones a la Fundación Francisco Franco).

Ese argumento de "reescribir la historia" es de lo más interesado, como si quisiera compararlo a la conservación de los campos de concentración nazis. Una cosa es mantener los lugares donde se cometió el genocidio, para que nadie pueda negar su existencia ni olvidar lo que ocurrió en ellos, y otra muy diferente mantener un símbolo de exaltación a un dictador asesino -a veces parece que se nos olvida de quién estamos hablando- y que los militares sigan desfilando por delante, como si no hubiese pasado nada, como si ese episodio negrísimo de la Historia española fuese algo insignificante. No es una cuestión ideológica, de "soy de izquierdas" o "soy de derechas" o, al menos, no debería serlo. Hablamos de una dictadura de más de 35 años, tremendamente opresiva, con muchísimos muertos, encarcelados y exiliados. Si les preocupa la memoria histórica, hay muchas cosas que se pueden sacar a la luz y recordar, no es necesario tener símbolos de Franco en ningún sitio.

En cuanto a lo de "contentar a los electores más radicales de la izquierda", me parece simplemente hilarante. No hay que ser un "izquierdista radical" para pensar que las estatuas de un dictador deben ser removidas, y está claro que esas declaraciones contentarán a los electores más radicales de la derecha. A esa parte de los votantes del PP a la que no le debió de contentar que el PP no votase en contra de la proposición no de Ley aprobada en 2005 que planteaba la retirada de la estatua, sino que simplemente se abstuviese.

Me parece preocupante que todavía haya tanta gente que reste gravedad a la dictadura.

Ah, y la estatua de Zaragoza no es el último símbolo que queda. Ya va tocando quitar los demás.



Adios, Franco, adios...


><

Publicado el 25.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

1 comentario:

El Suicida dijo...

Por desgracia, esa derecha radical se va extendiendo cada vez más, sobre todo esntre los jóvenes. En algunas discotecas Light de Madrid ponen el Cara Al Sol y es cantada con el brazo en alto. Verdaderamente vergonzoso.