viernes, 13 de octubre de 2006

El laberinto del Fauno

"Lo que habita ahí no es humano"


Lo dejo claro desde un principio: sin duda, ésta es una de las mejores películas que he visto en los últimos meses -si no la mejor-.

En cuanto al guión y la dirección, "El laberinto del Fauno" es brillante. Guillermo del Toro ha conseguido unir dos historias, la "real" y la "fantástica" sin que ninguna acabe con la otra ni se vuelvan incoherentes. Un drama sobre la guerra civil y un cuento mágico. De forma totalmente equilibrada, de manera que el espectador no sabe si le interesa más una o la otra y sin que la película se vuelva absurda. Cualquiera de las dos bastaría para enganchar por si misma, y aquí aparecen las dos, perfectamente integradas, y dejando espacio para que cada uno decida si prefiere creer que la magia existe realmente o todo está en la imaginación de su protagonista Ofelia.

Personalmente, entré en el cine pensando que los cinco primeros minutos transcurrirían en la superficie, por así decirlo, y el resto en el laberinto. Nada más lejos de la realidad. La película va saltando entre los dos mundos a través de su protagonista sin que ello suponga ningún problema, con una habilidad admirable. Creo que pocos directores habrían superado ese problema sin que la película resultase, en ocasiones, forzada. Guillermo del Toro lo consigue como si tal cosa, y termina uniendo los dos mundos de la mejor manera posible.

Gran parte del mérito recae sobre los actores, desde luego. Empiezo mi quiniela de los Goya augurando que Ivana Baquero se llevará uno (lo hace estupendamente y ya se sabe que el tener sólo 12 años ayuda). Por cierto, físicamente es sorprendentemente parecida a Ariadna Gil, su madre en la película. Y sería injusto olvidar las interpretaciones de Sergi López, en el papel del capitán Vidal, o de Maribel Verdú y Álex Angulo.

La imagen es fascinante. Obviamente, toda la parte fantástica le debe mucho a unos efectos especiales impresionantes. Aquí es cuando te dices: "¿Y esto es una producción española? Vaya, vaya..." La escena de la segunda prueba, con un monstruo que podría estar en las peores pesadillas de cualquiera, es inolvidable. Pero eso no es todo. Esa parte tan mágica puede hacer que no se valore como merece toda la atmósfera de la España de los años 40, que está conseguidísima.

Y una advertencia: la película es muy dura. Mucho. Que a nadie se le ocurra llevar a un niño pensando que se trata de un cuentecillo, que lo traumatizará de por vida. Hay imágenes muy violentas, de las que hacen que apartes la vista de la pantalla. ¿Es gratuito? Eso es lo que nos preguntábamos a la salida del cine. Yo creo que no. La historia que está contando es trágica. Las imágenes acompañan la crudeza de las situaciones narradas. La dureza de la guerra.

Puestos a ser quisquillosos, pondré dos "peros": en primer lugar, creo que la historia hubiese ganado si el villano hubiese sido un personaje con más matices. Alguien que mostrase algo de humanidad en algún momento y a quien no fuese tan fácil odiar. Y, en segundo lugar, creo que se podría haber mostrado el reino feliz del laberinto sin que Federico Luppi diera la sensación de ir a lanzar caramelos en cualquier momento desde la carroza de los Reyes Magos. Pero bueno, son sólo detalles totalmente subjetivos...

En cualquier caso, una película imprescindible que le gustará a cualquiera. A quien le guste el género fantástico o al amante de los dramas. Al que le guste el suspense o al que, simplemente, quiera entretenerse una tarde. Hacedme caso, no os la perdáis, que merece la pena.




><



Publicado el 13.10.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

No hay comentarios: