miércoles, 10 de enero de 2007

Desconcierto

Esto es muy desconcertante.

Cada mañana, cuando llego al trabajo, me encuentro con que la persona que limpia la redacción ha cogido el pequeño perro-robot que me salió en un Kinder Sorpresa y que tengo sobre el ordenador y lo ha puesto de pie, con las patas delanteras levantadas. Lo vuelvo a poner a cuatro patas y, al día siguiente, vuelve a estar de pie.

Además, el otro día me encontré con el brazo del otro robot apuntándome desde el teclado.

Yo ya no sé qué pensar...

12 comentarios:

Ginnie Glass dijo...

Eso si que es raro... Quizás alguno que hace la limpieza decidió jugar con tu mente. No se, pero tampoco me hagas mucho caso, que yo soy medio paranoica jajaja.

Buen blog, saludos.

elbuenaviador dijo...

Lo primero que debes pensar es si eres la última que sale de la redacción (que lo dudo). Siempre hay alguien que sale más tarde...y por eso puede ser un compañero o la persona que limpia. Por ello, yo apuesto que la persona quienquiera que sea te está dando señales: ¿te está tirando los tejos? ¿estás metiéndote más de lo debido en un asunto? ¿pisas sobre arenas movedizas?...
Esa manera de reparar en un detalle tan poco llamativo sólo puede tener sutiles explicaciones.
Es una manera de que repares en que alguien está siguiendo tus pasos muy de cerca.
Besos y ya me contarás.
Seguro que ahí tienes una buena historia.

grampus dijo...

Te quiere decir algo. Déjale una nota en el perro.

Sandrokas dijo...

Mi versión es más infantiloide, pero creo que los robots convierten tu mesa en un campo de batalla cuando todos os vais de la oficina, incluso la señora de la limpieza! (como en Toy Story)

Me gusta tu blog!

Un besin

Baakanit dijo...

Este mundo está lleno de gente fresca!

Trata de esconder el robot mañana! ;)


Ojala que no lo dañe!

ciao

primaveritis dijo...

Pues yo creo que es una chiquilla que se aburre mogollón pasando el trapo y decide jugar con tu perrito cuando no la ve nadie.

Tamaruca dijo...

Uish!!

A mi me lo hacen a mala leche, como soy una maniática me desordenan los bolis en los botes, y los azules van EN-EL-BO-TE-DE-LOS-A-ZU-LES y no contentos con ello, oye, una flor maravillosa de estas que bailan, del imaginarium, pues también, en cuanto no miro me la hacen bailar y la dejan mirando para otra lado, GRRRRRRRRR!!!

Qué hacemos, los denunciamos o algo? Los llevamos a la tele? Hum!

Tiradete dijo...

Prueba a dejárselo de pie.

Dulce Locura dijo...

¿Y por qué crees que es la persona que limpia?

¿No será que el perro tiene vida propia? :P


Un beso loco!

marta marmota dijo...

Hoy le he regalado el perro-robot a un niño. Ha venido, me ha dicho "qué cuco!" y se lo he dado.

Fin.

Tale dijo...

Llego tarde, porque iba a sugerir la inclusión de una foto del perro-robot en cuestión.

De todas formas me quedo con esa forma de comunicación que puede establecerse a veces entre personas que sin coincidir fisicamente sí que comparten un espacio o un entorno. Esto daría tema hasta para hecer una peli..

Eresus Online dijo...

Jajaja...qué curioso...bueno, quizá es un/una maniátic@ y prefiere que el perro esté levantando las patitas...jajaaa...
Lo del robot apuntándote, creo que ya quiere decir algo...A ver qué pasa, ya nos contarás...

Besote