miércoles, 19 de julio de 2006

Desamor

Era extraño. Simplemente, todo había acabado, y ella no sabía cómo decírselo. No quería hacerle daño.

Era extraño. Recordaba el principio de su relación, todo lo que él le había hecho sufrir haciéndose el duro, saliendo y cortando con ella y tonteando con otras.

Era extraño. Había habido una época en la que había deseado poder hacerle el mismo daño que él le había hecho a ella, y no había sido capaz. Al principio, no tenía ese poder, y cuando lo consiguió no fue capaz de utilizarlo, porque se habría dañado a ella más que a nadie.

Era extraño. Ahora podía hacerlo. Podía vengarse sin que ello le afectara, porque todo había acabado. Y, sin embargo, ya no sentía la necesidad. Ya no la sentía, porque ya no le amaba, y lo único que le preocupaba ahora era cómo decírselo sin hacerle sufrir. No quería hacerle daño. ¿Para qué?

Era extraño...

Consiguió reunir fuerzas. "Seguiremos siendo amigos", le dijo, y no pudo soportar su mirada. Y entonces se dio cuenta de que, tal vez, la frase "esto es más difícil para mí que para ti" sí tuviera sentido.

No, no pido perdón. ¿Para qué, si me va a perdonar? (J. Sabina)

><

Publicado el 19.07.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

3 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

No todo el mundo consigue llegar a ese punto de la escalera emocional.
La venganza no nos hace más que caernos escaleras abajo; tú sigues subiendo, y eso es bueno, pues el paisaje que verás desde la próxima ventana será más hermoso.
Salud!

Baakanit dijo...

No era tan extraño ya que pasa muy amenudo.

Ciao

El Suicida dijo...

A mí me dejo mi novia hace poco menos de un mes... Al principio estab roto, quería vengarme, todavía la amaba pero me había hecho mucho daño (es que no se limitó a dejarme, la historia es más complicada)El caso es que le dije algunas cosas que necesitaba decirle, me sentí bien en un principio pero luego... No sé. Es una cabrona. Pero la quería.