domingo, 31 de diciembre de 2006

Feliz año

Quería pasar por encima de estas fechas disimuladamente, sin felicitar ni criticar nada, pero como muchos me habéis deseado un buen año nuevo y esas cosas, os lo devuelvo con esta felicitación tan chula que me envió mi compañera Cris el otro día:



¡Feliz año nuevo!

jueves, 28 de diciembre de 2006

¡Este blog me da mucho miedo!

Hace unos días vi esta web en un post de control-zeta y se me puso la carne de gallina. Admito que yo soy muy miedica, pero ¡qué acojone! Querría pediros que miraseis el vídeo antes de seguir leyendo.

http://www.quieroverunfantasma.com/

¿Ya? ¿Visto? ¿No os ha dado miedo? Bueno, pues sigo. En realidad, no quería escribir sobre fantasmas, sino sobre esa campaña publicitaria, que se puede ver de dos maneras.

Uno: Buenísima idea. Creas una página con la apariencia de un blog normal y corriente -eso sí, cuidadísima- y cuelgas un audiovisual que pone los pelos de punta. Continúas con ese efecto de “me he apoderado de tu ordenador” -qué haríamos sin “The Ring”- y, si al pobre sujeto no le ha dado un infarto o ha apagado el ordenador con un ataque de histeria -como hice yo la primera vez, confieso- acabará viendo el producto anunciado. Para terminar, hay algo de “asusta a tus amigos”, que no he mirado, pero que deduzco que servirá para extender aún más la campaña. Además, con una estrategia de este tipo es probable que tu campaña vaya saltando de blog en blog. No sé vosotros, pero si me gustasen este tipo de películas iría corriendo al cine…

Dos: Idea perversa. En la facultad te enseñan que la publicidad tiene que estar claramente separada de la información en los medios de comunicación. ¿Publirreportajes? La palabra “Publicidad” debe aparecer bien clarita. Evidentemente, habría que ser un poco ingenuo para creer que esa frontera no se traspasa ya en muchísimas ocasiones, pero eso no es motivo para dejar de ser crítico con ello. Ya hace tiempo que la gente utiliza Internet para publicitar algo o su blog para anunciarse, pero esto es dar un paso más. Una gran productora hace una página trabajadísima dándole la apariencia de un blog normal y corriente, donde en principio no se ve en ningún lado que sea todo parte de una campaña de márketing. Bueno, ves el vídeo y ya está, tampoco hay más problema. Pero claro, no hay más problema por el momento. Precisamente cuando más nos enorgullecemos de que Internet puede ser un medio totalmente libre que suponga una alternativa a las empresas comunicativas tradicionales y a todos sus condicionantes, empiezan a aparecer las páginas que este concepto se distorsione. Esta campaña es de lo más inocente, en realidad, pero sólo es el primer paso para ir creando blogs falsos que, pretendiendo ser reales, usen su potencial para vender, incluso durante un periodo de tiempo prolongado.

¿Qué opináis?

lunes, 25 de diciembre de 2006

Time elige al protagonista de 2006

Leo en un mail de Víctor, de Críticas de cine, que soy la persona del año 2006 según la revista Time. Sí, yo. Y tú también. La publicación ha elegido "a los usuarios de Internet como personaje del año 2006 por su aportación a la fundación de la democracia digital". Os dejo unos fragmentos del último número:

But look at 2006 through a different lens and you'll see another story, one that isn't about conflict or great men. It's a story about community and collaboration on a scale never seen before. It's about the cosmic compendium of knowledge Wikipedia and the million-channel people's network YouTube and the online metropolis MySpace. It's about the many wresting power from the few and helping one another for nothing and how that will not only change the world, but also change the way the world changes.

The tool that makes this possible is the World Wide Web. Not the Web that Tim Berners-Lee hacked together (15 years ago, according to Wikipedia) as a way for scientists to share research. It's not even the overhyped dotcom Web of the late 1990s. The new Web is a very different thing. It's a tool for bringing together the small contributions of millions of people and making them matter. Silicon Valley consultants call it Web 2.0, as if it were a new version of some old software. But it's really a revolution.

(...)

And we didn't just watch, we also worked. Like crazy. We made Facebook profiles and Second Life avatars and reviewed books at Amazon and recorded podcasts. We blogged about our candidates losing and wrote songs about getting dumped. We camcordered bombing runs and built open-source software.

Pues eso, que puedes ver "una historia de comunidad y colaboración a una escala nunca vista antes". La nueva red es "una herramienta para acercar las pequeñas colaboraciones de millones de personas y hacer que importen", y nosotros "no nos quedamos mirando".

En realidad, por un momento temí quedarme fuera al leer lo siguiente:


Who are these people? Seriously, who actually sits down after a long day at work and says, I'm not going to watch Lost tonight. I'm going to turn on my computer and make a movie starring my pet iguana? I'm going to mash up 50 Cent's vocals with Queen's instrumentals? I'm going to blog about my state of mind or the state of the nation or the steak-frites at the new bistro down the street? Who has that time and that energy and that passion?

Porque la verdad es que todavía no se me ha ocurrido llegar a casa, encender el ordenador y hacer una película sobre mi iguana, sino que, en realidad, SÍ que me pongo a ver "Perdidos". Pero bueno, como veo los capítulos en el ordenador, supongo que ya vale...

Interesante... Estamos cambiando el mundo. Lo que nos faltaba ya, por si no se nos había subido a la cabeza lo suficiente. No voy a negar que las nuevas tecnologías tienen un papel cada vez más relevante, pero creo que a veces nos cegamos por las pantallitas que tenemos delante. Vivimos en nuestros universos blogueros, pero, realmente, no es cierto que todo el mundo mantenga o lea blogs. ¿Y cuánta gente mira You Tube más allá de los vídeos que seleccionan los programas televisivos? He buscado estadísticas de usuarios de internet en el mundo. Según la web ABC del Internet, con datos actualizados en noviembre de 2006, la penetración de internet llega, en el mejor de los casos, al 69,7% (en América del Norte). En Europa es de un 38,6% y en América Latina y Caribe, de un 15,4%. (Ver las estadísticas completas aquí)

Y habría que ver cuántos lo usan únicamente para los mails del trabajo y cosas así. No está mal, pero vamos, supongo que habrá que admitir que no todo el mundo está en Internet. Y, atención: ¡no les pasa nada! ¡Están bien, en serio! Bueno, con alguna matización, pero no me voy a poner a hablar ahora del tema de la brecha digital (definición aquí).

En fin, no quiero decir que Time se equivoca al haber elegido a los usuarios de Internet como persona del año. Estamos ante una revolución, estoy de acuerdo, y ante una fuente de información inconcebible hasta hace pocos años. Lo que no tengo tan claro es que esté realmente tan generalizada ni que esté cambiando el mundo de manera significativa. En realidad, en muchas ocasiones este flujo de información del que hablaba se compone únicamente de marcianadas irrelevantes
-tampoco es algo que la revista niegue, por otra parte-.

Y bueno, oye, que está bien intentar que no se nos suban los humos con estas cosas, que la mayoría escribimos sobre nuestras macetas para cuatro blogueros que, a su vez, escriben sobre sus respectivas macetas, y ya nos creemos que vamos a pasar a la Historia.

Os dejo el enlace al artículo de la revista aquí.

domingo, 24 de diciembre de 2006

Gotas

Mañana hará un año y todavía no he borrado su teléfono de mi móvil. Volvía de pasar la Navidad con su familia cuando su coche se salió de la carretera por el hielo. Y ya está. Fin. Y ahora que todos los de clase buscamos nuestro camino como podemos, ella, que quería dedicarse al periodismo especializado en cine, ya no está aquí.

Después de las vacaciones volvimos al aula y su ausencia se palpaba. Los profesores que venían intentaban decir algo, pero no sabían qué, y todos se equivocaban con las letras de su nombre como si todo se tratase de alguna broma macabra. Cuando alguien nos preguntaba cuántos éramos siempre tardábamos un segundo de más en responder y durante algunos días estuve teniendo sueños raros y pesadillas.

Como es normal, después de algún tiempo seguimos adelante con normalidad, pero, cuando ha pasado un año, lo que más sigue quemando son todas las palabras no pronunciadas y que ya no se dirán.

Esta mierda es lo más cercano que he estado de expresar una mínima parte de lo que sentí, o de lo que siento, y he tardado casi doce meses en escribirla. No voy a borrar su teléfono. Todavía no.

sábado, 23 de diciembre de 2006

Horas extras

¿No deberían pagarte horas extras si sueñas demasiado a menudo con el trabajo?

Un día de verano pasé la noche corriendo de un lado al otro de la terminal del aeropuerto recién inaugurada mientras buscaba al fotógrafo que tenía que retratar a las personas que me contaban qué les parecían las instalaciones. Al día siguiente, el fotógrafo estaba ahí y no hubo ningún problema -salvo que yo no llevaba acreditación y tuve que esconderme entre las cámaras y taparme con el cuaderno el lugar donde debería haber estado la tarjetita mientras pasaba a la zona reservada para pasajeros-.

Hace un par de semanas, estuve horas llamando a las estaciones de esquí para saber si había nieve y repartiendo columnas para los corresponsales. No me encajaban los textos ni obtenía la información que necesitaba.

Y nada, después de todo el curro, ni un euro más. Así no hay derecho...


fuente: rcorcoran, en devianart

lunes, 18 de diciembre de 2006

La importancia de la imagen

Hace algún tiempo escribí sobre esos códigos aprendidos que, aunque no nos demos cuenta, son los que nos permiten interpretar lo que vemos (aquí).

Es obvio que el montaje de una película condiciona lo que entendemos, y que la musiquita nos deja claro qué es lo que tenemos que esperar -y ahí es cuando gente como Quentin Tarantino puede permitirse "jugar" y darle aún más significado a una escena usando la canción "Stuck In The Middle With You" para acompañar el momento-oreja en "Reservoir Dogs"-. En fin, el caso es que pensamos que la imagen es lo más importante, pero en realidad no es más que una pieza más de un engranaje en la que todo es fundamental.

Suelto este rollo porque hace poco encontré el ejemplo perfecto para ilustrar esto en
No puedo creer que lo hayan inventado. ¿El resplandor da miedo? Con un par de cambios aquí y allá puede convertirse en la típica comedia romántica.

Aquí os la dejo:



¡Me encanta!

viernes, 15 de diciembre de 2006

Juegos Hurolímpicos

Ni Juegos Olímpicos, ni Paralímpicos, ni de Invierno. Lo que de verdad mola son los Juegos Hurolímpicos.

Leo en el Heraldo de Aragón que recientemente se celebró en Zaragoza la tercera edición de este campeonato de hurones. ¡Y yo me lo perdí! En fin...

En cualquier caso, me entero de que, pese a lo que se dice habitualmente, "son animales cariñosos y divertidos". Vamos, que nada de buscarse un novio, porque con nadie estarás mejor que con una de esas ratillas alargadas.

Las pruebas del torneo son de lo más variado. Hay cosas que se podían esperar, como la carrera de tubos o el concurso de belleza hurona. A mí me ha fascinado la prueba del más besucón, donde ganó "Taz, que dio 112 besos en tan solo un minuto", pero la carrera de jinetes tampoco está nada mal. ¿Cómo te vas a montar encima de un hurón? ¡Nooooo! Es el hurón el que va montado en el hombro del propietario y éste el que corre. Muy democrático, desde luego, y no estaría mal hacerlo con otros animales, ¿no?

Juegos Hurolímpicos... Qué gracioso.

imagen: Mad-child, en devianart

domingo, 10 de diciembre de 2006

Lecciones vecinales

Una mañana de domingo, sola en casa, una joven marmota de unos quince años escuchó unos extraños ruidos que parecían llegar del pasillo, como si alguien hubiera entrado en su piso. Preocupada, se asomó y se dio cuenta de que, aunque no había nadie dentro, alguien estaba haciendo algo en la puerta desde fuera.

Esto no puede estar pasándome a mí, pensó mientras recordaba las historias de algunos vecinos a los que les habían entrado a robar en casa.

Se acercó sigilosamente y miró por la mirilla. Agazapado junto a la cerradura, había un hombre.

¡No puede ser, no puede ser! Y ahora, ¿qué hago?, se dijo.

Quería encontrar una solución antes de que el extraño consiguiese entrar. Corrió a su habitación y cogió unas tijeras. Posiblemente no fuese la idea más inteligente del mundo, pero le aterraba pensar que el hombre llegase a encontrarla allí, así que decidió adelantarse.

Se acercó, abrió la puerta y le apuntó con su improvisada arma. El hombre levantó la cabeza y ella se dio cuenta de que llevaba un rollo de cinta adhesiva en la mano.

Yooooo… Eeeeeeeeh… Estamos pintando el rellano y yo… Bueno… Estoy poniendo esto para que no se manchen las puertas…, le dijo mientras señalaba las tiras que rodeaban el marco y los bordes de las escaleras.

La marmota le miró confusa durante unos segundos y después se escondió las tijeras detrás de la espalda.

¡Ah! Yo pensaba… Bueno, pues nada, siga con lo suyo, ¿eh?, le contestó, y se metió en casa avergonzada.

Y ésta, amiguitos, es la razón por la que siempre hay que poner -y leer- los avisos vecinales.

martes, 5 de diciembre de 2006

Sentidos

Hace ya varios años, alguien a quien por aquel entonces consideraba mi amigo me contó una historia que todavía me horroriza. No sé si la había leído en un libro, si la había visto por televisión o si la había sacado de alguien, pero esta persona, que tenía -y supongo que aún tendrá- un gran talento para narrar cualquier cosa, me transmitió en unos pocos minutos en el pasillo de la Universidad un enorme desasosiego.

Me habló de un hombre que yacía en una cama de hospital, ciego, sordomudo y paralizado. No lo parecía, pero estaba vivo, y aunque no podía expresarlo y nadie era capaz de percibirlo, la luz y el calor del sol suponían un mundo para él. Si alguien olvidaba descorrer las cortinas, su día era completamente oscuro.

Después de un tiempo lo echaron de la habitación. Otros enfermos la necesitaban y, de todas formas, a él no le importaría. Después de todo, no notaba nada, ¿no?. Lo llevaron a un sótano húmedo y oscuro, donde por las noches podía sentir cómo las ratas caminaban sobre él.

Y eso es todo. La persona que me lo contó también era capaz de hacerme reír hasta que se me saltaran las lágrimas, pero ahora mismo sólo recuerdo esto.

lunes, 4 de diciembre de 2006

XI Festival Jóvenes Realizadores

Zaragoza: la quinta ciudad más grande de España, y algo lamentable para la gente a la que le gusta el cine. Algunas películas nunca llegan a estrenarse, otras permanecen una semana en cartelera y desaparecen y es misión imposible ver una película en versión original en las salas comerciales -los Renoir lo dieron ya por imposible, supongo que después de encontrarse con unas tres personas en cada sesión-. La mayoría de los cines repiten los mismos superéxitos de pantalla en todas sus multisalas y es dificilísimo disfrutar de un documental en pantalla grande, a no ser que lo firme un tal Michael Moore.

Y entonces, cuando aprieta el frío, llega todos los años un festival que empezó modestamente y ha acabado consolidándose porque consigue llenar salas proyectando, básicamente, cortometrajes. Y grandes cortometrajes. Obras de todo tipo, en vídeo y en cine, dramas y comedias y con un nivel estupendo. Pequeñas películas que no tienen nada que envidiar a los largometrajes, y que te convencen de que estás viendo los primeros pasos de realizadores que llegarán a ser grandes. Nada que ver con esos ciclos en los que se cuela algo medio interesante entre quince proyectos pretenciosos que esconden tras la etiqueta de "comerciales" cosas aburridas y extrañas.

El director del Festival de Cine de Jóvenes Realizadores "Ciudad de Zaragoza" no vive de esto ni se hará rico con su iniciativa. Pero ha conseguido demostrar que es posible que los zaragozanos se levanten del sillón para ver algo que no sea una superproducción hollywoodiense, y eso es mucho.

Si pasáis por Zaragoza estos días, os sugiero que paséis por alguna de las sesiones. Podéis consultar la programación en la web oficial:
aquí.

Os dejo una entrevista que le hice al director, José Luis Anchelergues, "Archie", en diciembre del año pasado, tras la clausura de la décima edición:

¿Cuándo empezaste a interesarte por el mundo del cine?
Desde crío, cuando iba a cineclubs que, curiosamente, estaban en su mayoría en colegios de curas. Eran cineclubs donde, aparte de ver la película, se hablaba mucho de cine, cosa que se echa en falta muchas veces.


¿Y de dónde surgió la idea de hacer el festival?
En un principio, de mi cabeza, cuando tenía aproximadamente 15 ó 16 años. Siempre soñaba con que Zaragoza tuviera un festival de cine. A medida que fui creciendo, fui madurando la idea, monté con un grupo de amigos la asociación cultural “El gallinero” y empezamos a gestar el festival. Eso fue sólo la idea, pero después hace falta dinero para llevarla a cabo, y el primer contacto fue con el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza.

¿En un comienzo, creíais que duraría 10 años?
Cuando empiezas una historia de éstas nunca sabes cómo va a terminar. Ilusión y ganas sí teníamos. Si no, hubiéramos tirado la toalla, porque ha habido motivos muchas veces. Organizar un festival no es fácil, especialmente con los medios económicos de que disponemos. Lo que te recompensa es lo que la gente te apoya, que ves que el festival va calando en ellos y que lo sienten como algo suyo. Eso es lo que te da ánimos para seguir.

¿Se hace buen cine en Aragón?
Sí, y cada vez más. Al principio, los apoyos eran bastante escasos, pero había gente que con mucha ilusión y pocos medios hacía cosillas y, poco a poco, se ha ido curtiendo y ha mejorado el resultado. Eso ha ido parejo al festival. Podemos estar orgullosos del cine que se está haciendo aquí, y se puede exportar más, que es lo importante.

¿Y se ve poco cine?
Zaragoza es una de las capitales que más cine ve, pero se ve un cine muy comercial. Es bueno que la gente joven y no tan joven apoye un festival que prima más la calidad y lo hecho aquí, en Aragón y en España.

¿Por qué se cierran salas?
Eso es un tema muy comercial. Antiguamente toda la vida cultural pasaba por el centro de la ciudad pero, a medida que la ciudad se ha extendido, el ocio también. Ahora está más bien fuera del centro, y las salas tienden a externalizarse.

¿Estás de acuerdo con la decisión del jurado del festival?
En todos los festivales hay polémica con la decisión del jurado, o casi siempre. En algunos casos yo no estoy de acuerdo, pero el jurado está para eso. “El gallinero” selecciona el material que se va a ver y el jurado es el que tiene que tomar la decisión, nos guste o no.

Y este año, ¿tenías, personalmente, algún favorito?
Siempre hay favoritos, pero prefiero no decirlo. Este año, uno de los míos no se ha llevado nada, con eso lo digo todo.

¿Son los cortometrajes un ejercicio hasta poder realizar largometrajes o un género en sí mismos?
Ahora ya casi son un género, porque realmente hay cortos con muchísima calidad, más que algunos largometrajes, pero sí es cierto que no dejan de ser un aprendizaje en muchos aspectos. Raro es el realizador o realizadora de cortos que no tenga en mente hacer un largometraje.

Pero el festival es sólo de cortometrajes...
Eso es algo que va a cambiar, pero sin descuidar al cortometraje. No quitaremos el corto para poner el largo, pero la idea es que haya un premio al largometraje con las mismas características. Eso es lo tenemos en mente. Llevamos dos años trabajando en ello y, en el momento en que tengamos el patrocinador adecuado, lo llevaremos adelante. Esperemos que sea al año que viene.

¿Premiar a Elsa Pataki y a José Luis Garci es una manera de hacer más visible el festival?
Es por méritos propios, cada uno con sus características. Elsa Pataki es una joven actriz a la que nadie discute ya el estrellato, no sólo a nivel nacional sino también internacional, y José Luis Garci es un Oscar, pero sí que es cierto que su presencia vende mejor el festival, y demuestra que está consolidado, porque es más fácil traer a gente que antes, tal vez, no hubiera venido.

¿Crees que hacen falta más iniciativas de este tipo en Zaragoza?
Sí, sean de cine, de teatro o de cualquier otra actividad. Zaragoza es la cuarta o quinta capital más grande de España, y la verdad es que sería bueno que hubiera más iniciativas culturales a lo largo del año.



><

Publicado el 26.01.06 en
MSN Spaces-el sueño de la marmota. Aquí hago una excepción a lo de traspasar los posts por orden cronológico, porque el festival todavía no ha terminado.

domingo, 3 de diciembre de 2006

(Re)empezando

Hace ahora casi un año empecé mi blog en MSN Spaces. Poco después creé otro en el diario Qué! que no he conseguido mantener con un mínimo de dignidad. El primero, el sueño de la marmota original, ese sí. Llevo casi doce meses actualizándolo con frecuencia y cuidándolo, e incluso hay unas cuantas personas que leen las tonterías que escribo.

Sin embargo, MSN tiene unos cuantos inconvenientes que han hecho que me decida a probar con Blogger. Así que aquí empiezo. Primero copiaré las entradas antiguas (salvo alguna que no merezca la pena), le daré un poco de forma y, si me convence, me trasladaré definitivamente aquí.

Veremos dónde termino.