sábado, 30 de septiembre de 2006

La caja

Entro en el desván y veo la caja. Está escondida entre los trastos. Es visible pero pasa desapercibida.

Perfecta.

Levanto la tapa y me meto dentro. Acurrucada, con las piernas flexionadas, no hay mucho espacio, pero quepo. Cojo la tapa y cierro la caja, desde dentro. A mi alrededor, silencio y oscuridad.

Después de un rato, oigo pasos. Alguien pasa junto a mí, inconsciente de mi presencia. Busca algo y lo encuentra. Se marcha y vuelvo a quedarme sola, en mi refugio pequeño y seguro.

Nadie puede verme, he desaparecido.

imagen: bubble-gum-heart, en devianart


><


Publicado el 30.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

lunes, 25 de septiembre de 2006

Escapadas

Hoy, después de mucho tiempo, he vuelto a leer sobre las "flashmobs". Resumiendo, se trata de quedar con un montón de desconocidos para hacer algo absurdo. Dejo aquí algunos fragmentos de el reportaje "SMS: pásalo... bien", de Iker Seisdedos, que publicó ayer (24.09.06) El Pais Semanal:

Los papelitos, distribuidos en varios colores, comenzaban: "Por favor, aléjate de este punto de entrega y léeme atentamente". A continuación, las instrucciones: los participantes debían presentarse en la Plaza del Museo Reina Sofía, en Madrid, y pasear tranquilamente. A las 13.37, enfundarse un chaleco reflectante, simular los movimientos de un conductor al volante e imitar el ruido del motor con la boca. "Cuando consideres mentalmente que ha pasado un minuto", proseguía el papelito, "circula prioritariamente por la parte central del espacio propuesto produciendo leves choques con los otros conductores. Cuando te topes con otro conductor, párate, grita: "¡Papas con tomate!", gira hasta tres cuartos de vuelta sobre tu propio eje y toma una nueva dirección". Un minuto después debían aparcar, tirar el chaleco reflectante por los aires y gritar tres veces: "¡Jubilosa!". Aplaude si quieres y sigue tu camino".

Los participantes habían recibido la convocatoria por correo electrónico o mensaje de móvil. ¿Los organizadores? Un colectivo llamado Madrid Mobs, que ha bautizado la decena de acciones organizadas hasta la fecha como moBidas. Un concepto que, para ellos, engloba desde guerras de almohadas en plena calle hasta la toma de la Plaza Mayor de Madrid por individuos que imitan el vuelo de los aviones. Se citan en
www.madridmobs.net, que funciona desde finales de 2004 con intenciones "siempre lúdicas y apolíticas", según Correveidile, el alias bajo el que prefiere parapetarse el integrante de Madrid Mobs que hace de portavoz al contestar los correos electrónicos. Su lema: "Pásalo... bien".

La escena del Reina Sofía dejó tras de sí un reguero de bocas abiertas. Es parte de la gracia de una flashmob, que es el modo en el que se conoce un evento como éste desde que, en junio de 2003, Bill Wasik, editor de la revista Harper's, se las apañó para convocar a algo más de un centenar de personas en la planta novena de un centro comercial de Nueva York para que preguntasen a los dependientes por una concreta y muy cara alfombra para una casa que, aseguraban, compartían entre todos.

(...)

La capacidad de crear esa curiosidad es fundamental para el éxito de una de estas reuniones. Ben Cummins, artista londinense, domina bien este arte. Se le atribuye la paternidad de las luchas de almohadas en plena calle, que ya son consideradas toda una categoría dentro de las flashmobs. (...) Las reglas del Pillow Fight Club (Club de la Lucha de Almohadas) de Cummins se hallan en
http://mobile-clubbing.com, donde uno se puede apuntar para recibir la notificación de la siguiente batalla, acompañada de las preceptivas instrucciones. "Cuéntaselo a todo el mundo. Preséntate en el lugar determinado con una almohada oculta en una bolsa de plástico. A la hora señalada, saca la almohada de la bolsa y pelea. No pegues a nadie que no lleve una almohada entre las manos (a menos que quiera)". (...)

Y otra historia (dentro del mismo reportaje): un torneo con pistolas de agua, donde tienes que alcanzar a tu "víctima" antes de tres semanas:

(...) "Va de pasarlo en grande de un modo original", opina Yutai Liao, diseñador gráfico de una compañía de alta tecnología de San Francisco y organizador, junto al neoyorquino Franz Aliquo, de las fiestas Street Wars Killers en su tiempo libre. Es entonces cuando se convierte en Moustache Comander y trabaja para buscar lugares en los que celebrar su curioso juego de rol a tamaño natural. Nada menos que un "torneo de asesinatos con pistolas de agua". Cada participante (entre 150 y 250 por evento, que pagan 40 dólares por inscribirse) recibe un pack de iniciación que incluye la foto y dirección de casa y del trabajo de su objetivo, otro de los contendientes del campeonato. A partir de ese momento tiene tres semanas para cazar a su presa con pistolas o globos de agua. ¿Dónde? En cualquier lugar de la ciudad salvo los bares y en las manzanas en las que la víctima viva y trabaje. "Una vez que te apuntas", advierte Liao entre risas, "no puedes relajarte en ningún momento. Tu vida se convierte en una paranoia".

(...)

Puede que le parezca todo una enorme tontería. O simplemente algo original y divertido. Una forma distinta de pasarlo bien. Correveidile responde por los suyos y sale en defensa del movimiento de las flashmobs: "Preguntar si son inteligentes es como preguntarse si el surrealismo o la patafísica lo eran (...)".

La verdad es que la idea de participar en una de estas cosa me resulta tentadora. Supongo que el motivo es el mismo que hace que me guste disfrazarme si tengo la oportunidad. Una manera de escapar de la rutina.

Hay algo sobre lo que tengo mis dudas: no acabo de ver muy claro el derecho de alguien que se aburre a tocarle los huevos al vendedor de una tienda de alfombras. Pero eso es sólo anecdótico. Hay algo que va más allá.

Leo este reportaje en el mismo semanario donde aparece otro sobre la prostitución infantil. No quiero hacer demagogia barata, ni decir que la gente debería dejar de divertirse porque el mundo está lleno de desgracias. Qué cínica sería si lo hiciera... Pero, como espectadora, me resulta curioso. Me resulta curioso pensar en lo que hacemos para huir de nuestra confortable cotidianeidad. Y me pregunto si sería posible utilizar ese poder de convocatoria para algo beneficioso, en vez de simplemente lúdico.

Son sólo preguntas lanzadas al aire... Quizá algún día me veáis con una pistola de agua o una almohada. O no.


><

Publicado el 25.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

sábado, 23 de septiembre de 2006

El final del verano

El final de mi verano




(cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia)
Imagen: El Jueves




><

Publicado el 22.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota. Sigo en las mismas.

martes, 19 de septiembre de 2006

El monstruo

Se sienta delante de su mesa. Aparta el ordenador, los papeles y todas las cajas de pastillas y saca las alas del cajón. Ya casi están terminadas y ahora sí funcionarán. Está segura de que esta vez serán lo suficientemente fuertes para poder dejarlo atrás.

Vuelve a mirarlas. La verdad es que ya no le parecen tan resistentes, y es entonces cuando vuelve a escuchar el sonido. El gran monstruo negro se acerca otra vez para rodearla con su cuerpo pegajoso que la asfixia y no la deja respirar.

Ya está aquí. Intenta usar las alas, pero es tarde. No eran lo que ella había creído y vuelven a fallar. La abraza, la envuelve y ella intenta resistirse, pero no sirve de nada. Las alas caen al suelo, rotas, y ella se deja llevar. Deja de respirar. Sabe que, después de un rato, el monstruo se marchará y ella podrá volver a coger aire, a salir de la habitación e, incluso, puede que a intentar construir unas nuevas alas.

Pero ahora todo eso le da igual. Intuye que, haga lo que haga, el monstruo no la dejará en paz y, por un momento, desea que su abrazo sea tan fuerte que ya no pueda volver a levantarse.





























><


Publicado el 19.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

sábado, 16 de septiembre de 2006

Parece que funciona

La primera entrada que escribí en este blog data del 27 de febrero. En ella me quejaba de los conductores que se saltaban sistemáticamente el paso de cebra que hay delante de mi casa.

Curiosamente, desde que se implantó el carnet por puntos no se lo salta nadie. El cambio ha sido radical. Antes eran una minoría los que se detenían y ahora no recuerdo haber visto a ninguna persona que pase en rojo. Increíble.

Parece que, después de todo, esta medida funciona.

><

Publicado el 16.09.06 en ¿La curiosidad mató al gato? Pues no, ya ha dejado de funcionar.

La joven del agua

"¿Te gustaría saber tu futuro?"


Creo que hay pocos directores capaces de tener una trayectoria tan corta y a la vez tan irregular como M. Night Shyamalan. Resulta difícil de creer que la infumable "Señales", con Mel Gibson aprovechando para dar lecciones de moral mientras huye de los extraterrestres, sea obra del mismo realizador que "El sexto sentido", una de las mejores películas de suspense de los últimos años.

Por ello, el estreno de "La joven del agua" era toda una incógnita. ¿Sería genial? ¿Sería aceptable? ¿Sería malísima? A mí me resultó decepcionante. Muy decepcionante.

He leído varias críticas que la alaban. Normalmente, reivindican una especie de derecho a crear mundos llenos de fantasía en el cine. Todo eso es estupendo. Personalmente, me gusta la idea de plantear qué pasaría si la magia entrara en el mundo de lo cotidiano. Igual que ya hiciera en "El protegido", donde nos mostraba el surgimiento de un típico superhéroe de cómic -con uniforme característico y supervillano incluido- en un entorno familiar, Shyamalan no sitúa a los protagonistas de "La joven del agua" en un bosque encantado, sino de la piscina de unos bloques de edificios. Los personajes del cuento tienen su correspondencia en personas normales y corrientes y el ambiente es familiar, como si lo que sucede pudiese ocurrirle, en realidad, a cualquiera.

El problema de la película no es este planteamiento, sino la manera de resolverlo. A diferencia de "El sexto sentido", donde el espectador iba descubriendo los secretos poco a poco, el ritmo narrativo de "La joven del agua" es excesivamente precipitado. No permite sumergirse en la historia al ritmo del protagonista, sino que de pronto ya ha sucedido todo. Ella ya está allí, todos sabemos quién es y lo que pasa y nadie ha tenido tiempo ni de sorprenderse. Sólo queda esperar el final, que llega después de un par de giros muy simplones y predecibles -nada que ver con, por ejemplo, "El bosque" (por citar un ejemplo que no sea "El sexto sentido")-.

Los personajes, por otra parte, son excesivamente planos. ¿Cómo puede ser que un grupo de personas aparentemente tan diferentes reaccionen exactamente igual ante una situación increíble? Shyamalan lo sabe. Yo no.

Por último, la "explicación", que aparece en forma de cuento de la vecina, resulta demasiado forzada. Una historia extrañísima, contada como si tal cosa. Y ya está.

El resultado, además de predecible y decepcionante, resulta aburrido. Lo que podría haber sido una bonita película sobre la fantasía que podría entrar en cualquier momento en nuestro día a día se queda en algo para olvidar.

Hay quien dice que Disney debe de estar sufriendo por haber dejado escapar a M. Night Shyamalan. Yo más bien creo que está respirando aliviado...




><

Publicado el 15.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

lunes, 11 de septiembre de 2006

El cinismo de la pasarela (II)

No pensé que llegaría a escribir una segunda parte de mi entrada El cinismo de la pasarela, de marzo, pero parece que la ocasión lo requiere. A estas alturas, supongo que ya todos os habréis enterado de la decisión de establecer un canon mínimo para las modelos de la Pasarela Cibeles. La información se puede encontrar en todos los medios, a través de google, pero, para resumir, dice que las modelos que desfilen no podrán estar por debajo del 18% de masa corporal y deberán ser mayores de edad.

El índice de masa corporal (IMC), para entendernos, es el resultado de dividir el peso por el cuadrado de la estatura. Leo en la
Wikipedia que la clasificación de los resultados, según la Organización Mundial de la Salud, es la siguiente:

- menos de 16,5: Criterio de ingreso

- 16,5 a 18,5: Infrapeso

- 18,5 a 20,5: Bajo peso

- 20,5 a 25,5: Peso normal (Normopeso)

- 25,5 a 30: Obesidad tipo I

- 30 a 40: Obesidad premórbida

- más de 40: Obesidad mórbida

Hay numerosas webs donde sólo tienes que introducir tu peso y tu altura y te dicen tu IMC. Aquí, por ejemplo, tenéis la de
Buena Salud. Probad a meter vuestros datos. Probad a meter las medidas de cualquier modelo famosa. Ya veréis qué gracia...

Dicho esto, está claro que exigir un mínimo de un 18% de masa corporal no es, en absoluto, exagerado ni revolucionario. Las modelos que tengan ese índice van a seguir estando delgadas.

No tengo muy claro que vayan a cumplir con lo de la edad mínima. No parece que nadie esté prestando especial atención a ese asunto, a pesar de que es fundamental. No sólo porque ya está bien de poner a crías de 15 años a desfilar en las pasarelas internacionales, sino porque poner como modelo estético universal a una mujer que todavía no está desarrollada es totalmente antinatural.

Ahora resulta que alrededor de un 30% de las modelos del año pasado no pueden entrar en ese canon. ¡Más de un tercio! ¿En qué condiciones estaban esas mujeres? No me puedo creer que un número tan elevado sea "así de delgada por naturaleza". Por ello, las reacciones de algunos resultan indignantes.

Según una información de la agencia EFE que leo en el Heraldo de Aragón, un tipo de la agencia Delphoss Model ha soltado perlas como éstas: "Me parece un poco brutal que tengan que acudir al médico para hacer su trabajo. Es como si para desfilar tengan que estar físicamente capacitadas". Que no, José Miguel, que no te enteras... Que se trata de que no estén desnutridas. ¿Y es que acaso vosotros no les exigís medidas "máximas"? José Miguel también sufre por el "mal trago" que pasarán algunas en las pruebas. ¡Qué comprensivo eres, seguro que también sufrías al llamar "gordas" a las de 1,80 y 45 kilos! Para terminar, me encanta esta frase: "Como en París, Nueva York o Milán piden modelos delgadas, ellas buscan esos cuerpos y ahora Madrid se desmarca. ¡Es una paletada!" ¡Dios mío, es cierto! ¿Cómo no me había dado cuenta antes? ¡El problema es que somos unos paletos!

Eso sí, el tipo algo de razón ya tiene, porque va a ser el colmo que el mismo que hace dos meses te llamaba gorda, ahora diga que estás demasiado flaca. Aquí también leo que un "habitual de Cibeles, Antonio Alvarado, llegó a titular una de sus colecciones Saco de huesos porque, según reconoció, le gustaba la delgadez extrema". Va a acabar resultando que mamá tenía razón cuando le decía a su niña que no dejara los estudios, que eso de ser modelo de pasarela no le iba a traer nada bueno...

En fin, esta vez no voy a entrar en el tema de si la extrema delgadez fomenta la anorexia o no. Está claro que es un tema complejo, en el que entran muchos factores, y que, posiblemente, tener a mujeres extremadamente delgadas como modelos de belleza no ayude demasiado a erradicarla, aunque no sea la única causa. Lo que sí que quiero destacar es que se está exigiendo a un montón de personas que estén en unas condiciones de salud deplorables para trabajar. Que sí, que pueden trabajar de otra cosa, pero vamos, están y estamos dentro de un sistema que demanda que existan estos cuerpos. Y que, además, sitúa el "ser guapa" como la cúspide de todos los sueños a los que una mujer puede aspirar.

El otro día vi el comienzo del programa Supermodelo 2006 -que confieso que posiblemente vería de vez en cuando, si viera más la tele, porque es de lo más cómico-. Una de las aspirantes, entre lágrimas, decía que "se moriría si no podía vivir de esto". Y ya era mayorcita, creo que tenía más de 20 años. ¿Quién le ha metido la idea a una persona aparentemente normal de que se morirá si no puede vivir de ayunar y servir de percha? Prefiero no pensarlo demasiado, porque es aterrador. Porque, de alguna manera, lo hemos hecho entre todos.

Me voy a buscar una chocolatina.




Entrada sobre este tema:
Demagógica Cibeles, en el blog de Aprendiz de periodista


><



Publicado el 11.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

Pasear

El plan intermodal de Zaragoza plantea peatonalizar casi todo el Casco para el 2015.

Cuando me enteré, conseguí apartar de mi mente por un momento todos los "peros" del tema, olvidarme de los transportes, de las quejas vecinales y pensar sólo en los "pros". Imaginé poder pasear sin preocuparme por el tráfico. No tener que apretarme en las aceras. No respirar el humo de los tubos de escape... Recordé el centro de la ciudad alemana de Lüneburg, que sólo abría al tráfico por las noches. Era tan agradable...

Desde luego, hace falta mejorar la red de transporte público, los aparcamientos y escuchar las demandas de comerciantes y vecinos, pero me encantaría que algún día se hiciese realidad.

¿No sería bonito?


><

Publicado el 11.09.06 en ¿La curiosidad mató al gato?

Conversando con la cruda realidad

- Cruda realidad: Y a ti, ¿qué se te da bien?

- MM: No sé... Creo que escribir.

- Cruda realidad: ¿Y qué te hace pensar eso?

- MM: Pues... Me lo han dicho algunas veces.

- Cruda realidad: Pues te equivocas. Escribir de manera más o menos correcta no es escribir bien. ¿Qué te habías creído?

- MM: No lo sé...

- Cruda realidad: Entonces, ¿qué se te da bien?

- MM: Entonces, creo que nada.

- Cruda realidad: Bienvenida a la mediocridad.




imagen: skysell, en devianart


><

Publicado el 10.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

jueves, 7 de septiembre de 2006

Dos gotas

Siempre me han dicho que soy igual que mi madre.

Ya cuando nací todos decían que tenía la misma cara que ella. Más adelante, me crecieron los mismos ricitos rubios y se me desarrolló el mismo carácter. Mi abuela se reía cuando veía cómo me enfadaba. Decía que éramos clavaditas.

Yo todavía era una niña cuando murió, pero en el funeral todos dijeron que era su vivo retrato. No negaré que fuese cierto, aunque el físico no lo es todo. En el colegio destacaba en lengua, matemáticas y física, como había hecho ella, aunque sacaba buenas notas en general. Acabé entre las cinco mejores de la clase, y ví las lágrimas de orgullo en la cara de mi abuela cuando me dijo que mi madre siempre había sido una buenísima estudiante.

Una pequeña diferencia: conocí a mi marido en la Universidad, no en el trabajo, como había hecho ella, aunque sí que puedo decir que, igual que yo era una de las pocas estudiantes de ingeniería, mi madre fue una de las primeras mujeres en entrar en esa empresa. Dos mujeres fuertes, dos pioneras, supongo.

Tuve a mi hija pronto. Demasiado pronto, como ella. Frustró todos mis sueños y todas mis posibilidades. Yo habría podido llegar muy lejos, si no hubiese sido por esa criatura chillona que no me dejaba en paz.

Sé que ahora crees que soy un monstruo, y que te chocó enterarte de que fui yo la que le hizo las heridas a la cría, pero no sé por qué.

Al fin y al cabo, siempre me han dicho que soy igual que mi madre.

imagen: horexakias, en devianart



><

Publicado el 07.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

viernes, 1 de septiembre de 2006

C.R.A.Z.Y.

"-Quiero ser como los demás.
-Gracias a Dios, nunca lo serás"


¿Por qué llegan tan pocas películas canadienses a nuestras pantallas? Como en el caso de otras muchas nacionalidades, parece que tienen que venir avaladas por premios para estrenarse... "C.R.A.Z.Y", desde luego, no es una excepción: Premio a la Mejor Película Canadiense en el Festival Internacional de Toronto 2005 y al Mejor Director y Guión, entre otros, en el Festival Internacional de Cine de Gijón 2005.

En cualquier caso, sin ser una obra maestra, es una película que merece la pena. Cuenta la vida de Zach, el cuarto de cinco hermanos, desde su infancia hasta su juventud y, de paso, retrata la vida de una familia en los años 60 y 70. La relación del protagonista con su padre es uno de los ejes fundamentales, marcada por una homosexualidad reprimida y no aceptada. Curiosamente, ello no se convierte en el único tema de la película, sino que va a apareciendo y desapareciendo de forma natural a medida que Zach crece, sin dejar de lado por ello otros aspectos como la evolución de sus hermanos. Me gustó ese enfoque, porque la sexualidad es una parte de la vida, no la única, y las películas que tratan conflictos relacionados con la identidad sexual tienden, en ocasiones, a centrarse en ellos y olvidar todo lo demás.

Entre los aspectos negativos destacaría que los personajes de los hermanos resultan bastante estereotipados y que a la cinta le sobra metraje -personalmente, me parece que el viaje del protagonista es totalmente innecesario-. Entre los positivos, sin duda, la banda sonora.

Pues eso: una película interesante y entretenida -que nadie piense que es un dramón, porque no lo es en absoluto-, aunque algo larga, que es posible que los amantes de la música y de los iconos disfruten especialmente. Ah, y C.R.A.Z.Y son las iniciales de los cinco hermanos (¡ja, ja, pero qué ingeniosos somos!).







><

Publicado el 01.09.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.