miércoles, 30 de agosto de 2006

Decisiones

¿Hay alguien a quién le guste tener que tomar decisiones? A mí no, desde luego. Te encuentras ante dos opciones, sopesas los pros y los contras de cada una, preguntas a mil personas y sigues sin saber qué decisión tomar. Es imposible saber qué es lo mejor, y que habría pasado si te hubieses decantado por la otra. Todos dicen: "haz caso a tu corazón", pero el corazón responde: "oye, yo qué sé".






En fin, supongo que es mejor tener dos opciones que no tener ninguna, pero a veces es tan difícil...

><


Publicado 29.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

viernes, 25 de agosto de 2006

Goodbye Franco!

Ya iba siendo hora. Por fin han quitado la estatua de Francisco Franco que estaba situada ante el patio de armas de la Academia General Militar de Zaragoza. Me resulta increíble que se haya tardado tanto, pero lo que aún me resulta más increíble son las reacciones de algunos.

Según leo en teletipos, el secretario ejecutivo de Economía y Empleo del PP, Miguel Arias Cañete, calificó la retirada de la estatua como un "gesto (del PSOE) para contentar a sus electores más radicales de la izquierda" y la enmarcó en la estrategia del Gobierno de "reescribir la historia" y de "acabar con símbolos que son parte de la historia". La verdad, me parecen unas declaraciones muy poco afortunadas, aunque coherentes con su política (no olvidemos las subvenciones a la Fundación Francisco Franco).

Ese argumento de "reescribir la historia" es de lo más interesado, como si quisiera compararlo a la conservación de los campos de concentración nazis. Una cosa es mantener los lugares donde se cometió el genocidio, para que nadie pueda negar su existencia ni olvidar lo que ocurrió en ellos, y otra muy diferente mantener un símbolo de exaltación a un dictador asesino -a veces parece que se nos olvida de quién estamos hablando- y que los militares sigan desfilando por delante, como si no hubiese pasado nada, como si ese episodio negrísimo de la Historia española fuese algo insignificante. No es una cuestión ideológica, de "soy de izquierdas" o "soy de derechas" o, al menos, no debería serlo. Hablamos de una dictadura de más de 35 años, tremendamente opresiva, con muchísimos muertos, encarcelados y exiliados. Si les preocupa la memoria histórica, hay muchas cosas que se pueden sacar a la luz y recordar, no es necesario tener símbolos de Franco en ningún sitio.

En cuanto a lo de "contentar a los electores más radicales de la izquierda", me parece simplemente hilarante. No hay que ser un "izquierdista radical" para pensar que las estatuas de un dictador deben ser removidas, y está claro que esas declaraciones contentarán a los electores más radicales de la derecha. A esa parte de los votantes del PP a la que no le debió de contentar que el PP no votase en contra de la proposición no de Ley aprobada en 2005 que planteaba la retirada de la estatua, sino que simplemente se abstuviese.

Me parece preocupante que todavía haya tanta gente que reste gravedad a la dictadura.

Ah, y la estatua de Zaragoza no es el último símbolo que queda. Ya va tocando quitar los demás.



Adios, Franco, adios...


><

Publicado el 25.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

domingo, 20 de agosto de 2006

Historias de autobús (III)

Estoy en el autobús y la vuelvo a ver. Lleva una gorra que le cubre el pelo teñido de rubio platino, gafas de sol, una camiseta ajustada, vaqueros y zapatillas deportivas. Se sienta despreocupadamente, con una pierna apoyada sobre el pequeño saliente de la pared.

Si pudieras pasar por alto sus cabellos encrespados, las manchas de su piel y las arrugas que cubren sus manos, cuello y rostro, pensarías que tiene 15 años. Pero no es así. Debe de tener unos 65, puede que más, puede que menos. Es difícil decirlo con seguridad.

Ahora la veo a menudo. Hace unos días, se sentó junto a un grupo de adolescentes y empezó a charlar animadamente con ellos. El tema no lo recuerdo, puede que fuera sobre Fernando Alonso. Congeniaron en seguida, todos parecían disfrutar con su compañía.

Hoy la veo junto a una mujer que debe de tener su misma edad. La señora viste la típica falda de señora, a la altura de la rodilla, y lleva la típica permanente de señora, al estilo coliflor. Eso no parece suponer ningún problema para ellas. Al fin y al cabo, tienen mucho en común, y charlan sobre los precios del mercado, el calor y la frecuencia de los autobuses.

Parece extraña, pero se lleva bien con todos. Es simpática y agradable. Creo que yo de mayor quiero ser como ella.

><

Publicado el 19.08.06 en ¿La curiosidad mató al gato?

viernes, 18 de agosto de 2006

Verano en Berlín

"No lo pillo..."

Reconozco que tengo una cierta debilidad por las películas alemanas. Las calles, las casas... me recuerdan el tiempo que viví allí, y tiendo a verlas con buenos ojos. Sin embargo, ésa no es la única razón por la que salí de ver "Verano en Berlín" con la sensación de haber visto una buena película, de ésas que suelen pasar inadvertidas y que es una suerte no haber dejado escapar.

Es una historia sencilla, sobre la relación entre dos amigas y los pequeños grandes problemas que pueden aparecer en el día a día de cualquier persona. Esto, que puede parecer fácil, no lo es en absoluto. ¿Cómo retratar lo cotidiano sin resultar aburrido? ¿Cómo no limitarse a lo obvio? El director Andreas Dresen consigue, con la ayuda de las dos actrices protagonistas, que el espectador llegue a interesarse por la vida de estas dos mujeres, que a la vez es la de tantas otras.

Lo mejor, esos pequeños momentos retratados con maestría: las tareas como cuidadora de ancianos de Nike o la infructuosa búsqueda de trabajo de Katrin (con esos estúpidos métodos de selección de personal).

Lo peor, la simpleza de algunos personajes, -en especial del hombre que se interpone entre las dos- que provocan que la impresión general de la película no sea todo lo buena que podría haber sido.

En cualquier caso, una de esas películas que merece la pena ver antes de que la quiten de los cines. Y afortunados los que tenéis proyecciones en versión original en vuestras ciudades...




><


Publicado el 18.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

martes, 15 de agosto de 2006

Me resulta curioso

Me resulta curioso ver como hay gente que siente que tiene que acudir a determinados espectáculos, acontecimientos o lugares, aunque, en realidad, no le importe en absoluto el tema. El ejemplo perfecto es el de ir de viaje y patearse 20 museos de cosas que no te interesan nada sólo porque "hay que hacerlo".

Pero hay otro ejemplo que me parece mucho más curioso, básicamente, porque todavía no he llegado a entender su lógica: el de los conciertos.

Vamos a ver, vienen los Rolling Stones o U2 y todo el mundo siente que es su deber ir a verlos, aunque la entrada cueste un riñón y parte del otro, no tengan el más mínimo interés por la música en general y sólo conozcan un par de canciones. Van porque es EL ACONTECIMIENTO y tienen que ir.

"¿Cómo voy a perdérmelo? ¡Son los Rolling Stones! ¡Sólo conozco "Angie" y "Satisfaction", y nunca escucharía a ningún otro grupo que hiciera esa misma música, pero son los Rolling Stones!"

El caso es que lo entendería, por estúpido que pareciese, si no fuera porque esa misma gente no siente que esté obligada a ir a ver, pongamos, a The Who o a Bob Dylan. Y no estoy hablando de que unos sean mejores que otros ni nada de eso. No pretendo que me venga un amante de la música a explicarme que en el concierto de los Rolling Stones se lo pasó genial y en el de Bob Dylan se durmió. Me refiero a la gente que, sin tener ningún interés especial en la música o en estos grupos, se deja un dineral en ver a los Rolling Stones mientras The Who no llegan ni a vender todas las entradas de su concierto.

¿Por qué la gente cree que tiene que ver a unos y no a otros? ¿No son igual de "míticos"? ¿No han hecho historia igualmente? ¿No tienen también un montón de canciones que han influido en muchísima música posterior?

Me resulta curioso, y no llego a entenderlo...




><

Publicado el 14.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

miércoles, 9 de agosto de 2006

Muñequitas

La vi en la tienda y era perfecta. Un pelo precioso. Unos ojos y unos labios enormes y bien maquillados y un montón de complementos. Pero era inaccesible para mí. Ahorré hasta que pude comprarla y, mientras tanto, iba cada día a contemplar su belleza. Al final, conseguí reunir el dinero necesario y me la llevé. Por fin podía sacarla del plástico que la protegía y jugar con ella.

Pero dejó de ser perfecta. Su pelo se estropeó, sus vestidos no me parecían tan bonitos ni sus complementos tan maravillosos. Además, no sabía hacer nada. Sólo ser bella.



Me aburrí y volví a la tienda. Ahora las sigo mirando, pero desde fuera. No las compraré ni las sacaré de su caja. Así es mucho mejor...





><




Publicado el 09.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

domingo, 6 de agosto de 2006

Thumbsucker

"No lo reconocemos, pero somos sólo animalillos asustados"


En cualquier sitio en el que leas sobre "Thumbsucker" te dirán lo mismo: "trata sobre un chico que, a los 17 años, todavía se chupa el dedo". Y sí, es cierto, pero, evidentemente, eso es sólo el comienzo. "Thumbsucker" es una de esas películas norteamericanas, en la línea de "Tú, yo y todos los demás", que cuentan las tragedias de la cotidianeidad a través de personajes que resultan únicos dentro de su normalidad.

"Comedia dramática", lo llaman algunos...

En cualquier caso, el primer trabajo como director de largometrajes de
Mike Mills parte de la fijación por chuparse el dedo del personaje principal para acabar abarcando cuestiones como las relaciones familiares o la insatisfacción vital. Y es entretenido, y resulta enternecedor en algunos momentos, pero no acaba de cuajar del todo.

La película está basada en una novela de Walter Kirn que yo no conozco. No sé cómo será el libro, pero su adaptación tiene un problema fundamental: el guión profundiza en aspectos que luego abandona completamente, como el tratamiento del protagonista ante su problema. Sin entrar a valorar la crítica que la película parece querer hacer sobre los fármacos de uso psiquiátrico, que no comparto, resulta que el director convierte el tema de la medicación y las drogas en un eje fundamental, para luego irse olvidando de él como si tal cosa. No me quedó muy claro por qué algo que parece ser tan importante en un momento deja de serlo quince minutos más tarde.

Por otra parte, las interpretaciones de los actores son buenas, aunque desaprovechadas en algunos casos y, personalmente, creo que se podría haber sacado mucho más partido al papel de Keanu Reeves.

Vamos, que "Thumbsucker" tiene su gracia, pero me esperaba más. La verdad, prefiero que sea
Todd Solondz el que me cuente los dramas de las familias felices.





><


Publicado el 06.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

sábado, 5 de agosto de 2006

5 minutos

Si me levantara 5 minutos antes, podría coger el autobús de enfrente de mi casa y no tendría que andar hasta la otra parada para subirme a otro.

Si me levantara 5 minutos antes, no necesitaría coger dos autobuses y podría coger sólo uno que, aunque tarda un poco más, me deja al lado de mi destino en un solo viaje.

Si me levantara 5 minutos antes, no tendría que correr.

Sería mucho más sencillo levantarme 5 minutos antes. Lo sería, pero necesito desesperadamente dormir 5 minutos más.

Debe de ser el maldito sueño de la marmota...



><

Publicado el 05.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

viernes, 4 de agosto de 2006

Pequeña defensa de las revistas masculinas

Voy a ver si saco un tema polémico, que ya hace tiempo que esto es muy "light".

Aquí y ahora voy a manifestar dos cosas.

Una, me considero feminista.

Dos, me gustan las revistas masculinas. Por lo menos, algunas de ellas.

El primer punto lo matizaré en otro momento porque, si no, me voy a eternizar. Sólo diré que es un error considerar el feminismo como el machismo, pero al revés. El feminismo, en principio -y no me pondré a escribir ahora sobre las diferentes corrientes feministas-, busca la igualdad de derechos para las mujeres, en un mundo en el que todavía están discriminadas, y no tiene nada que ver con contar chistes del tipo "los tíos no pueden hacer dos cosas a la vez". Una vez dicho esto, paso al punto dos.

Sí, me gustan las revistas masculinas.

Está claro que no son precisamente lecturas para intelectuales. Tampoco pretenden serlo, y, por lo menos, son divertidas. Por otra parte, no me parecen especialmente machistas. Sí, está claro que sacan tetas y culos. ¿Y qué? ¿Tiene algo de malo que te guste ver mujeres sexys? Estas revistas dejan claro qué es lo que venden, y a quién van dirigidas. No creo que haya ningún problema con eso y, en cuanto al tipo de mujeres que sacan, con todo lo "barbies" que puedan ser, son más "reales" que las modelos de 1,80 y 45 kilos que sacan en las revistas femeninas como "Cosmopolitan" entre los artículos "Siéntete bien con tu cuerpo" y "Adelgaza sin esfuerzo".

A mí lo que me parece preocupante es que, para venderte helados, haya que recurrir a una mujer en bikini lamiendo lascivamente un polo. Eso sí que es convertir a una mujer en un objeto sexual, para vender, y sin que nadie lo haya pedido. Otro ejemplo, la publicidad de Air Berlin, en la que se pueden ver, por ejemplo, anuncios con una mujer vestida sólo con unos guantes de boxeo bajo la frase: "Volar sin Air Berlin es como boxear sin pantalones" o éste:


¿Culos para anunciar una compañía aérea? Eso sí que es lamentable, y no una revista dirigida a hombres que quieren ver desnudos de mujeres atractivas...

En cuanto a los contenidos -que es lo que a mí me resulta interesante, porque si quiero ver tetas me levanto la camiseta y me acerco al espejo-, no son tan machistas como podría parecer a primera vista. Evidentemente, hay cosas que hay que tomarse con un poco de sentido del humor, y no sacarlas de quicio. Pero, curiosamente, luego te encuentras con que, en realidad, muchas veces tratan mejor a la mujeres que las revistas femeninas a los hombres. Recuerdo un artículo que aparecía en "FHM" o "Maxim" titulado "Cómo esquivar sus golpes mortales" (o algo así). Se trataba de la típica tontería sobre cómo responder a preguntas del tipo: "¿En qué estás pensando?", "¿Me quieres?", etc. Y resulta que, después de las grandes letras con esa frase que auguraba una serie de barbaridades, encontrabas consejos del tipo: "A ver, si la quieres, díselo, que tampoco te cuesta tanto...". La verdad, me parece una frase mucho menos sexista que la típica "Los hombres son muy simples y necesitan que les expliques las cosas despacio", propia de las revistas femeninas.

Evidentemente, no creo que éste sea un producto indispensable ni maravilloso, ni que todo el mundo tenga que comprarlas. Tampoco me pondré a hablar de que estas revistas sean de mejor o peor gusto. Sólo digo que me parece un error demonizarlas, que no son la cúspide del machismo y que, si por leer estas revistas, un hombre espera que todas las mujeres sean unas maravillosas y complacientes señoritas, es igual de gilipollas que cualquier mujer que espere que todos los tíos sean como el Brad Pitt de las películas. Hay un momento y un lugar para cada cosa, y leer "En busca del tiempo perdido" no es incompatible con entretenerte con estas publicaciones.

Creo que el machismo que de verdad debería preocuparnos es el del día a día, el de "esta tía es una puta, ese tío es un ligón", el de "tu hermana, a las 10 en casa, tú, a la hora que quieras", el de "vas a seguir cobrando menos porque eres mujer" y muchos otros, pero no el de un producto que no pretende engañar a nadie, que deja claro qué es lo que contiene, que bromea y que, en definitiva, resulta ser mucho más respetuoso con las mujeres que muchas de las cosas que consideramos normales en nuestro entorno.

Tomemos estas cosas con humor, y erradiquemos el machismo que de verdad nos afecta.

Mi defensa de las revistas femeninas la dejo para otro día. Mientras tanto, quien quiera puede leer
Aventuras y desventuras en una revista femenina (I) y Aventuras y desventuras en una revista femenina (II).


Y aquí, una portada clásica de Playboy de octubre de 1971.


><


Publicado el 04.08.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.