martes, 30 de mayo de 2006

Aventuras y desventuras en una revista femenina (II)

Después de "Aventuras y desventuras en una revista femenina" (leer aquí), llega la segunda parte del relato sobre mi estancia en la revista Woman, en Hamburgo. Si la otra vez hablé de mis compañeros y del día a día de mi sección, hoy escribiré sobre los "días especiales".

Un "día especial" es, por ejemplo, el día del bazar de todos los productos recibidos en la revista a lo largo del año. Bueno, no de todos, porque, por supuesto, los redactores de cada sección echan mano de lo que pueden...

El caso es que, como se puede suponer, una revista femenina recibe a lo largo del año multitud de productos: maquillaje y perfume para la sección de belleza, cremas y cosas "terapéuticas" para la sección de salud, libros y discos para la sección de cultura y espectáculos -mi sección-, etc. Yo ya me hacía ilusiones pensando que, aunque el dinero me iba a llegar para vivir justito, me podría quedar con discos y libros a cambio. La desilusión que me llevé cuando me enteré de que una vez al año se hacía una especie de bazar con todos los productos para que todos los trabajadores de la revista pudiesen comprar cositas a un precio casi regalado -recaudación para las arcas de Woman- fue grande.

Sin embargo, el día "D" fue de lo más divertido. De pronto, uno de los pasillos se convirtió en un mercadillo improvisado y todas las tías de la revista y algún tío nos pusimos a la caza y captura de los chollos: perfumes, bisutería, neceseres, maquillaje... De todo. Mi compañero Eric, el único redactor hombre de toda la revista, nos miraba llegar a Kelly y a mí al despacho con las manos llenas de todo lo que habíamos pillado. Como dos marujillas en las rebajas del Corte Inglés, vamos.

Más adelante descubriría que, aunque algunas cosas se dejaban para ese bazar anual, los redactores no dudaban en quedarse con cosillas de su sección si les apetecía, así que al final sí que me pude quedar con algunos discos y libros.

Otro "día especial" es el de la fiesta con los anunciantes. Por supuesto, las de prácticas estábamos invitadas y, por supuesto, las de prácticas no teníamos absolutamente nada que aportar a los anunciantes, así que nos dedicamos a disfrutar de la fiesta, que, al fin y al cabo, para eso habíamos ido. Resulta curioso como ante un buffet de comida de aspecto delicioso nadie se atreve a ser el primero en comenzar. Yo, que siempre he preferido disfrutar de las ventajas de ser extranjera más que de los inconvenientes, decidí que tenía hambre y que, si a alguien le parecía extraño que empezara, seguro que lo achacaría a la "espontaneidad española" o algo así. Evidentemente, fue llegar con mi plato cargadito y todos se lanzaron como si no hubieran comido en una semana.

Por otra parte, este tipo de fiestas da pie a que hables con otras personas de la revista con las que no habías cruzado ni media palabra hasta entonces. Un tío que estaba en la sección de moda -nunca llegué a saber en qué consistía su trabajo- decidió que era el día de dejar de mirarme con odio y saludarme como si fuésemos amiguísimos. De hecho, a pesar de que no volvimos a hablar mucho más, el día que nos despedimos fue él el que más efusivamente me dijo adiós. Supongo que nunca llegaré a saber si es que había que pillarlo en días determinados para que fuese majo o si la alegría de perderme de vista fue tan grande que le animé el día.

Un tercer "día especial" fue el de la puesta en común de los estudios de mercado. A saber: a nuestras lectoras les gusta ver a mujeres sonrientes en la portada, así que ya sabéis, chicas, fotos donde se vean dientes. "¡Dientes, dientes!" (palabras textuales de la directora). "¡Ni se os ocurra volver a sacar a los Backstreet Boys en espectáculos!" -No fue mi culpa, lo juro.- "¡Nuestras lectoras son mucho más maduras que todo eso!" Y sí, están dispuestas a pagar más por la revista... siempre que no se llegue a los dos euros (revista femenina quincenal, más delgadita que Glamour o Cosmopolitan).

Venga, con estos datos confidenciales que estoy haciendo públicos aquí, ya podéis lanzar vuestra propia revista. Pero no le digáis a nadie que os lo he contado yo...

Y, para terminar, el último "día especial", esta vez únicamente para mí. El día en el que te llega una redactora de otra sección y te pregunta que si no te gustaría salir de la rutina.

-Hola, Marta, ¿te gustaría participar en una sesión fotográfica? (Ver cosas nuevas, ¡estupendo!)

-¡Sí, sí, claro!

-No, no... Tú serías la modelo...

-¿Eh?
(¡Ni de coña!)

-Es que tenemos una modelo, pero es rubia y de ojos azules, y no nos gusta...
(¿¡Eh!? ¿Que la rubia de ojos azules no les gusta? Definitivamente, esto tiene que ser Alemania...)

-Uhm...
(Nada de poner posturitas... Vamos, ni pensarlo...)

-Es para un artículo sobre ejercicios para mejorar la vista y eso, haríamos fotos de los ejercicios y luego primeros planos y cosas así...

-Eeeeh...
(Bueno, suena a que, en realidad, no tengo que hacer nada...)

-Por supuesto, te pagaríamos.
(¿¡Eh!? ¿¡Cómo!?)

-Ah, pues vale... Pero decidme exactamente qué tengo que hacer, ¿eh?

Llega el día y te peinan, te maquillan, te vistes y te hacen fotos. Y luego más fotos. Y luego te dicen que te muevas un centímetro y te hacen más fotos. Y más fotos. Y más. Y la cosa empieza a ser realmente aburrida...

Y luego te dicen que primeros planos. Primero, uno de prueba: "¡Oooooh... Si parece Amelieeee..." Y te miran. Y te sonríen. Qué vergüenza. ¿Qué cara se supone que tienes que poner?

Mira hacia arriba. Hacia abajo. Hacia un lado. "A ver, haz lo que quieras..." Se me ocurre poner los ojos bizcos, para bromear. A los de la revista no se les ocurre nada mejor que utilizar esa foto, para dejar claro que eso de bizquear es malo para la vista.

En fin, de la sesión saqué en claro que eso era algo bastante aburrido, y que prefiero escribir. Bueno... como si tuviera la oportunidad de empezar una fulgurante carrera como modelo... Pero bueno, también conseguí la foto del perfil. Igual hasta os habíais creído que no tengo ni granos ni ojeras... ingenuos...

Pues aquí termino de contar mi verano en una revista femenina. Fuera de bromas, y como dije la última vez, no me importaría nada estar en un sitio así, por frívolo que parezca (aquí, tirando la caña a ver si, por casualidad, alguien me lee y me contrata).

imagen: EyeRizz, en devianart

><

Publicado el 30.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota. ¡Cambié la foto del perfil, claro!

sábado, 27 de mayo de 2006

¿Mileuristas?

En octubre de 2005 "El País" publicó un reportaje sobre los llamados "mileuristas": jóvenes cercanos a la treintena, preparados, con estudios e idiomas y que cobran unos 1000 euros al mes. (leer reportaje aquí) A raíz del artículo, y como ocurre con otros muchos temas, todos los demás medios se lanzaron a realizar sus propios reportajes, debates y tertulias sobre el asunto. Una de tantas modas mediáticas, como la de las adopciones en el extranjero o la de las amas de casa, con las que de vez en cuando nos bombardean, para ser olvidadas algún tiempo después y nuevamente rescatadas unos meses más tarde.

Hace poco iba en el coche cuando por la radio escuché otra de esas tertulias con tres "mileuristas". Una de las consideraban que el hecho de haber acuñado un término para definirlos resultaba positivo o negativo. Si no recuerdo mal, los tres, o, por lo menos, dos de ellos, aseguraban que sí, que contribuía a hacer visible su situación y esta problemática.

No estoy de acuerdo en absoluto con esa afirmación. De hecho, todo el temita de los "mileuristas" lleva tocándome las narices desde que apareció.

¿Por qué? Evidentemente, no porque piense que preguntas que les hacían era que si esta gente se queja de vicio, ni muchísimo menos, ni porque no me parezca una situación lamentable. Me toca las narices porque lo que consigue es hacer creer que mil euros es el mínimo sueldo que consiguen los jóvenes preparados, y no es cierto.

Conozco a más de una persona que responde a todas las características del "mileurista", con una pequeña diferencia: su sueldo no alcanza los mil euros. Ni de lejos. No hay que buscar mucho para encontrar sueldos de 650, 750 ó 800 euros. O menos. "¿Mil euros?", se preguntan estas personas. "Ojalá".

La alarma ha saltado, pero estamos muchísimo peor de lo que queremos creer.




><

Publicado el 27.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

martes, 23 de mayo de 2006

El hombre de la cafetería

Me siento, pido el café y ojeo el periódico. Le veo entrar y ya no me sorprende. En realidad, no recuerdo cuándo fue la primera vez que lo vi, ni cómo supe que era él. No tiene cuernecillos ni un rabo rojo, sino la apariencia de un hombre educado y atractivo. Y, sin embargo, lo reconocí.

Como siempre, pide un zumo y se sienta a leer las noticias con tranquilidad. En algún momento, mira a su alrededor, observa a un grupo de chicas que se pasan una revista a carcajadas y se acerca a ellas. Conversan unos minutos y les da una tarjeta. Desde mi mesa no puedo leer lo que pone, pero ya la he visto otras veces: "TOP - Agencia de modelos". Se queda con ellas un poco más y después recoge sus cosas y se marcha.

Antes de salir por la puerta, se da la vuelta y me sonríe. Sabe que sé quien es, y no desperdiciará una de sus tarjetas conmigo.

Y yo sé que, me guste o no, no puedo hacer otra cosa que observar en silencio.


><

Publicado el 23.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

lunes, 22 de mayo de 2006

Imágenes

Hay una imagen que nunca deja de impactarme. Una imagen que me llena de tristeza. Me refiero a esta fotografía, tomada por Kevin Carter y ganadora del premio Pulitzer en 1994.


No voy a escribir sobre lo horrible de la situación, ni sobre el hecho de que hayamos avanzado tan poco, que esta fotografía podría haberse tomado ayer. Todo eso son obviedades. Me gustaría, en cambio, hablar del papel de Kevin Carter, el fotógrafo, que acabó suicidándose.

La historia de esta fotografía es un tanto difusa. La versión más extendida es que Carter tomó la imagen y dejó a la niña abandonada. Pero, ya que yo no conozco la verdad, añadiré que hay otras versiones que dicen que sí que la socorrió, pero después de haber esperado unos veinte minutos para ver si el buitre levantaba las alas y la imagen resultaba más impactante.

En cualquier caso, cualquiera de las dos versiones resulta horrible. ¿Cómo puedes ver a un ser humano en esta situación y no hacer nada para intentar evitarlo? La presión social fue tan fuerte que, a pesar de los premios y el reconocimiento profesional, Kevin Carter acabó suicidándose (supongo que ése no fue el único factor pero, desde luego, debió de ser determinante).

Sin embargo, hay una frase que se atribuye al fotógrafo que tampoco puede dejarnos indiferentes:


"Esa niña habría muerto de todas formas, pero la fotografía puede conseguir que otros en su situación se salven"
(o algo así)


Y digo que no puede dejarnos indiferentes porque, a pesar de que no sea excusa para dejarla morir, algo de razón tiene. Es cierto que estas imágenes son las que nos permiten enterarnos de los horrores que ocurren en otros lugares y, por ello, concienciarnos e intentar cambiar las cosas. Si no, ¿qué sentido tendría la profesión de los reporteros de guerra? ¿O es que pensábamos que están ahí en plan "viaje de aventura"?

Por desgracia, también es cierto que, por mucha fotografía que veamos, las cosas no cambian.

¿O sí? Si una imagen como ésta consigue que unos cientos de personas reciban ayuda, no se habrá solucionado ningún problema, pero se habrá salvado la vida de algunos cientos de personas. A veces pensamos que no es nada, y es cierto que es muy poco, pero una vida es importante, aunque el mundo no haya cambiado. Cualquiera que haya perdido a una persona cercana lo sabe. Sí, de acuerdo, no se deberían poner "parches", sino solucionar los problemas estructuralmente, pero, mientras tanto, más vale ayudar a una persona que a ninguna.

Por ello, defiendo este tipo de imágenes, por frío que pueda parecer el fotógrafo. Por supuesto, no digo que tome la fotografía y se marche, ni que se quede media hora buscando "la foto perfecta".

Pero sí que la tome.

Que la tome y que luego, en la medida de lo posible, socorra a la persona. Porque, si una foto como ésta puede hacer que nos demos cuenta del mundo en el que vivimos, es necesario que haya gente que nos la muestre.

><

Publicado el 22.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.


Actualizado 20.03.07: Reportaje de John Carlin sobre este tema en El País: “La fotografía de la pesadilla

viernes, 19 de mayo de 2006

Vamos a la tele

Después de una semana de taller aprendiendo a hacer magazines -y, de paso, comprobando que como colaboradora de televisión soy más sosa que una sopa sin sal-, ¿qué mejor manera de terminar la semana que acudiendo de público al magazine semanal de Aragón Televisión? Pues nada, allí me he plantado con unas cuantas compañeras de clase para ver "Vaya comunidad".

Por cierto, ¿no os preguntabais qué había sido de el presentador de "1, 2, 3, a leer esta vez"? Ya, yo tampoco... Pero el caso es que ahí está, en la autonómica.

Para ser sincera, tengo que admitir que me he pasado todo el programa pensando que el magazine que hemos preparado durante esta semana era mejor, y que sólo necesitaríamos un poquito de preparación para demostrarlo. Claro, una siempre piensa que sus hijos son los más guapos... Pero bueno, tampoco ha estado mal. He aplaudido como una buena chica cuando me lo han mandado y me he reído con los chistes.

Ejemplo de chiste:

- Queremos que nos manden propuestas para la reforma del Estauto de Aragón.

- Aquí hay una: cada aragonés tendrá derecho a una casa y a un trozo de playa en Salou o, en su defecto, en La Pineda o Cambrils.


Esto es muy gracioso si eres aragonés. Si no lo eres, supongo que no lo es en absoluto.

Creo que no hemos podido llegar a ver todo el programa tal y como estaba planificado porque una llamada de Pepe Navarro ha durado bastante más de lo esperado. Se suponía que su aparición iba a estar muy bien y tal, pero el hombre ha debido de pensar: "Ésta es mi oportunidad de volver a la tele", y ha empezado a contar su vida y milagros. Después de un rato, todo el equipo empezaba a estar desesperado sin saber cómo hacerle callar, y sospecho que han tenido que acortar, o incluso suprimir, alguna parte del guión (lo podría mirar, porque me he llevado una escaleta, pero me da pereza buscar en el bolso...).

Un pequeño terror me acechaba todo el tiempo: que, en algún momento, me hicieran bailar un politono, sonitono o chupitono.

No ha sido así, sino mucho peor.

En la actuación final de Huecco, una regidora se ha dedicado a reclutar chicas del público para bailar. Yo pensaba: "Ni en sueños", pero cuando he visto salir a mis amigas, y la chica ha empezado a insistir, me he dicho: "Bueno, qué más da. Me camuflo entre el montón y ya está".

Pues no, no podía ser tan fácil. La chica nos ha cogido a mi amiga Cristina y a mí y nos ha llevado a la otra punta del escenario, donde no había nadie, para que animásemos por ese lado.

"Venga, vosotras a bailar y a animar como si estuvieseis en un concierto".

Sí, hombre... He estado todo el rato esquivando la cámara, bailando como mejor podía y esperando que todo terminara. La verdad es que no me he movido de manera tan ortopédica desde que me anestesiaron y escayolaron tras una operación. ¡Hasta mis amigas lo han dicho! "Marta, estabas tiesa. Parecía que te hubieran traído con un grupo de integración...". Y, en cierto modo, así era. Integración periodística. Y Cristina a mi lado, bailando con toda su alegría. Vamos, un dúo cómico que ni Cruz y Raya.

Por lo menos, me he llevado una camiseta del programa. Grande, eso sí, pero no se puede tener todo. No sé yo si esto de la televisión es para mí...




(Y éste es el dibujo de mi nueva camiseta de andar por casa)

><

Publicado el 19.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

martes, 16 de mayo de 2006

Hard Candy

"Que pueda imitar a una mujer adulta no significa que lo sea"

Hoy, la película de la semana: "Hard Candy".

Me gusta comentar películas sin hablar demasiado de la historia que cuentan, pero en este caso va a ser difícil, porque ésta parte de un argumento simplísimo. Básicamente, trata de un encuentro concertado a través de Internet entre una adolescente y un adulto en el que se acaban intercambiando los papeles. Aun así, consigue mantenerse durante más de hora y media sin resultar pesada, algo bastante notable partiendo de una idea tan poco elaborada.

"Hard Candy" es una película interesante. Sin embargo, tiene algunos errores que hicieron que no me acabase de convencer del todo, a pesar de los premios que recibió en el festival de Sitges de 2005.

Empiezo por lo malo. Durante toda la película tuve la desagradable sensación de que el director pretendía jugar con una fotografía especial y diferente y no acababa de conseguirlo. En algunos momentos -como el viaje en coche-, la película parece totalmente un spot publicitario. Un MINI se pierde entre las curvas y esperas que vaya a aparecer el eslogan en cualquier momento. En otros momentos, el ritmo pasa a ser de videoclip y, además, la iluminación cambia descaradamente a lo largo de algunas escenas.

Evidentemente, no digo que no se pueda jugar con este tipo de recursos -véase Réquiem por un sueño-, pero hay que ser hábil para que no se te vaya la mano y la imagen no resulte, simplemente, absurda. El director de "Hard Candy" no lo es. Al final de la película leí la ficha que daban en los Renoir: "David Slade ha conseguido reconocimiento en el mundo de la publicidad y los videoclips. (...) Hard Candy es su ópera prima". Pensé: "Vale, ahora lo entiendo todo..."

Por otra parte, la película resultaba algo "tosca" en algunos momentos. Nada más empezar, se ve un cartel de una chica en el que se lee "Missing". Esa imagen resulta totalmente innecesaria y condiciona al espectador, de forma que, en vez de crear intriga donde podría haberla creado, consiga que se intuya claramente qué es lo que va a pasar. Además, algunos diálogos son muy falsos e irreales.

Dicho esto, sigo con lo bueno. La idea -esa especie de "Caperucita" al revés- es interesante, y la película engancha a pesar de la simplicidad de su argumento. Los dos actores principales hacen un trabajo estupendo, y consiguen incluso salvar algunas de las peores líneas del guión. Además, la película tiene la extraña habilidad de alterar el punto de vista del espectador a lo largo de la película, consiguiendo que te cuestiones quién es bueno y quién es malo, o, mejor dicho, si las acciones de la protagonista están justificadas o no.

Tengo la sensación de que, si supera esos errores de principiante, este hombre podría hacer muy buenas películas. Ya veremos.


><


Publicado el 16.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

lunes, 15 de mayo de 2006

Visita inesperada

Suena el teléfono, y es Isa. Mi amiga Isa, a la que hace más de dos años que no veo. Me dice que va de Euskadi a Valencia y que le gustaría parar un rato en Zaragoza para que nos viéramos. Llega, tomamos algo y le enseño un poco la ciudad. Sólo un poco, porque tiene que seguir con su viaje y no tiene mucho tiempo. Me dice que le gusta el Pilar y que no le gustan los leones de Independencia. Se va y pienso en lo bonito que es saber que pueden pasar dos años sin ver a una persona y que, a pesar de eso, volverás a encontrarla y será como si no hubiera pasado el tiempo.

><

Publicado el 15.05.06 en ¿La curiosidad mató al gato?

Las Musas

Llevaba unos días pensando en las Musas. Pensaba que las pobres se habían atontado por el calor y que, después, mi cansancio se había acercado y les había pegado un martillazo. Evidentemente, eso explicaría por qué no se me ocurre nada que escribir. Así que decidí acudir a uno de mis libros favoritos, la "Enciclopedia de las cosas que nunca existieron", para ver si encontraba una solución.

Lo que encontré fue desolador. Resulta que, en realidad, no hay ninguna Musa para mí.

Según el libro, las Musas son nueve hermosas hermanas que inspiran a los distintos tipos de artistas creativos e interpretativos:

Euterpe se dedica a orientar a los que tocan o componen música para instrumentos de viento. Terpsícore responde a los que tocan instrumentos de cuerda y también encuentra tiempo para infundir su gracia divina en los pies de los bailarines mortales. Talía cuida de los comediantes, mientras Melpómene inspira a los trágicos. Polimnia ofrece ayuda y consejo a todos los actores en general, y también coopera en la creación de himnos y canciones. Los astrónomos y los astrólogos pueden invocar a Urania. Clío aceptó la tarea de ayudar a los historiadores a registrar la gloria y esplendor del pasado. En cuanto a Calíope, ayuda a todos los escritores y oradores que desean expresarse con palabras; pero sólo le interesa la literatura seria, y es su hermana Eranto la encargada de la poesía y prosa romántica.

Es decir, que ninguna de ellas tiene intención de ayudarme. Quizá Calíope, pero no creo que considere lo que escribo "literatura seria". Tendré que juntarme con los pintores o con los que trabajan la madera y la piedra -por los que tampoco se interesan las hermanas-, y buscar otra fuente de inspiración.

Mi propia Musa.
















><


Publicado el 15.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

domingo, 14 de mayo de 2006

Conversando sobre blogs

- Marmota: ¿Sabes? Estoy contenta con mi blog. Lo actualizo con bastante frecuencia y hay algunas personas que lo visitan con regularidad.

- Amigo: Ah, qué bien...

- Marmota: Bueno, la verdad es que también hay gente que se dedica a meterse conmigo e insultarme...

- Amigo: ¿En serio? ¡Eso sí que es buena señal!

><

Publicado el 14.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota, después de semanas de aguantar a un personajillo desagradable.

sábado, 13 de mayo de 2006

Cumpleaños de Guizmo

Hace 26 años, a las 13 horas menos 13 minutos de un día 13 de mayo, un extraño ser llegó a la Tierra. El pequeño y rubio Guizmo, de raro nombre y curioso aire aristocrático, creció hasta convertirse en un amante del mar, de la música, de los documentales, de las teorías conspiratorias y de los sucesos paranormales. El pelo rubio y el aire aristocrático quedaron atrás, aunque consiguió mantener su extraña habilidad para pelar las gambas con cuchillo y tenedor.

En algún momento de su camino, encontró a una pequeña y dormilona criatura con la que congenió. Él acepta ver las películas que le gustan a ella y aguanta sus manías, y ella escucha -con más o menos paciencia- las mismas historias de extraterrestres y los mismos discos de Pearl Jam una y otra vez. A él le gusta su nuca y a ella le gustan sus ojos.

Algunos dicen que son tal para cual. No sé, tal vez sea cierto...


(Felicidades)


><

Publicado el 13.05.06 (obviamente) en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

jueves, 11 de mayo de 2006

Si fuera...

¡Vaya, por primera vez me han invitado a participar en una de esas cadenas! Pensaba poner el porqué al lado de cada respuesta, pero creo que eso puede ser demasiado privado y, además, en algún punto no tengo ni idea de qué poner. Allá voy...

Invitada a jugar por
Daniela.

- Si fuera un mes sería: Ya empezamos... ¿Junio?
- Si fuera un día de la semana sería: Viernes.
- Si fuera un momento del día sería: El atardecer.
- Si fuera un planeta sería: La Tierra.
- Si fuera un animal sería: Si no fuera una marmota, sería un gato.
- Si fuera un mueble sería: Un armario.
- Si fuera un líquido sería: Agua.
- Si fuera un instrumento musical sería: Un tambor.
- Si fuera una verdura sería: Espero no ser nunca una verdura... ¿Aceptamos "patata" como verdura?
- Si fuera un elemento sería: Fuego.
- Si fuera una canción sería: "You don´t care about us" (por decir algo...).
- Si fuera una comida sería: Tiramisú.
- Si fuera un vicio sería: ¡Chocolate! No, ése es mi vicio... Yo sería la televisión.
- Si fuera una parte del cuerpo sería: La boca.
- Si fuera un olor sería: Limón.
- Si fuera un objeto sería: Una revista.
- Si fuera un dibujo animado sería: Heidi (eso dicen...).
- Si fuera una figura geométrica sería: ¿Eh? Ni idea... Pues... Una pirámide.
- Si fuera un país sería: ¿Alemania?
- Si fuera un color sería: Rojo.
- Si fuera un dolor sería: ¡De cabeza!
- Si fuera un idioma sería: Inglés.
- Si fuera una fruta sería: Un coco.
- Si fuera un pecado sería: Uhm... ¿Pereza?
- Si fuera un árbol sería: Un ficus. ¿Aceptamos "ficus" como árbol?
- Si fuera una frase sería: "Vamos a hablarlo..."
- Si fuera un insecto sería: Un grillo.
- Si fuera una ropa sería: Una camiseta de tirantes.
- Si fuera un sentimiento sería: Nerviosismo.

Ahora invito a jugar a:

-
Guizmo
-
Zeit
-
Yarina
-
María (opositora)
-
Víctor (realidades alternativas)

Si alguno ya lo ha hecho, o pasa del tema, que se lo pase a otro... :-)


><

Publicado el 11.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

martes, 9 de mayo de 2006

¡Compradnos, somos buenos!

Alguna vez he hablado sobre lo mucho que me fascina el mundo de la publicidad. Hoy me apetece comentar una categoría particular de campañas, que no sé si tendrá un nombre específico: las que se utilizan para contrarrestar informaciones negativas sobre el producto anunciado.

Actualmente podemos ver una campaña de Coca-Cola que me resulta especialmente patética por su obviedad.

Supongo que todos habréis oído todo tipo de historias sobre la Coca-Cola: que si la mezclas con Peta-Zetas te mueres, que si puede disolver huesos y hasta metales, que si terroristas islámicos pretenden contaminarla, que si ésta se transporta en camiones aptos para mercancías peligrosas, etc. No sé si todos, pero la mayoría de estos rumores son leyendas urbanas. Sin embargo, mucha gente tiende a creerse casi cualquier cosa que le digan. ¿Verdad que sí? Confesad, pillines, cuántos de vosotros habéis reenviado uno de esos ridículos mails en los que te amenazaban con cerrarte la cuenta de MSN...

En fin, deduzco que estos mitos cocacoleros han debido de afectar a las ventas de Coca-Cola, y que la empresa ha decidido tomar cartas en el asunto y responder con ese ridículo anuncio del abuelito contando que bebe mucha Coca-Cola y es muy feliz.

Me encanta la parte de "dicen que la Coca-Cola sirve para quitar el óxido a los engranajes..." Se nota que saben que se rumorea que es corrosiva, ¿verdad? Aunque tengo que reconocer que no me extrañaría que tuviese alguna utilidad de ese tipo, en plan "truco de la abuela".

Y el final... ¡Oh, es maravilloso! "No hay ningún estudio que diga que beber Coca-Cola alarga la vida, pero la felicidad blablabla..." ¡Me parto! Pero bueno, es posible que el anuncio consiga convencer a los mismos que se creían que podían disolver una pared a base de Coca-Cola. A mí, como no me gusta, lo mismo me da.

Si, como a mí, os encantan las leyendas urbanas, podéis leer un poco sobre "mitos Coca-Cola"
aquí.

Otro ejemplo de campaña diseñada para contrarrestar los efectos negativos de las informaciones sobre el producto es la que sacó Nike hace algunos años, poco después de que saliera a la luz la explotación que sufrían los trabajadores -incluso menores- de sus fábricas.

A diferencia de la de la Coca-Cola, ésta no tiene ninguna gracia.

Para empezar, no respondía a leyendas urbanas, sino a hechos ciertos, y graves. Y, además, era mucho más sutil y, por lo tanto, más perversa. Por desgracia, en un ataque de rabia rompí el catálogo en pedacitos, así que tendré que hablar de la campaña de memoria, pero me cabreó tanto que la recuerdo bastante bien.

Vamos a ver, se trataba de un catálogo dirigido a mujeres en el que se te daba a elegir entre la opción de ser una niña buena o una chica dura. De forma sutil, dejaban claro que lo que "mola" es hacer el machito y que lo de las "niñas buenas" es ridículo. Todo el catálogo estaba lleno de tests tipo: "¿Prefieres darlo todo y ganar o comprarles caramelitos a los niños?" (esta frase no es literal, pero refleja la idea de la campaña).

Lo que me cabrea, y mucho, es que estas cosas no son inocentes. Esta campañita "agresiva" y "juvenil" era fruto de las reuniones de unos cuantos tipos listos pensando cómo afrontar una situación de crisis y llegando a una conclusión:

"Bueno chicos, nos han pillado. ¿Qué podemos hacer? Ya lo tengo: vamos a convencer a nuestros clientes potenciales de que, si quieres ser un triunfador, no tienes que dudar en pisar al que haga falta. Preocuparse por los demás es de fracasados".

Inteligente, sí. E increíblemente perverso.

En publicidad, las cosas no son casuales, especialmente cuando se habla de grandes empresas. Está bien pararse a pensar qué nos están vendiendo realmente.


><

Publicado el 09.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

lunes, 8 de mayo de 2006

¡Feliz Día de la Madre, amigos!

Bueno, se acaba el Día de la Madre, y se acaban los anuncios, las promociones del Corte Inglés y las tarjetitas. Yo ya lo siento, pero como mi Princesa murió cuando yo tenía once años, lo único que consigue este día es, o bien pasarme inadvertido, o bien ponerme de mal humor.

En fin, podría escribir una bonita entrada sobre lo mucho que la echo de menos y tal, pero como hoy no tengo el día exhibicionista-sentimental, pues no lo pienso hacer. En vez de eso, se la voy a dedicar al Gran Capitán, porque quiero y porque se lo merece.

Porque salió adelante con una cría de once años, sin hundirse y sin dejar que ella se hundiera. Porque siempre me ha apoyado, en lo bueno y en lo malo. Porque fue capaz de ignorar a todos los que pensaban que un viudo de cuarenta años con una hija de quince no podría cuidar a un bebé y se marchó a China a buscar a mi pequeña ratilla, que ya lleva ocho años con nosotros y es lo mejor que le podría haber pasado a nuestra pequeña familia. Por todo eso... y por mucho más.

Aquí se acaba mi momento "Diario de Patricia". Feliz día de la madre y vayámonos preparando para las rebajas de junio.


><

Publicado el 07.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

jueves, 4 de mayo de 2006

Aventuras y desventuras en una revista femenina

Me doy cuenta de que prometo escribir sobre temas y luego no lo cumplo. Voy a intentar remediarlo. Cuando escribí sobre Hamburgo dije que mi estancia en una revista femenina se merecía una entrada aparte. Bueno, pues a ver si es verdad...

Cuando acabé la carrera decidí que quería hacer prácticas en alguna empresa alemana y empecé a mandar currículums a todas partes. No tenía ninguna esperanza de que me llamaran de un medio más o menos importante, así que me llevé una buena sorpresa cuando recibí un mail en el que me ofrecían pasar el verano en la sección de espectáculos de la revista
Woman. No cobraba un duro y tuve que pedir una beca -así es el mundo del periodismo-, pero quería ir a Alemania, vi que era una buena oportunidad para conocer desde dentro el funcionamiento de una publicación más o menos grande y, para qué negarlo, pensé que una temporada en una revista editada por G+J -que en España publica cosas como Muy Interesante, Geo o Cosmopolitan- podría abrirme alguna puerta.

Llegué a mi revista, a mi sección, y conocí a los que serían mis compañeros: Kelly, una rubia simpática y un poco enloquecida y Eric, una especie de friki que resultó ser el único redactor hombre de toda la publicación.

Tengo que decir que estoy firmemente convencida de que se puede saber mucho de una persona por lo que coloca encima de su ordenador.

Ella tenía unos pequeños pollitos amarillos y unos corazones.

Él, un ventilador portátil, un hámster de peluche bailarín vestido con un kimono que se movía al ritmo de "Everybody Wants Kung-Fu Fighting!" y una postal promocional de Sin City en la que salía Jessica Alba y se leía "Cariño, quiero desnudarme para ti".

Lo que yo tenía no os lo contaré...

Enseguida descubrí que, aunque lo de la revista pudiera quedar bien en el currículum, en la práctica había tantas personas y el trabajo estaba tan diversificado que no tenía oportunidad de hacer demasiadas cosas. Además, los encarguitos de becaria tipo "transcríbeme esta entrevista" sólo tienen gracia un rato, cuando el entrevistado es algún famoso medio interesante, pero acaban siendo un coñazo.

Sin embargo, aunque no escribía todo lo que me hubiese gustado, tampoco me podía quejar...

Lo bueno de estar en la sección de espectáculos es que te puedes pasar el día yendo al cine a ver pases de prensa de películas. Lo mejor, ver las "pequeñas diferencias".

Yo había pasado un tiempo en otra revista alemana de cine, pequeña y dirigida exclusivamente a profesionales. Es decir, poco interesante para las distribuidoras. Allí, ir a un pase y firmar en la lista de medios suponía, frecuentemente, escuchar preguntas del tipo: "¿Y esa revista cuál es?", formuladas con cara de "no me interesas lo más mínimo". Una revista femenina, sin embargo, es diferente. Especialmente cuando la película es una estúpida comedia romántica que hay que conseguir promocionar a toda costa.

Yo pensaba que hay situaciones que no se dan en la vida real. Que a una relaciones públicas le cambie la cara al ver el medio para el que escribes y se convierta en tu mejor amiga es una de ellas.

Situación: llegas pronto, escribes tu nombre y, a continuación, la palabra: Woman. No es que sea, ni mucho menos, lo más importante del mundo, pero sí es lo más importante entre los cuatro que han llegado antes de tiempo. La chica te mira radiante, te sonríe, y exclama:

"¡Oh-ooooh! ¡En-can-taaaaa-da de cono-ceeeeer-teeee!"

En ese momento, piensas:

"Qué decepción se va a llevar la pobre cuando se entere de que soy una pobre becaria, el último mono de la revista y no va a conseguir absolutamente nada de mí."

En fin, le sigues el juego, porque no se te ocurre nada mejor que puedas hacer. La chica se sienta a tu lado mientras te tomas el café -gratis para la prensa, por favor- y empieza a preguntarte:

"¿Sacaréis la película en la revista? ¿Pensáis dedicarle mucho espacio? He estado hablando con Eric..."

Al final, acabas respondiendo la verdad:

"Mira, lo cierto es que yo estoy en prácticas y no tengo ni idea..."

Entonces, la encantadora chica se convierte en rata, se acerca y susurra:

"Sí, sí, pero ya sabes... En los pasillos se oyen muchas cosas..."

Miras la mutación con interés científico y acabas sugiriéndole que hable con Eric, sabiendo, además, que estará encantado de que le hagan la pelota y le manden regalitos "promocionales" -me encanta ese gran mito conocido como el "código deontológico del periodista"-. Después de ver la peli, sales convencida de que esa basura no conseguirá ni una esquinita en la sección, pero consigues dar tu opinión de forma diplomática y te marchas saludando mientras la chica y su compañera te sonríen y te gritan:

"¡Dale muchos sa-lu-dos a Eeee-ric de nueees-tra paaar-te!".

Y yo que pensaba que en el libro "
Sushi para principiantes" exageraban...

En fin, veo que esto está siendo mucho más largo de lo que esperaba. Próximamente, segunda entrega. Y, por cierto, os aseguro que, por frívolo y superficial que pueda parecer, no me importaría nada trabajar en un sitio así. Calma, tranquilidad y... ¡anda que no te lo pasas bien!

><


Publicado el 04.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

miércoles, 3 de mayo de 2006

Historias de autobús

El autobús está lleno, como cada mañana. Una mujer sudamericana se sienta junto a sus dos hijas. La mayor aparenta unos diez años; la pequeña, tres o cuatro. La más joven de las hermanas se retuerce en el asiento, como todos los niños. Se da la vuelta, se pone de rodillas, se abraza a su madre. En ese momento, una chica de unos veinticinco años se intenta sentar en el asiento de la niña.

- Aparta, déjame que me siente. (???)
- No, aquí está mi hija. (Obviamente...)
- No, la niña, encima de su madre. (¿Eh? ¿Y eso quién lo dice?)
- No... (Faltaría más...)
- Además, ¿ha pagado billete? (¿Y tú, lo has pagado?)
- Sí, lo ha pagado. (Y si, por edad, no hubiera pagado, daría exactamente igual.)
- Pues debería sentarse encima tuyo, desde luego... (Palabra de sheriff... Todos queremos sentarnos, pero, ¿qué es esa falta de respeto, de educación y de vergüenza?)

Por suerte para todos, la chica se calla antes de que me harte y le diga que deje en paz a la niña, que se sentará donde le salga de los cojones. La pequeña mira a la chica y mira a su madre. En sus ojos se adivinan lágrimas y confusión. Llega su parada y se bajan. Sonrío a la mujer y me siento. Dos mujeres se sientan en los lugares que ocupaban sus hijas. La defensora de las "leyes-no-escritas-de-autobús" se queda sin su codiciado asiento.

Yo pienso: "¿Trataría esta chica así a esa otra mujer y a su niña que se sientan dos asientos por delante, con pinta de españolas adineradas?" Tal vez tenga prejuicios, pero lo dudo... Y lo cierto es que no lo hace.

><

Publicado el 03.05.06 en ¿La curiosidad mató al gato?

lunes, 1 de mayo de 2006

Frustración

Te mandan un trabajo, un documental. Un tema que te parece muy interesante, buenas personas a las que entrevistar. Te alegras, te ilusionas. Estás convencida de que conseguirás hacer algo de lo que sentirte orgullosa.

Las cosas empiezan a ir mal. Bajas en el equipo y falta de recursos. Aún así, sigues teniendo buen material. Mucho buen material que hay que seleccionar. Empiezas a agobiarte, piensas que no lo acabarás a tiempo.

Finalmente, lo consigues, pero, ¿a qué precio? Ves el resultado final y ves sus errores. Los errores y tu responsabilidad en ellos. Te das cuenta de que lo podrías haber hecho muchísimo mejor, y que no has conseguido nada de lo que sentirte orgullosa.

Frustración.




><

Publicado el 01.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.