jueves, 26 de enero de 2006

Los autobuseros, ese simpático colectivo (I)

Si hay un colectivo al que adoro, es el de los autobuseros. Una gente majísima y amabilísima. He tenido tantas buenas experiencias con ellos, que no sé por dónde empezar...

Guardo especial recuerdo de uno que, a las 11 de la noche, se negó a abrirme la puerta -después de hacer un sprint con el que creo que superé el record mundial de velocidad- cuando ni siquiera se había llegado a poner en marcha. Muy majo él, teniendo en cuenta que los dos sabíamos que, a esa hora, iba a tener que esperar un buen rato a que pasara el siguiente, y que esa zona no era especialmente recomendable para una "pobre chica sola" como yo...

Esos "no-abriré-la-puerta-ni-aunque-me-apuntes-con-un-arma" me encantan, especialmente cuando conducen un maravilloso 29, también conocido como el autobús fantasma (dicen las leyendas que, por las noches, se puede escuchar el llanto de los que murieron esperándolo).

En fin...

Tampoco están nada mal esos que, digamos, siguen sus propias leyes autobuseras. Esta misma semana pude disfrutar de uno cuando iba a clase en el Centro de Tecnologías Avanzadas. Hay que decir que, para llegar hasta allí, había perdido un 23 por los pelos (por supuesto, el correspondiente autobusero se negó a abrirme), lo que había supuesto que también perdiese el 40. Conseguí coger el siguiente 40 y hacer el viajecito con calma, porque mi parada era la última y había un rato. En el autobús me encontré con el Pianista y, cuando llevábamos un rato, le dije:

- Javi, creo que nos hemos pasado de parada...
- Qué dices, cómo nos vamos a haber pasado de parada, si es final de línea, para y nos echa a todos...
- Pues yo creo que nos hemos pasado de parada...
- Que no...
- Avenida Juan Pablo II, ¡nos hemos pasado de parada!

De pie de un salto, botón rojo y listos para bajar en la siguiente. ¡Y el autobusero, que no nos abre! Yo:

- ¡Oiga, pero ábranos!

Ante mis ruegos, abrió, pero no parecía estar demasiado contento. En realidad, yo creo que pretendía secuestrar a Javi, porque, una vez en la calle, me dijo:

- A éste ya me lo conozco yo...

Pero bueno, vamos a ver, ¿no se supone que en final de línea paran, echan a todo el mundo y esperan un par de minutos? Y, ¿qué es eso de no abrir cuando le has dado al botón? Misterios sin resolver... Llegué a clase 15 minutos tarde, una hora después de haber salido de casa y con unas ganas de matar bastante intensas.

Y, hablando de seguir sus propias leyes, me acuerdo de cuando pasamos de pesetas a euros y se inventaron que, o pagabas con bonobús o les dabas el dinero justo, que no daban cambios. Recuerdo una entrañable escena que tuvo lugar cuando una mujer tuvo la ocurrencia de intentar pagar al autobusero con, atención, ¡una moneda de un euro!

- Señora, o me da el dinero justo o se baja.
- ¿¡Qué!?
- Son las normas. O me da el dinero justo o se baja.
- Pero que no llevo... Da igual, quédese con el cambio.
- No puedo hacer eso. El dinero, justo.
- Pero es que no llevo...
- ¿A ver, nadie puede dejarle dinero a esta señora para pagar el autobús?

!!!!!????? Estupor general... Por supuesto, entre todos los que estábamos alrededor le pagamos a la pobre mujer el autobús. De locos...

De hecho, si no recuerdo mal, al final el Ayuntamiento le dijo a Tuzsa que ya estaba bien, que eso no era legal.

Veo que eso está siendo más largo de lo que esperaba (¡hay tanto que contar!). Próximamente, capítulo II. Espero que ningún autobusero me lea...


><
Publicado el 26.01.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.
Viva los autobuseros.

jueves, 19 de enero de 2006

Vuelveee... el humooor... amarillooo!!!

Nuestros deseos han sido escuchados y Cuatro, dentro de su política de "miremos en la basura de las demás televisiones, a ver qué han tirado, y repongámoslo", va a volver a emitir "Humor amarillo". Humor amarillo... Qué recuerdos... ¿Cuántos ratos habremos pasado viendo a chinos extrañamente disfrazados dejándose los dientes contra las zamburguesas o lanzándose contra muros?

Vale, tenemos el Grand Prix, pero no es lo mismo... La culpa la debe de tener Ramón García.

Para que los que no lo sepan, el súper-jefe del programa, Takeshi Kitano, es también el prota (el prota adulto, se entiende) de
Battle Royale, esa peli en la que cogían a un montón de colegiales, los metían en una isla, les daban un arma a cada uno y les decían: "sólo puede quedar uno" (sí, como los Inmortales). Está claro que a este hombre le gusta someter a la gente a pruebas extrañas y macabras...

Ahora pueden ocurrir dos cosas: que volvamos a mirar con fascinación lo de las zamburguesas o que pensemos, como con el príncipe de Bel-Air, "¿en qué estaría pensando cuando veía esto?".

Ya se verá...

A partir del 28 de enero, los fines de semana, a mediodía.

><
Publicado el 19.01.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.
¡Volvemos a mirar las zamburguesas con fascinación, claro que sí!

lunes, 16 de enero de 2006

La mascota de la Expo

"¡No tiene boca, no tiene boca!"

Claro que tiene boca, y siempre la ha tenido. Por alguna razón, debo de ser la única persona que conozco que la vio hablando, hablando por la BOCA, el día que la presentaron. Extraño, porque salió en algún informativo de mediodía... Bueno, he descubierto que puedo demostrar que no deliro, porque el mismo video que vi sale en la web de la Expo, a la derecha, en lo de "¿Quieres conocer a la mascota?".

En fin, que yo era una de esas personas que no pensaban que el bichito era horroroso, y que mandé con ilusión mi mensajito para bautizarla (oigo voces, dicen: "¡pringada, pringada!"). Y hoy he visto los nombres finalistas y, no sólo no está el mío, sino que son todos una birria: AQA, Gotika, Fluvi, Blupy, Wica, Goyita, Gloups y Z@qua (éste es una broma, supongo, y además esto se piensa que es un enlace).

Venga, hombre...

Pues nada, lo de Pili -tan bonito, tan de aquí...- se tendrá que quedar para otra, y por lo menos no gastaré dinero en otro mensajito estúpido.

Y aquí es donde quería poner una imagen maja del bichillo, pero la mejor que he encontrado es ésta. Y, para colmo, no tiene boca.

><

Publicado el 16.01.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota. Ahora que ha pasado el tiempo, todo esto es un poco estúpido. El bicho se llama Fluvi y ya todos sabemos que tiene boca.

domingo, 15 de enero de 2006

El comienzo

Creo que va siendo hora de escribir algo aquí. No sabía cómo empezar, así que busco "comienzo" en el diccionario, y me sale esto:

comienzo.
(De comenzar).
1. m. Principio, origen y raíz de algo.

No me parece demasiado satisfactorio, así que busco "comenzar" en imágenes de google. La primera, ésta:


Sí, así está mejor...

><

Publicado el 15.01.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.
Éste fue mi primer post, después de haber colgado algunas fotos.
No es nada del otro mundo, pero me sigue pareciendo una bonita manera de empezar un blog.