lunes, 4 de diciembre de 2006

XI Festival Jóvenes Realizadores

Zaragoza: la quinta ciudad más grande de España, y algo lamentable para la gente a la que le gusta el cine. Algunas películas nunca llegan a estrenarse, otras permanecen una semana en cartelera y desaparecen y es misión imposible ver una película en versión original en las salas comerciales -los Renoir lo dieron ya por imposible, supongo que después de encontrarse con unas tres personas en cada sesión-. La mayoría de los cines repiten los mismos superéxitos de pantalla en todas sus multisalas y es dificilísimo disfrutar de un documental en pantalla grande, a no ser que lo firme un tal Michael Moore.

Y entonces, cuando aprieta el frío, llega todos los años un festival que empezó modestamente y ha acabado consolidándose porque consigue llenar salas proyectando, básicamente, cortometrajes. Y grandes cortometrajes. Obras de todo tipo, en vídeo y en cine, dramas y comedias y con un nivel estupendo. Pequeñas películas que no tienen nada que envidiar a los largometrajes, y que te convencen de que estás viendo los primeros pasos de realizadores que llegarán a ser grandes. Nada que ver con esos ciclos en los que se cuela algo medio interesante entre quince proyectos pretenciosos que esconden tras la etiqueta de "comerciales" cosas aburridas y extrañas.

El director del Festival de Cine de Jóvenes Realizadores "Ciudad de Zaragoza" no vive de esto ni se hará rico con su iniciativa. Pero ha conseguido demostrar que es posible que los zaragozanos se levanten del sillón para ver algo que no sea una superproducción hollywoodiense, y eso es mucho.

Si pasáis por Zaragoza estos días, os sugiero que paséis por alguna de las sesiones. Podéis consultar la programación en la web oficial:
aquí.

Os dejo una entrevista que le hice al director, José Luis Anchelergues, "Archie", en diciembre del año pasado, tras la clausura de la décima edición:

¿Cuándo empezaste a interesarte por el mundo del cine?
Desde crío, cuando iba a cineclubs que, curiosamente, estaban en su mayoría en colegios de curas. Eran cineclubs donde, aparte de ver la película, se hablaba mucho de cine, cosa que se echa en falta muchas veces.


¿Y de dónde surgió la idea de hacer el festival?
En un principio, de mi cabeza, cuando tenía aproximadamente 15 ó 16 años. Siempre soñaba con que Zaragoza tuviera un festival de cine. A medida que fui creciendo, fui madurando la idea, monté con un grupo de amigos la asociación cultural “El gallinero” y empezamos a gestar el festival. Eso fue sólo la idea, pero después hace falta dinero para llevarla a cabo, y el primer contacto fue con el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza.

¿En un comienzo, creíais que duraría 10 años?
Cuando empiezas una historia de éstas nunca sabes cómo va a terminar. Ilusión y ganas sí teníamos. Si no, hubiéramos tirado la toalla, porque ha habido motivos muchas veces. Organizar un festival no es fácil, especialmente con los medios económicos de que disponemos. Lo que te recompensa es lo que la gente te apoya, que ves que el festival va calando en ellos y que lo sienten como algo suyo. Eso es lo que te da ánimos para seguir.

¿Se hace buen cine en Aragón?
Sí, y cada vez más. Al principio, los apoyos eran bastante escasos, pero había gente que con mucha ilusión y pocos medios hacía cosillas y, poco a poco, se ha ido curtiendo y ha mejorado el resultado. Eso ha ido parejo al festival. Podemos estar orgullosos del cine que se está haciendo aquí, y se puede exportar más, que es lo importante.

¿Y se ve poco cine?
Zaragoza es una de las capitales que más cine ve, pero se ve un cine muy comercial. Es bueno que la gente joven y no tan joven apoye un festival que prima más la calidad y lo hecho aquí, en Aragón y en España.

¿Por qué se cierran salas?
Eso es un tema muy comercial. Antiguamente toda la vida cultural pasaba por el centro de la ciudad pero, a medida que la ciudad se ha extendido, el ocio también. Ahora está más bien fuera del centro, y las salas tienden a externalizarse.

¿Estás de acuerdo con la decisión del jurado del festival?
En todos los festivales hay polémica con la decisión del jurado, o casi siempre. En algunos casos yo no estoy de acuerdo, pero el jurado está para eso. “El gallinero” selecciona el material que se va a ver y el jurado es el que tiene que tomar la decisión, nos guste o no.

Y este año, ¿tenías, personalmente, algún favorito?
Siempre hay favoritos, pero prefiero no decirlo. Este año, uno de los míos no se ha llevado nada, con eso lo digo todo.

¿Son los cortometrajes un ejercicio hasta poder realizar largometrajes o un género en sí mismos?
Ahora ya casi son un género, porque realmente hay cortos con muchísima calidad, más que algunos largometrajes, pero sí es cierto que no dejan de ser un aprendizaje en muchos aspectos. Raro es el realizador o realizadora de cortos que no tenga en mente hacer un largometraje.

Pero el festival es sólo de cortometrajes...
Eso es algo que va a cambiar, pero sin descuidar al cortometraje. No quitaremos el corto para poner el largo, pero la idea es que haya un premio al largometraje con las mismas características. Eso es lo tenemos en mente. Llevamos dos años trabajando en ello y, en el momento en que tengamos el patrocinador adecuado, lo llevaremos adelante. Esperemos que sea al año que viene.

¿Premiar a Elsa Pataki y a José Luis Garci es una manera de hacer más visible el festival?
Es por méritos propios, cada uno con sus características. Elsa Pataki es una joven actriz a la que nadie discute ya el estrellato, no sólo a nivel nacional sino también internacional, y José Luis Garci es un Oscar, pero sí que es cierto que su presencia vende mejor el festival, y demuestra que está consolidado, porque es más fácil traer a gente que antes, tal vez, no hubiera venido.

¿Crees que hacen falta más iniciativas de este tipo en Zaragoza?
Sí, sean de cine, de teatro o de cualquier otra actividad. Zaragoza es la cuarta o quinta capital más grande de España, y la verdad es que sería bueno que hubiera más iniciativas culturales a lo largo del año.



><

Publicado el 26.01.06 en
MSN Spaces-el sueño de la marmota. Aquí hago una excepción a lo de traspasar los posts por orden cronológico, porque el festival todavía no ha terminado.

4 comentarios:

elbuenaviador dijo...

No sabes la ilusión que me ha hecho que dejaras el rastro en mi blog para darme a conocer a la marmota.
He leído ávidamente tus entradas en este blog que ahora tomo como referencia. De hecho, te voy a agregar a favoritos.
Con lo de los festivales y eventos de este tipo siempre ocurre lo mismo. O la gente los repudia (muchas veces sin razón) o los apoya repentinamente, para abandonarlos igual de rápido después. Y de ahí que a veces se estrellen.
En Sevilla está pasando con la BIACS2 (Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla). A veces a la gente le da por no ir y no participar. Al final no saben que están atentando con la posibilidad de que eso se pueda repetir. Vale que es muy caro y mucha gente lo ve innecesario...pero es que igual de cara e innecesaria es la Tate Modern y la gente va...¿por qué eso se entiende y esto no? No es porque aquello sea precisamente Londres, sino porque el problema somos precisamente nosotros.
Besos desde el aire, marmotilla.
Ah, de autobuses ni hablemos y de cuatro, lo que espero ahora, son los Bioman...jejeje...

Tamaruca dijo...

¡Ostras que no sabía que te habías trasladado qué bien! Será genial volver a leerte sin que la ventana se cierre cada 10 seg aprox. (Como las puertas del bus, aunque te pillen la bufanda o el bolso, menos mal que desde que me volví pija ya no tengo trato con el colectivo) ¬¬´

Estoy de viaje estos días pero pasaré por Zaragoza el jueves, creo, o el viernes y me da tiempo de ir al festi. En cuanto lo sepa seguro te informo por si acaso podemos coincidir (ojalá!)

Un besico M. ^^´

dionisio dijo...

Que majo el Archie, es vecino mio hace la tira de años.

Saludicos.

marta marmota dijo...

Archie vecino? El mundo es un pañiuelo!

Sí, es una pena que estos festivales se estrellen, aunque claro, también tienen que tener un mínimo de calidad... En cualquier caso, hay cosas muy buenas que no funcionan, no sé si por falta de difusión o porque la gente en realidad no tiene ningún tipo de interés (una pena). Desde luego, Zaragoza a veces es de lo más deprimente para iniciativas culturales (otras veces no, todo hay que decirlo).

Tam, trabajo durante el puente y el fin de semana (agh!!!). Fui el sábado pasado, y me temo que eso va a ser todo...