viernes, 2 de junio de 2006

Una historia de amor (cotidiana)

En el descanso que solían hacer a mitad de tarde, ella se acercó con un compañero a la tienda de la esquina. Le apetecía muchísimo comer algo. Algo dulce. Miró las estanterías repletas de productos. Bollitos de todas las formas y tamaños, pasteles de todo tipo, magdalenas rellenas, repostería variada... Todo tenía buen aspecto. Al final, se decidió por un paquete de galletas cubiertas de chocolate y se marchó contenta con su adquisición.

Al final de las clases, él fue a buscarla. Se dieron un beso y él le dijo: "He pensado que te apetecería comer algo, así que te he traído esto". Ella abrió el paquete y se encontró con una bolsa de galletas cubiertas de chocolate. Exactamente las mismas que ella había elegido en la tienda. "Había muchísimas cosas, pero he pensado que estás serían las que más te gustarían", añadió.

Ella se dio cuenta de que, a veces, son los pequeños detalles los que te hacen ser consciente de que estás con la persona adecuada...



...durante tanto tiempo.

><

No hay comentarios: